Colombia decidió deportar a Juan Grabois: “Me dijeron que soy una amenaza para la seguridad”

·4  min de lectura
La Misión Internacional de Solidaridad y Observación de Derechos Humanos
La Misión Internacional de Solidaridad y Observación de Derechos Humanos

Juan Grabois está en la puerta de embarque 53 en el Aeropuerto de Bogotá esperando un vuelo de regreso a la Argentina. Colombia decidió deportarlo. Las autoridades no lo dejaron ingresar y el dirigente social grabó un audio explicando en primera persona lo que ocurrió. LA NACION accedió al audio. En él, el dirigente, que había viajado como parte de una misión internacional, denunció que personal de Migraciones lo agredió. “Nos llevaron por la fuerza a un lugar desconocido y fui agredido a empujones y en el rostro”, sostuvo Grabois.

El líder de la CTEP aseguró que las autoridades colombianas le dijeron que no podía ingresar al país porque era considerado “una amenaza para la seguridad nacional”.

“Lamento mucho no poder participar de la misión. Me iba a reunir con los familiares de las víctimas por desaparición forzada y homicidios. Quedan 20 compañeros y compañeras del equipo interdisciplinario. Espero en algunas horas estar de vuelta en Argentina”, dijo el dirigente.

Desde el Aeropuerto de Bogotá, Grabois denunció al gobierno de Iván Duque. “Los colombiamos no aguantan mas la miseria y la desigualdad y la feroz represión de un gobierno fuera de los limites de un Estado de Derecho”, sostuvo.

Qué pasó

Migraciones detuvo en el aeropuerto de Colombia al dirigente social Juan Grabois que había viajado junto a la Misión Internacional de Solidaridad y Observación de Derechos Humanos, a raíz de las protestas sociales ocurridas en el último tiempo en ese país.

Colombia: por qué sigue la crisis si el motivo original del conflicto ya no está

“Detenido y agredido nuevamente por un gobierno autoritario. Ahora en un cuartito. Esperando. Mis compañeros argentinos y colombianos intentando resolver afuera ¡no tenemos miedo! La Patria Grande está de pie”, dijo Grabois en su cuenta de Twitter.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Viajamos a Colombia. Conformamos una Misión de Observación y Solidaridad con el pueblo colombiano, tal como lo hicimos en Bolivia. Vamos a recorrer el territorio para relevar si existen violaciones a los derechos humanos”, dice en la red social Grabois antes de ser detenido en Migraciones.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ismael Jalil, de Correpi, quedó también demorado. Es quien asumió la defensa de Grabois, según dijeron fuentes del entorno del dirigente social a LA NACION.

Con el fin de visibilizar las protestas sociales ocurridas en el país que preside Iván Duque, varias organismos de derechos humanos SERPAJ, APDH, CORREPI Y XUMEC, organizaciones sociales y populares como el Frente Patria Grande, el Frente de Organizaciones en Lucha, el Frente Popular Darío Santillán, el Movimiento Evita, SOMOS, como también organizaciones gremiales y de la sociedad civil como ATE, CTA- Autónoma, la Asociación Americana de Juristas y personalidades como Juan Grabois, Leonardo Pérez Esquivel, Sergio Maldonado, Marianela Navarro, Alejandro Rusconi y Laura González Velazco, decidieron constituirse en Misión Solidaria para “contribuir al cumplimiento de reglamentos, leyes y tratados internacionales en materia de defensa de los Derechos Humanos”, según expone el comunicado.

Según el comunicado de la Misión Internacional de Solidaridad y Observación de Derechos Humanos, la finalidad del viaje es relevar situaciones de violación a los derechos humanos en el marco del Paro Nacional, elaborar un informe minucioso que, en su caso, tienda a visibilizarlas y denunciarlas a nivel nacional e internacionalmente tal como prevé el protocolo de Estambul suscripto por el propio estado colombiano y contribuir a la articulación internacional en defensa de los derechos humanos en toda la región.

La policía enfrenta a manifestantes antigubernamentales que bloquean una carretera en Gachancipa, Colombia, el viernes 7 de mayo de 2021. Las protestas que comenzaron la semana pasada por una propuesta de reforma tributaria continúan a pesar de que el presidente Iván Duque retiró el plan tributario el domingo 2 de mayo. (AP Foto/Ivan Valencia)
La policía enfrenta a manifestantes antigubernamentales que bloquean una carretera en Gachancipa, Colombia, el viernes 7 de mayo de 2021. Las protestas que comenzaron la semana pasada por una propuesta de reforma tributaria continúan a pesar de que el presidente Iván Duque retiró el plan tributario el domingo 2 de mayo. (AP Foto/Ivan Valencia)


La policía enfrenta a manifestantes antigubernamentales que bloquean una carretera en Gachancipa, Colombia, el viernes 7 de mayo de 2021. Las protestas que comenzaron la semana pasada por una propuesta de reforma tributaria continúan a pesar de que el presidente Iván Duque retiró el plan tributario el domingo 2 de mayo. (AP Foto/Ivan Valencia)

La mayoría de las protestas en Colombia han sido pacíficas, pero los enfrentamientos han provocado al menos 24 muertos y 800 heridos.
La mayoría de las protestas en Colombia han sido pacíficas, pero los enfrentamientos han provocado al menos 24 muertos y 800 heridos.


La mayoría de las protestas en Colombia han sido pacíficas, pero los enfrentamientos han provocado al menos 24 muertos y 800 heridos.

La crisis social y política que atraviesa Colombia

Actualmente, Colombia se encuentra sumida en un momento de tensión social sin precedentes, a raíz de una serie de protestas que se iniciaron con la reforma tributaria impulsada por Duque y que fueron duramente reprimidas por el Gobierno y acumulan decenas de fallecidos, centenas de heridos y desaparecidos.

Aunque el gobierno colombiano dio marcha atrás con la medida tributaria las protestas no cesan y sirvió como disparador para que salieran a luz otros reclamos que desde el 2019 aquejan a la sociedad colombiana con foco en la economía y la representación política, y que por la pandemia estuvieron solapados.