Juan Carlos I y Sofía: su camino de la pasión al hielo en 60 años de casados

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Spanish King Juan Carlos and his wife Sofia watch the men's final match between Argentina's Mariano Puerta and Spain's Rafael Nadal of the French Open tennis tournament, at the Roland Garros stadium, Sunday June 5, 2005 in Paris. (Photo by Stephane Cardinale/Corbis via Getty Images)
Juan Carlos I y Sofía se conocieron con 16 y ahora cumplen 60 años casados (Photo by Stephane Cardinale/Corbis via Getty Images)

Tal día como el 14 de mayo de 1962 se daban el ‘Sí, quiero’ Juan Carlos I y doña Sofía, un matrimonio por amor que habría terminado siendo una convivencia entre dos desconocidos que ahora ya no celebran sus 60 años de unión.

Seis décadas llevan legalmente casados el rey emérito, Juan Carlos I, y Doña Sofía, desde luego a su edad ya no se van a divorciar así que cuando les llegue la hora, se irán siendo marido y mujer.

A la que fue reina de España que actualmente tiene 83 años la suelen tachar de fría en el aspecto emocional pero, considerando todo lo que ha tenido que pasar de puertas para adentro en su matrimonio con Juan Carlos, esa coraza no es reprochable.

Sofía fue educada a la antigua usanza, aquella de ‘una reina es reina hasta que muere’ y, de hecho, cuando habría viajado a India con su inseparable hermana Irene a pedirle consejo a su madre, Federica de Grecia, sobre cómo divorciarse por no poder soportar más el dolor de los presuntos amoríos del monarca, se habría encontrado con la mayor de las negativas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Su madre le dijo que aguantara, la enseñó a construir un muro para evitar que ese dolor la consumiera y la instruyó para ser fiel a sí misma y a su papel como representante de la Casa Real Española, papel que hoy en día sigue intacto bajo el reinado de su hijo Felipe VI y de doña Letizia.

A pesar de todos los escándalos de Juan Carlos I, que ahora vive en el exilio en Abu Dabi, la imagen de Sofía se ha mantenido intacta y con eso ha cumplido su propósito y labor en favor de la corona pero, a nivel personal, le ha pasado mucha factura.

Aunque Sofía siempre le ha sido fiel a Juan Carlos I, o eso se mantiene que sepamos, él también quiso divorciarse de ella debido al desamor que sentía. Él quería ser libre y, según ‘El Español’, el por aquel entonces rey preguntó: “'¿Es que no puedo divorciarme como lo hacen miles de españoles?’. Esta pregunta se la hacía don Juan Carlos al jefe de la Casa del Rey, Sabino Fernández Campos, en el verano de 1992. Con la gloriosa resaca de los Juegos Olímpicos de Barcelona todavía en el paladar, el rey en la cresta de la ola de su popularidad, veía posible su divorcio con la reina Sofía.”

Al final no se llegó a materializar y ambos habrían sido muy conscientes de que lo suyo sería una relación familiar de cara al escaparate. Javier Ayuso, exempleado de Zarzuela, confesó que: “Es una familia desestructurada y ellos decidieron, yo creo que por responsabilidad, que no podían divorciarse y que tenían que seguir conviviendo. Yo el tiempo que estuve llevaban vidas separadas, era una familia en la que el marido y la mujer no se ven”.

Pero antes de llegar a ese hielo que todavía hoy se mantiene entre ellos a causa de los escándalos y meteduras de pata de Juan Carlos, su amor tuvo pasión aunque les duró bien poco. Tras la Segunda Guerra Mundial, Federica de Grecia organizó un crucero para distintas monarquías, el Agamenón.

Allí Sofía y Juan Carlos se conocieron a los 16 años pero el enamoramiento llegó siete años después, en 1961 en la boda de los duques de Kent celebrada en Londres. Ese mismo mes de septiembre, en el hotel Beas Rivage de Lausana, llegó la pedida de mano con una caja lanzada al aire.

“Sofi, ¡cógelo!” habría gritado Juan Carlos tirándole con emoción su anillo de compromiso. Eran dos jóvenes enamorados que se casaron en mayo de 1962 con un camino repleto de ilusiones y una vida llena responsabilidades por delante pero que, quizá a causa de líos de faldas, solo quedó en lo segundo.

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.