José Ron, el galán consentido, y la fórmula que Televisa repite hasta el cansancio

José Ron se ha convertido en un indispensable de Televisa. Desde 2004 el actor ha estado en las pantallas ininterrumpidamente, pasando de una telenovela a otra sin que al parecer nadie se haya percatado de que la cadena de contenidos no le presta atención al desgaste de su imagen.

(Ultra Media)

Como es sabido al interior de la televisora de San Ángel, los productores entran en un rol y uno tras otro va colocando sus melodramas en el Canal de las Estrellas, generalmente. En muchas ocasiones los productores tienen un protagonista favorito, pero en el caso de Ron no es así, él ha trabajado con la mayoría de ellos.

Actualmente en ‘Las Estrellas’ se puede ver a Ron en la telenovela “Te doy la vida”, producida por Lucero Suárez, pero coincidentemente también está en “Rubí”, la emblemática historia de Yolanda Vargas Dulché que estrenó esta semana y donde José estelariza la tercera versión que hace Televisa, pero ahora con Camila Sodi. 

En 2019 José Ron protagonizó “Ringo” también bajo el mando de Lucero Suárez; en 2018 “Por amar sin ley” con “El Güero” Castro; en 2017 “Enamorándome de Ramón” también con Lucero y en 2016 “Simplemente María” con Ignacio Sada Madero. De 2014 a 2015 estuvo diario en las pantallas con “Muchacha italiana viene a casarse” de Pedro Damián y de 2012 a 2013 lo hizo en “La mujer del Vendaval” con la productora MaPat.

De 2011 a 2012 le ofreció “La que no podía amar” de nueva cuenta “El Güero” Castro y un año antes “Cuando me enamoro” de Carlos Moreno. “Los exitosos Pérez” ocurrieron en 2009 y ese mismo año “Juro que te amo” de MaPat. Con Emilio Larrosa hizo “Muchachitas como tú” en 2007.

“Código Postal” del productor José Alberto Castro inició en 2006 y en ese año terminó “Rebelde”, proyecto donde también formó parte desde 2004 y su debut como actor en “Mujer de madera” ese mismo año ocurrió bajo la guía de Emilio Larrosa. 

Sin importar si estaba acusado de maltratar física y verbalmente a su expareja Daniela Álvarez, como ocurrió en 2017, José Ron nunca se alejó de las pantallas. “Me ponen como drogadicto, violento, capaz de ahorcar o de golpear o de maltratar a mi pareja… es evidente que sí hubo un malentendido, creo que es de nosotros”, argumentó en su momento, sin negar la discusión y que se encontraba en estado de ebriedad.

La polémica no hizo mella en el trabajo de Ron como protagonista de “Enamorándome de Ramón”.

El desgaste del actor también fue cuestionado por Lupita Martínez, columnista de El Gráfico: “Es imposible decirle a usted cómo será esta nueva versión (de “Rubí”) y usted mismo, que es el público más conocedor, no se atrevería a hacer afirmación alguna sin antes haber visto la nueva “Rubí”; sin embargo, sí podemos usted y yo lanzar una serie de preguntas que seguramente no nos contestarán: ¿por qué un alto de producciones en Televisa las protagoniza ahora José Ron?, ¿cobra más barato?, ¿los demás se fueron a otras televisoras?, ¿su contrato es por paquete de telenovelas? Esperemos que les vaya bien, aunque al galán protagónico nos parezca repetido y es que tampoco es que su imagen sea camaleónica, esto dicho con toda paz”.

Este ejemplo de Televisa está siendo más evidente que nunca, aunque siempre llevan a cabo esta práctica donde le sacan todo el jugo al galán de moda, repitiéndolo hasta el cansancio. Actualmente Gabriel Soto, Sebastián Rulli y David Zepeda continúan en la lista de los actores atractivos que parecen entrar en el mismo rol que tienen los productores, como si se tratara de un juego de mesa con las mismas cartas. 

Hace unos años los elegidos eran William Levy, Fernando Colunga, Cristián de la Fuente, Daniel Arenas o Iván Sánchez. Y un poco antes las pantallas eran ocupadas por Juan Soler, Jorge Salinas, Julián Gil, Marcelo Córdoba y Pablo Montero. Muchos otros con más talento, experiencia y con otras cualidades podrían entrar al quite, pero Televisa no les ha dado esta exposición de la que ahora goza Ron.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Carmen Campuzano y su historial de tragedia que parece no tener fin

El misterio que rodea a Rafael Amaya y el comportamiento errático que lo llevó a alejarse de las cámaras