El joven que estudiaba para que su madre volviera a caminar y otras historias de las ocho víctimas del festival de Astroworld

·6  min de lectura
Franco Patiño, de 21 años, estudiaba ingeniería mecánica para encontrar encontrar una manera de ayudar a su madre a caminar nuevamente
twitter

Una adolescente a la que le encantaba bailar. Un aspirante a agente de la Patrulla Fronteriza. Un estudiante de informática. Un estudiante de ingeniería que trabaja en un dispositivo médico para ayudar a su madre enferma. Y su amigo y compañero de equipo de fútbol del colegio.

El domingo comenzaron a surgir imágenes más claras de algunas de las ocho personas que murieron después de que se desatara una avalancha humana en el festival de música Astroworld en Houston mientras el rapero Travis Scott realizaba su presentación sobre el escenario.

“No se podía ver, no se podía respirar”, describió un joven que estuvo en Astroworld, en Houston, Texas, Estados Unidos
Sky News


“No se podía ver, no se podía respirar”, describió un joven que estuvo en Astroworld, en Houston, Texas, Estados Unidos (Sky News/)

Las autoridades dijeron el domingo que no darían a conocer los nombres de los fallecidos, pero familiares y amigos compartieron relatos de sus seres queridos con periodistas y a través de las redes sociales. Mary Benton, vocera de la oficina del alcalde de Houston, Sylverster Turner, dijo que se esperaba que las identidades se hicieran públicas hoy.

Las víctimas tenían entre 14 y 27 años, según funcionarios de Houston. Hasta el domingo, trece personas seguían hospitalizadas.

Los funcionarios de la ciudad dijeron que estaban en las primeras etapas de investigar qué causó el pandemonio en el evento con entradas agotadas fundado por Scott. Cerca de 50.000 personas estaban allí.

Los expertos que han estudiado las muertes causadas por oleadas de multitudes dicen que a menudo son el resultado de la densidad: demasiadas personas apiñadas en un espacio pequeño. La multitud a menudo está huyendo de una amenaza percibida o hacia algo, como un artista, antes de golpear una barrera.

“Amaba a su mamá”

Franco Patiño, de 21 años, estudiaba tecnología de ingeniería mecánica en la Universidad de Dayton, con una especialización en biomecánica del movimiento humano, dijo su padre, Julio Patiño, en una entrevista. Era miembro de Alpha Psi Lambda, una fraternidad de interés hispano, y de la Sociedad de Ingenieros Profesionales Hispanos, y estaba trabajando en un programa cooperativo de ingeniería.

Patiño describió a su hijo como un líder carismático y enérgico que participaba activamente en su comunidad y tenía la intención de ayudar a las personas con discapacidades.

Dijo que su hijo estaba trabajando con un equipo en un nuevo dispositivo médico y que quería encontrar una manera de ayudar a su madre a caminar nuevamente, después de que resultó gravemente herida en un accidente automovilístico en México hace dos años.

Entre lágrimas, Patiño describió cómo su hijo, que disfrutaba del gimnasio, el fútbol y el rugby, usó su fuerza para romper una puerta y liberar a su madre de los escombros en el trágico accidente.

Amaba a su mamá”, dijo Patiño. “Decía que todo lo que estaba haciendo, estaba tratando de ayudar a su mamá. Era su único objetivo“.

Julio Patiño, de Naperville, Illinois, estaba en Londres por negocios cuando el teléfono sonó alrededor de las 3 de la madrugada. Lo contestó y escuchó a su esposa, Teresita, llorar. Dijo que alguien había llamado desde un hospital sobre su hijo de 21 años, Franco, y que pronto la llamaría un médico. Aproximadamente 30 minutos, volvió a sonar con el médico en la línea.

El festival Astroworld, antes de la tragedia
Jamaal Ellis


El festival Astroworld, antes de la tragedia (Jamaal Ellis/)

“El médico nos estaba dando la noticia de que nuestro hijo había fallecido”, dijo Patiño.

Patiño mencionó que había hablado por última vez con su hijo alrededor de las 14 del viernes. Franco le dijo a su papá que todavía no había mucha gente en el lugar del festival.

“No te preocupes, estoy bien”, recuerda Patiño que le dijo su hijo. “Solo dije, ‘Ok, solo tené cuidado’”.

“Gran agujero en nuestras vidas”

Jacob “Jake” Jurinek, de 20 años, era un estudiante de tercer año en la Southern Illinois University-Carbondale, donde estaba “persiguiendo su pasión por el arte y los medios”, dijo su familia en un comunicado el domingo. Le faltaban poco más de dos semanas para cumplir los 21.

Asistía al concierto con Patiño, su amigo y excompañero de equipo de fútbol de la escuela secundaria, según el padre de Patiño. Estaba profundamente comprometido con su familia y sus primos más jóvenes lo conocían como “Big Jake”.

Jacob “Jake” Jurinek, de 20 años, era amigo y ex compañero de equipo de fútbol de Patiño
Twitter


Jacob “Jake” Jurinek, de 20 años, era amigo y ex compañero de equipo de fútbol de Patiño (Twitter/)

Su padre, Ron Jurinek, con quien Jake se volvió especialmente cercano después de la muerte de su madre en 2011, lo extrañará.

En la década transcurrida desde entonces, Jake y Ron eran inseparables: asistían a los juegos de los White Sox y Blackhawks, compartían su amor por la lucha libre profesional y pasaban los fines de semana con familiares y amigos en el lugar favorito de Jake, la cabaña familiar en el suroeste de Michigan”, dijo la familia.

Estamos todos devastados y nos queda un gran vacío en nuestras vidas”, agregó su padre en un comunicado enviado por correo electrónico.

“Hombre trabajador”

Danish Baig, quien se identificaba en Facebook como gerente de distrito de AT&T y parecía ser un devoto fanático de los Dallas Cowboys, estuvo entre los que murieron en el concierto, dijo su hermano Basil Baig en Facebook.

Era (un) alma joven e inocente que siempre pondría a los demás antes que a él. Era un hombre trabajador que amaba a su familia y nos cuidaba. Estaba allí en un abrir y cerrar de ojos para cualquier cosa. Siempre tuvo una solución para todo“, dijo Basil Baig a ABC News .

El domingo se llevó a cabo un funeral para Danish Baig en Colleyville, en el área de Dallas-Forth Worth.

Amaba bailar

La familia de Brianna Rodríguez le dijo a la revista People que ella estaba entre las víctimas en el concierto. Tenía 16 años, era estudiante de Heights High School y le encantaba bailar, según la familia con la que habló la revista.

A Brianna Rodríguez, de 16 años, otra de las víctimas, le encantaba bailar.
twitter


A Brianna Rodríguez, de 16 años, otra de las víctimas, le encantaba bailar. (twitter/)

Estudiante de ciencias de la computación

Axel Acosta, de 21 años, se especializó en ciencias de la computación en la Western Washington University. Su padre, Edgar Acosta, le dijo a KOMO-TV que su hijo estaba entre las víctimas que murieron en el festival.

La escuela de Bellingham, Washington, emitió un comunicado el domingo: “Según todos los informes, Axel era un joven con un futuro vibrante. Enviamos nuestras condolencias a su familia en este día tan triste “.

Aspirante a agente fronterizo

Rudy Peña, de Laredo, Texas, era estudiante en Laredo College y quería ser agente de la Patrulla Fronteriza, dijo su amiga Stacey Sarmiento. Ella lo describió como una persona sociable.

“Rudy era un amigo mío”, dijo. “Nos conocimos en la escuela secundaria. Era un atleta...Traía felicidad a dondequiera que iba. Era fácil llevarse bien con él. Fue (una persona con) vibras positivas en todo momento“.

Todos vinimos a pasar un buen rato... fue simplemente horrible allí”, agregó la joven, que también estuvo en Astroworld.

Rudy Peña, de Laredo, Texas, era estudiante en Laredo College y quería ser agente de la Patrulla Fronteriza
Twitter


Rudy Peña, de Laredo, Texas, era estudiante en Laredo College y quería ser agente de la Patrulla Fronteriza (Twitter/)

Agencia AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.