Juan Grabois avanza en el conurbano de la mano de los cartoneros y planes sociales, y crece la tensión con los intendentes

Javier Fuego Simondet
·5  min de lectura

La bronca de la calle y las redes sociales se complementaron el 4 de febrero pasado, cuando una dura protesta de cartoneros derivó en destrozos en la Municipalidad de San Vicente y denuncias de represión de los manifestantes. El dirigente social Juan Grabois, ligado al oficialismo, apuntó contra el intendente local, Nicolás Mantegazza, y Martín Insaurralde, intendente de Lomas de Zamora, salió en defensa de su ahijado político del municipio de San Vicente. El conflicto de los cooperativistas cartoneros sigue irresuelto, aunque se retomó el diálogo.

El municipio de las afueras del sur del conurbano es solo un pequeño exponente de la presencia que tienen en el Gran Buenos Aires las cooperativas de cartoneros, integradas por recicladores mayormente identificados con el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), cuyo principal referente es Grabois, y agrupadas en la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores (Faccyr). Con tareas que pueden desarrollarse en una planta de reciclado formal o entre los desechos de un basural, los cartoneros se expanden por el conurbano y completan los ingresos que obtienen del reciclado con programas sociales como el Potenciar Trabajo, que financia el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

A nivel nacional, según informó Grabois a LA NACION, el MTE tiene "más de 900 cooperativas urbanas, 40 mil trabajadores organizados en la zona rural y 600 comedores comunitarios".

"La federación [de cartoneros] agrupa a 20 mil personas. En 20 provincias hay organización cartonera", explicó a LA NACION Gonzalo Prestía, dirigente de la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores. "Hay compañeros que trabajan con una buena logística, y otros que laburan en basurales. En Avellaneda hay un sistema armado; en Lanús se trabaja un poco peor; hay 500 compañeros que trabajan bien en Lomas de Zamora; también es bueno el trabajo en Escobar. [Hay presencia también] en Almirante Brown, Esteban Echeverría, San Martín, La Matanza", ejemplificó Prestía.

Juan Grabois
Fuente: Archivo

El militante de la federación señaló que buscan formalizar un trabajo que los cartoneros "hacen desde hace años, con un carro yendo puerta por puerta". Tienen el objetivo de "que tengan una cuadrícula, puedan retirar [residuos] de los comercios, que tengan un transporte, que vayan a un centro verde y que vendan a la industria", indicó. El ingreso por el reciclado tiene un acompañamiento, que destacó Prestía: "La gran mayoría accedió al Potenciar Trabajo. Son $10 mil que complementan".

OpenLux. Un semipiso en París y un departamento en Punta del Este, detrás las sociedades de la familia Corach

Uno de los distritos donde estas cooperativas cartoneras trabajan es Morón. "Hay presencia. Nosotros articulamos algunos proyectos, vinculados fundamentalmente al reciclado. El financiamiento es nacional. En total, en el Potenciar Trabajo hay 1245 vecinos de Morón que cobran todos los meses por una contraprestación de 20 horas semanales", afirmó a LA NACION una calificada fuente de este municipio, que conduce el intendente Lucas Ghi (Frente de Todos).

En Moreno, una cooperativa referenciada con Grabois brinda asesoramiento ad honorem sobre el tratamiento de residuos, informaron desde la municipalidad local. La intendenta de Moreno, Mariel Fernández (Frente de Todos), municipalizó el servicio de recolección en agosto de 2020.

Avellaneda, bastión del ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, actualmente gobernado por su exjefe de gabinete municipal Alejo Chornobroff, es un municipio que destacaron cerca de Grabois. "Las cooperativas están trabajando en la planta de reciclaje de residuos que tiene Avellaneda, que permite tratar un porcentaje grande de los residuos que se generan en la ciudad", contó una fuente local.

En la Municipalidad de La Plata, donde gobierna Julio Garro (Juntos por el Cambio), indicaron que no tienen "convenios locales con la CTEP [de la que forma parte el MTE], pero ellos trabajan en el distrito por convenios con Provincia y Nación", y que en la zona "los organiza [el referente local] Edgardo 'Turco' Jalil".

Así se hizo OpenLux, una investigación transnacional en medio de la pandemia

El rol de Grabois es el de referente del movimiento al que pertenece la mayoría de las cooperativas de la federación cartonera. "Juan acompañó la primera organización del sector, en los 2000, aunque no está en lo fino de los cartoneros. Los compañeros son en su mayoría del MTE, también hay de otros grupos e independientes. Juan tiene un micrófono que no tienen 20 tipos de San Vicente", evaluó Prestía. La cooperativa que protestó en San Vicente, porque no la dejaban ingresar al galpón de reciclado para retomar tareas, está integrada por 21 personas.

En la ciudad de Buenos Aires, la presencia de los cartoneros de la federación está extendida. "Son 7000 compañeros. Hace más de diez años que les pagan un incentivo", comentó Prestía.

La relación con Máximo Kirchner

Por estos días, Grabois está de viaje por el norte del país. En Jujuy, estuvo con Milagro Sala y presentó un "Plan de Desarrollo Humano para la Pospandemia" con eje en el acceso a la tierra.

Su bronca por los hechos en San Vicente lo enfrentó con Insaurralde, el aliado clave de Máximo Kirchner en territorio bonaerense. La relación entre Grabois y el diputado camporista es buena. "Máximo siempre trata de buscar diálogos y equilibrios. Es uno de sus roles y lo cumple muy bien. Tengo muy buena relación y hablamos seguido", dijo a LA NACION Grabois.

El líder del MTE aclaró: "Si bien soy parte del Frente de Todos como militante político, nunca voy a priorizar un acuerdo por sobre los derechos de las y los excluidos. Antes, prefiero irme del frente político. Ahora, estamos en una etapa de conciliación".

A fines del año pasado, Grabois y el jefe de La Cámpora compartieron una jornada de debate virtual organizada por el Frente Patria Grande. En ese encuentro participó también Mayra Mendoza, una intendenta que Grabois destaca junto a Mariel Fernández o Juan Ustarroz (Mercedes), y diferencia de los "intendentes ricos y políticos multimillonarios que viven en Puerto Madero o en countries", como afirmó a LA NACION al día siguiente de los incidentes en San Vicente. También cuestionó las reelecciones indefinidas de los intendentes.

Desde el municipio que conduce Mantegazza destacaron que "hay nuevas mesas de diálogo para resolver el tema" de los cooperativistas. "Lamentablemente, se produjo la expulsión de 21 familias trabajadoras de un ecopunto. Luego, una represión y, frente a eso, siempre voy a estar del mismo lado. Pero espero que se resuelva con diálogo", dijo a este diario Grabois.