Juan Manzur recibió al embajador de China y buscan agilizar las obras de las centrales hidroeléctricas en Santa Cruz

·5  min de lectura
Juan Manzur y el embajador chino en Buenos Aires
Juan Manzur y el embajador chino en Buenos Aires

Dos minutos antes de las 10, hora anunciada para el encuentro, el embajador de China en la Argentina, Xiaoli Zou, atravesó con paso acelerado el Salón de los Bustos de la Casa Rosada y, acompañado por tres colaboradores, cada uno con un maletín de color oscuro en sus manos, subió las escaleras rumbo al despacho del jefe de gabinete, Juan Manzur.

“Hoy mantuvimos una reunión con el embajador Xiaoli Zou para avanzar en asuntos de la agenda bilateral relacionados a la agricultura, minería, ciencia, tecnología, innovación, biotecnología y la colaboración en foros internacionales”, escribió el jefe de gabinete a través de las redes sociales. “Además conversamos sobre temas internacionales de relevancia. Agradecemos a @ChinaEmbArg por el apoyo a las políticas de nuestro Gobierno para incentivar el desarrollo económico. Seguiremos avanzando y profundizando lazos en función de los intereses compartidos”, agregó el ministro coordinador, que estuvo solo en su encuentro con el diplomático.

El embajador Zou, en tanto, señaló a la prensa de la jefatura de gabinete que China tiene “plena confianza en la perspectiva económica de este país”. Y enfatizó en ese sentido: “Acompañamos las políticas promulgadas por el gobierno nacional de Argentina para incentivar el desarrollo económico”.

La reunión, que duró poco más de una hora, se enmarca en las sucesivas demoras en la concreción de las represas Cepernic y Néstor Kirchner, frenadas por motivos de impacto ambiental y que por estos días parecen recobrar renovado impulso, luego de la visita del presidente Alberto Fernández a China, en febrero pasado. “Se trató el tema, sin comentarios al respecto”, afirmaron cerca de Manzur. Y recordaron que el jueves pasado el vicejefe de Gabinete, Jorge Neme, recibió en Casa Rosada al subgerente general de China Gezhouba Group, You Xuhua; al gerente operativo, Liu Shangge; y al funcionario del grupo, Li Hongjiao. El encuentro de Neme fue para “analizar el estado de ambas obras y optimizar los recursos que permitan avanzar en los tiempos de su ejecución”, según informaron oficialmente.

Otras fuentes del Gobierno con conocimiento de las negociaciones bilaterales afirmaron a LA NACION que una adenda del contrato original para posibilitar la continuidad de los trabajos en las represas en Santa Cruz está “a la firma” del Presidente . Las represas están ubicadas 145 kilómetros de El Calafate. El Gobierno ñas volvió a renombrar luego de que la administración anterior las llamara por sus nombres originales, Cóndor Cliff y La Barrancosa, respectivamente. La suerte de estas dos megaobras permitirían aumentar 4,5% la oferta de energía eléctrica nacional.

El campamento donde se construirán las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic
Horacio Córdoba


El campamento donde se construirán las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic (Horacio Córdoba/)

Las centrales hidroeléctricas deberían haberse finalizado el año pasado, pero por cuestiones ambientales y financieras, sumada la pandemia, las represas tenían recién a noviembre de 2021 un avance de obra de 28% en la Jorge Cepernic y de 18% en la Néstor Kirchner. Se espera que estén en funcionamiento plenamente en octubre de 2023 y en marzo de 2027, respectivamente.

En Buenos Aires

También aparece en el horizonte la construcción de una central nuclear en la localidad bonaerense de Lima, a 80 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, también en períodos preliminares. “Debemos apuntalar una transición energética hacia fuentes de energía no contaminantes y es allí donde la energía nuclear es un activo estratégico. China se ha convertido en un aliado clave para concretar nuestros objetivos de política exterior”, expresó el embajador argentino en China, Sabino Vaca Narvaja en enero pasado. El proyecto de construcción de una central nuclear con tecnología HuaLong está contemplado en el Plan Quinquenal firmado entre ambos países.

El vínculo con China, aliado de Vladimir Putin en su ofensiva contra Ucrania, es también motivo de discusión en el seno de la alianza gobernante. El 26 de abril, el senador nacional Oscar Parrilli, cercano a la vicepresidenta Cristina Kirchner, había solicitado por escrito la presencia en comisiones de la Cámara Alta del secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, para que explique la situación de las distintas las obras energéticas que tienen financiamiento chino y que según su criterio no avanzan según lo esperado.

Pablo Moyano presiona al Gobierno para que avance con “más dureza” contra los empresarios

Parrilli puso el foco en la central nuclear, también en las represas, e hizo referencia al Proyecto AMBA I, la instalación de una estación transformadora junto a redes de tendido eléctrico en el conurbano bonaerense, tanto como a la Central Térmica Manuel Belgrano II, en Campana. En febrero, Parrilli también había cuestionado a Beliz (a quien desde el cristinismo le adjudican preferencias por los Estados Unidos) por el demorado proyecto de represa Chihuido en la provincia de Neuquén.

“Han pasado más de siete años desde la decisión de avanzar con la obra y a la fecha se desconoce el estado. Primero durante el gobierno de Macri, por desinterés o inacción se ha paralizado y, a la fecha, tanto del Ministerio de Obras Públicas como de la Secretaría de Energía, manifiestan que ya se ha dictaminado en forma favorable la financiación del proyecto en base la propuesta del gobierno alemán y que la decisión final recaería en la Secretaría de Asuntos Estratégicos”, escribió Parrilli, que no suele tomar decisiones políticas sin consulta previa a la vicepresidenta.

Mientras Beliz mantuvo su silencio habitual, fuentes oficiales lo defendieron, al aclarar que es el Ministerio de Economía el que da el visto bueno final para esos proyectos, y que en algunos casos-como el de las represas-fue China la que demoró acciones reclamadas para mitigar el impacto en los glaciares de esos proyectos.

También aseguraron que la central nuclear requeriría una inversión inicial de la Argentina que “no está en condiciones de afrontar” el país, más allá de que la tecnología para su construcción sería china. De todos modos, Manzur-que también tiene un aceitado vínculo con Washington-recibió al embajador chino como un gesto de acercamiento.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.