Joven en Edomex pierde a su primer bebé por presunto Covid

CHALCO, Méx., junio 11 (EL UNIVERSAL).- La ilusión de tener a su primer hijo se convirtió en un episodio trágico para Michelle, de 21 años de edad. Hasta el sexto mes de embarazo le hicieron unos estudios que revelaron que un problema cardíaco aumentaría el riesgo para ella y su bebé.

Un médico del Hospital General de Chalco, Estado de México, le dijo que "se iba a morir en la plancha por su cardiopatía no tratada".

Con la fuente rota desde el 18 de mayo, acompañada de su mamá, salió de su vivienda en el poblado de San Martín Cuautlalpan para que la atendieran. Michelle tenía siete meses de gestación.

Primero llegaron al Instituto Nacional de Perinatología, que era la primera opción. "Nos dijeron que no había especialistas, que no la podían recibir porque no había incubadoras, que no había cardiología en ese momento, que estaba todo lleno", contó Sandra, la madre de Michelle.

Su travesía continuó ahora en el Hospital de La Mujer, ahora apoyada por unos policías capitalinos que la acompañaron. "Entramos y salimos porque no la podían atender, los patrulleros me ayudan para ir al Hospital de La Villa, ahí lo mismo pasó, entramos, la detienen un rato y me dicen que siempre no, que porque es un hospital Covid y que no había las cosas que ella requería y me la vuelven a rechazar", narró.

Después se trasladaron al poblado de Santa Catarina Ayotzingo, en Chalco, donde está ubicado un hospital del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM).

"Me la retienen un rato y nada, de ahí me la llevo al Hospital de Alta Especialidad de Ixtapaluca el mismo lunes y resulta lo mismo, que no había cardiólogo en ese momento y que no había lugar para la incubadora del bebé y me la rechazan".

El peregrinar siguió ahí mismo en Ixtapaluca, llegaron a un hospital en San Buenaventura y la respuesta fue la misma que en los otros: No hay especialistas para Michelle.

De Ixtapaluca, casi a la medianoche, se trasladaron a dos hospitales públicos de la alcaldía de Tláhuac. "Lo mismo, me la retienen y que no hay lugar porque son hospitales Covid", recordó. La siguiente parada fue en el hospital Belisario Domínguez de la alcaldía de Iztapalapa y ahí ni siquiera las recibieron porque es un sitio especial para pacientes Covid-19.

Luego se dirigieron al Hospital Regional de Iztapalapa "Juan Ramón de la Fuente". La respuesta similar a todos. También la rechazan. Desesperadas se van ahora al Hospital General de Zona Los Venados y ahí sucede exactamente lo mismo, no le brindan la atención solicitada.

Ya con muchos dolores Sandra lleva a su hija Michelle al Hospital General 20 de Noviembre y tampoco la recibieron.

"Ya veo más mal a mi hija y pido ayuda a las patrullas, ellos me piden la ambulancia, llega una privada y me quiere cobrar solo por el traslado a donde yo quiera 5 mil pesos, pero si no tengo dinero menos la voy a poder transportar".

Los policías capitalinos piden otra ambulancia y los trasladan al Hospital General de Tecámac, ya en la madrugada del martes. "Amanecimos el martes en el hospital de Tecámac y ahí estamos y no me decían nada. Hasta las 4 de la tarde me dicen que no hay lo requerido para atenderla y que me la van a rechazar, pero que ellos se van a encargar de llevarla a otro hospital, pero le digo al doctor que no sea un hospital Covid".

De Tecámac la trasladan al Hospital General Ajusco Medio. "Me encuentro un hospital Covid de gente enferma y reclamo a Trabajo Social porque si me hubieran dicho mejor busco otra opción. De ese hospital salgo angustiada, gritando, llorando, tirándome al piso porque ese hospital está súper contaminado.

Me meten por un pasillo porque ya tenían a mi hija adentro y en ese pasillo veo bolsas de plástico con cadáveres. Pido que me den a mi hija pero me dicen que ya la habían ingresado, que ya no puede salir porque mi hija ya está contaminada, les digo que mi hija no va contaminada, yo ya angustiada, alego y la trasladan al Hospital de Perinatología".

Al llegar por segunda ocasión al Hospital de Perinatología les dicen que no la van a atender, no obstante que los directores de ambos sitios ya habían acordado que la atenderían. En ese lugar le dijeron que el Hospital del Ajusco diagnosticó a Michelle con Covid-19. Del Hospital de Perinatología regresaron al del Ajusco a la hija de Sandra otra vez.

"En el del Ajusco le digo a la doctora que mi hija no es Covid, es que trae un puntito en el pulmón, así fue lo que me comentó la doctora y yo le dije que apenas le hice un ecocardiograma y la doctora me dijo que esa sección es del corazón porque siempre salen así sus estudios, le dije que la checaran bien para que no la diagnosticaran mal".

El subdirector del hospital le comentó después que Michelle no tenía Covid, pero como anduvo en varias clínicas le tenían que hacer las pruebas por protocolo.

Al día siguiente, Sandra esperaba que le hicieran la cesárea a su hija en el Hospital del Ajusco. "Hablo con unas doctoras y me dicen que van a hacer otro traslado que porque ahí no tienen las condiciones. Les digo que ya no es justo, que me ayuden que desde el lunes no la han atendido y me dicen que la van a trasladar a un hospital donde sí la van a atender".

Del Hospital del Ajusco la llevan al Hospital de Alta Especialidad de Ixtapaluca donde ya la habían rechazado una ocasión, pero con los cuidados de paciente Covid. "Supuestamente mi hija no era Covid. Cuando llegamos al hospital abren las puertas, sacan una burbuja y me dicen que mi hija va infectada".

Finalmente, después de deambular por 17 hospitales el 21 de mayo le hicieron la cesárea a Michelle para que naciera la pequeña Joanna Arlet. Pero ahí no terminó el suplicio para ellas.

"Me dijeron que la niña nació bien, pero que necesitaba incubadora, pero como no había incubadoras limpias la iban a meter con los de Covid, entonces me vuelven a dar en la torre, si mi niña no venía contaminada, pues ya ahí se contaminó".

Desde que nació la bebe, Michelle y Sandra no pudieron verla, solo les daban informes telefónicos diarios de su estado de salud. Durante los 12 primeros días los reportes de su condición eran buenos, que comía y aumentaba de peso.

A la bebé le hicieron la prueba de Covid-19 y resultó negativa. Michelle estuvo internada cinco días y cuando la dieron de alta le informaron que no tenía Covid-19. Joanna Arlet permaneció en el hospital.

El 2 de junio les llamaron para pedirles que se presentaran de manera urgente. El papá de Joanna Arlet fue el que ingresó y le informaron que la pequeña había fallecido. "Le dijeron que la niña vomitó y que a las 8:10 de la mañana había fallecido", dijo Sandra.

Cuando a la pareja de Michelle le iban a entregar el cuerpo de la bebé le dijeron que había muerto por Covid-19. "Mi yerno les dijo que su hija no era Covid, ella estaba en el área Covid porque no había cuneros, pero ella no está diagnosticada. No sí está diagnóstica le dijeron y empezó a discutir donde estaban todos los muertos.

Te vamos a entregar a la niña, pero no se puede destapar porque es una persona Covid, le dieron un equipo adentro y sellaron la caja", contó Sandra.

En una carroza se llevaron el ataúd donde metieron a la bebé y al llegar a su vivienda en San Martín Cuautlalpan el papá de Joanna Arlet la abrió para conocer a su hija porque nunca la vieron desde que nació.

"La niña venía envuelta como momia con un trapo amarillo, él le cortó las vendas y sacó a la bebé. Cuando la sacó la sorpresa fue que la niña venía morada, como si se hubiera golpeado, del pechito, de los bracitos, de su carita venía morada, como si ya tuviera muchos días muerta, pero nos dijeron que murió ese día a las 8:10 horas. Mi yerno me dijo: suegra la niña yo creo que no murió hoy porque está muy fría".

"Yo creo que la niña murió un día antes y no se dieron cuenta y nos dijeron que era Covid para que no la revisáramos".

En el acta de defunción se asentó que la causa de la muerte fue acidosis metabólica y enterocolitis. El 3 de junio la pequeña fue sepultada en el panteón San José de Chalco.

Ese día que enterraron a Joanna Arlet a Sandra le hablaron del Hospital General Ajusco Medio para pedirle que llevara a Michelle porque había dado positivo la prueba Covid-19.

"Ni que estuviera loca para llevarla, ellos la diagnosticaron con Covid cuando no era Covid. En el Hospital de Alta Especialidad de Ixtapaluca corroboraron que no estaba contagiada", dijo.