Joven se mete a una casa pensando que era un cibercafé y hasta le ofrecen pozole

·3  min de lectura
Foto: Captura de video TikTok vía @fathymalex y Getty Images
Foto: Captura de video TikTok vía @fathymalex y Getty Images

La usuaria de TikTok @fathymalex, que es del estado de Guanajuato, compartió un video en el que narra una experiencia que vivió hace tres años, y parece de esas cosas que solo pueden ocurrir en México.

"Aquí está el story time de la vez que me metí a una casa y usé su computadora pensando que era un ciber", menciona la joven al inicio de la grabación y luego explica que eso había ocurrido hace tres años y que tenía que imprimir unos documentos para obtener una beca, otorgada por Telmex, y tenía que enviarlos ese día.

"Entonces como yo no tenía impresora tuve que ir a un ciber café, comencé a caminar para el centro, porque yo vivo en las orillas, y cual perra suerte que tenía que no encontraba ni uno abierto y los que estaban abiertos, 'que no tengo impresiones', ¿cómo no vas a tener impresiones?", narró la mujer.

La usuaria continuó: "Y como dios les da sus peores batallas a sus mejores guerreros, yo seguí caminando y caminando hasta encontrar un ciber y eso pasó, encontré uno, pero era muy peculiar porque nada más tenía dos computadoras, pero yo dije, 'este no es el momento de andar de juzgona' y me metí".

La joven luego narró que entró, saludó al señor que estaba ahí, encendió una computadora e incluso le pidió al hombre un mouse prestado y él, de forma muy amable, según describe @fathymalex, se acercó, lo conectó a la computadora y la dejó trabajando.

Las cosas se comenzaron a poner extrañas cuando llegaron otras personas: "un rato después, van llegando unos niños de la escuela, pues traían uniformes y mochilas y se sentaron en la misma mesa del señor. Para esto se me acerca un niño y me dice 'oye muchacha, que si no quieres un vaso de refresco y pues ya traía el vaso ahí y le dije que sí. Lo agarré, me lo tomé y yo sorprendida de la amabilidad, pero pues yo seguí en lo mío".

El menor regresó y le ofreció comida: "ya después que me dice, 'oye, ¿qué si no quieres tantito pozole?, ¿que si no quieres venir con nosotros?'. Y yo 'ah que amables, que buen servicio, pero no, gracias, con el refresco es más que suficiente'".

La joven relató que terminó de trabajar y fue con el señor para pagarle, pero este le dijo que no era nada y le explicó: "No es nada, es que aquí no es ciber, es nuestra casa", y agregó: "yo empecé a sentir la cara pero así bien caliente, le dije 'pero cómo que no es ciber, señor, ¿por qué no me dijo?’ y dice 'no, muchacha, es que yo te vi muy concentrada y la verdad es que no te quise interrumpir'".

Al final, la chica comentó que le dejó 20 pesos al hombre y luego se retiró, avergonzada pero feliz, pues ya tenía lo de la beca. En los comentarios explicó que con ese apoyo le dieron una impresora, una tableta y que gracias a ello pudo pagar sus estudios de Ingeniería Mecatrónica

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Indigna su invasión a la ciclovía, pero más lo que dice al atropellar a un ciclista

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.