De Juan Manuel Fangio a Néstor Kirchner: las personalidades veladas en la Casa Rosada

LA NACION
·3  min de lectura

Después de que se conociera la noticia del fallecimiento de Diego Maradona este miércoles a la tarde, el Gobierno confirmó que el velatorio se realizará en la Casa Rosada a partir de este jueves. Si bien muy pocas figuras fueron despedidas en la sede del Gobierno, anteriormente se utilizó para dar un último adiós a distinguidas personalidades.

La última vez que la Casa Rosada fue escenario de este tipo de despedida fue hace diez años, durante el velatorio de Néstor Kirchner. En esa ocasión, el expresidente fue despedido por miles de personas en una ceremonia que duró más de 24 horas.

Murió Diego Maradona: el velatorio será en la Casa Rosada y el Gobierno espera un millón de personas

Además de sus familiares, estuvieron presentes a lo largo de la jornada distintos representantes de la política y el mundo artístico. Concurrieron los entonces mandatarios Evo Morales (Bolivia), Sebastián Piñera (Chile), Rafael Correa (Ecuador), José Mujica (Uruguay), Fernando Lugo (Paraguay), Juan Manuel Santos (Colombia), Hugo Chávez (Venezuela) y Lula da Silva (Brasil); y también figuras como Teresa Parodi, Florencia Peña, Jorge Luz, Osvaldo Santoro, Andrea del Boca, Pablo Echari, Nacy Duplaá, Marcelo Tinelli y Daniel Fanego, entre otros.

No era, sin embargo, la primera vez que la Casa Rosada era escenario de despedidas masivas.

El 17 de julio de 1995, cuando se conoció que el automovilista Juan Manuel Fangio había muerto en el sanatorio Mater Dei a causa de una insuficiencia respiratoria tras un cuadro de bronconeumonía, la decisión fue unánime: debía ser velado en la Casa Rosada.

Néstor Kirchner, a diez años de su muerte: las horas más dramáticas de un día en que cambió la política argentina

La noticia generó gran conmoción y por pedido del entonces presidente Carlos Menem, Fangio fue despedido en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno y luego sus restos fueron trasladados a la sede central del Automóvil Club Argentino (ACA).

La última vez que se realizó un velorio en la Casa Rosada fue hace diez años, en conmemoración del fallecimiento del expresidente, Néstor Kirchner
Fuente: Archivo

Al día siguiente, el féretro fue trasladado en un avión de la gobernación de la provincia de Buenos Aires hacia Balcarce, donde había nacido, y recibió sepultura en el cementerio local. Allí asistieron diversas personalidades, entre las que se encontraban los expilotos británicos Stirling Moss y Jackie Stewart, además de José Froilán González y Carlos Reutemann. El presidente de Mercedes-Benz, Axel Arendt, escuchó el emotivo adiós de Luis Barragán, en nombre del museo.

Juan Manuel Fangio: el hombre, la leyenda, el mito

Los velatorios en la Casa Rosada no forman parte, sin embargo, de la tradición nacional, ya que fue usada, por así decirlo, de manera provisoria para estas ceremonias.

"Hasta que se construyó el nuevo Congreso -en 1906-, los presidentes se velaban en la Casa Rosada. Después pasaron al Congreso, que es símbolo de la República", explicó a LA NACIÓN la historiadora Sandra Gayol.

De esta manera, en total fueron siete los presidentes argentinos velados en la Casa de Gobierno: Bartolomé Mitre, Manuel Quintana y Carlos Pellegrini -los tres fallecieron en 1906-, Roque Saenz Peña, Julio Roca, Marcelo Torcuato de Alvear y Néstor Kirchner.

El velorio de Diego Maradona

La noticia de la muerte de Maradona modificó toda la agenda en la Casa de Gobierno. El primer contacto con el entorno del jugador lo hizo el subsecretario de la Presidencia, Miguel Cuberos. La llamó a Claudia Villafañe y le dijo que el Presidente estaba "a disposición" de la familia y que le ofrecía "todas las posibilidades" para despedirlo, inclusive la Casa Rosada. "Será donde quiera la familia", enfatizaron en el entorno del Presidente.

Finalmente, la familia aceptó el ofrecimiento del Gobierno: la despedida será a partir de este jueves. Empezará entre las 8 y las 10 y se hará en el salón más cercano al ingreso a la sede del Gobierno. Será, inevitablemente, abierto al público, a pesar de las restricciones oficiales aún vigentes por la pandemia.