Este joven japonés se alquila para no hacer nada y su iniciativa ya acumula gran éxito

Shoji Morimoto tiene 37 años y nunca se sintió satisfecho con su profesión, así que empezó a alquilarse. Cobra $100 dólares, más comida y bebida, por simplemente hacerle compañía a los solitarios y contestar un par de preguntas.