La política siempre puede ir a peor, como acaban de demostrar Juan Carlos Monedero y Celia Villalobos

·2  min de lectura
Juan Carlos Monedero y Celia Villalobos han participado en un Roast battle político
Juan Carlos Monedero y Celia Villalobos han participado en un Roast battle político

Después de años denunciando las puertas giratorias como uno de los males de la política nacional y causantes de lamentables relaciones de pleitesía entre Gobiernos y grandes compañías, más de uno se tuvo que tragar ayer sus propias palabras. Deseando que los consejos de administración de las eléctricas tengan más puestos para los dirigentes que abandonan su carrera política en lugar de tener que seguir viendo espectáculos como el ofrecido por Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos, y Celia Villalobos, exministra de Sanidad del PP. 

Porque ambos decidieron hundir el listón de la política hasta el nivel más bajo conocido hasta la fecha perpetrando un 'Roast battle' de Comedy Central. Que viene a ser algo así como la adaptación de las peleas de gallos del rap con chistes en prosa, en lugar de en verso.

¿Y quién mejor que dos personas tan distanciadas -tanto entre sí, políticamente hablando, como ambos dos del humor en general- como Villalobos y Monedero?, debieron pensar en la productora.

Ambos hacen chanzas de todo tipo en relación con el enganche que la popular tuvo al Candy Crush, al que jugaba mientras presidía el Congreso de los Diputados, o el despido fulminante del podemita como tertuliano del programa de Ana Rosa Quintana.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Llegados hasta este punto, los argumentos viraron. "Te he visto rapear, ¿y sabes qué te digo? Que no lo puedes hacer peor. Hubiera preferido que Valtònyc estuviera en la calle y tú condenado en la cárcel. Por lo menos no te aguantábamos", apuntó Villalobos en referencia a la condena de 3 años y medio de prisión para el rapero fugado a Bélgica.

A lo que Monedero contestó: "Estudiaste derecho, pero no terminaste la carrera. Al contrario que Cifuentes y Casado, que esos no estudiaron, pero sí la terminaron", en relación con la polémica habilidad de ambos para adornar su formación curricular sin pisar el aula.

Hacer chistes sobre los límites de la libertad de expresión o sobre la profusa querencia de los políticos por mentir pierde la gracia cuando se milita en las filas de quienes pican piedra para cercenar ese derecho a la ciudadanía o en la de quienes amparan la mentira justificando las formas para que ningún compañero tenga que dimitir. Pero hacerlo con semejante falta de gracejo, provocando más vergüenza ajena que risas, debería ser una incapacidad para siquiera intentar hacer reír en público.

En vídeo | Rifirrafe entre Celia Villalobos y Pablo Iglesias

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.