Anuncios

José María Cano dedica una exposición a la Luna en la capital de Kazajistán

Astaná, 10 mar (EFE).- El pintor y músico español José María Cano, exintegrante de la banda de pop española Mecano, inauguró hoy en Astaná, la capital de Kazajistán, la exposición "Realidad o Verdad", un homenaje la Luna, referente que le ha perseguido a lo largo de su obra.

"La Luna siempre ha sido un referente para mí, visual e inspirador. Incluso en la música, muy demandante", confiesa a EFE durante la inauguración que presenta al público kazajo 19 piezas de diversos formatos en el Museo Nacional de Kazajistán.

Desde la década de los ochenta, cuando Mecano sonaba en todas las radios, su canción "Hijo de la luna" fue un éxito no solo en interpretación de la banda, sino versionado también por estrellas de la magnitud de Monserrat Caballé, Sarah Brightman, Paloma San Basilio, entre muchos otros.

Los lienzos exhibidos en una de las pinacotecas más importantes de Kazajistán presentan imágenes del satélite natural de la Tierra, en tonos naranjas y ocres, rodeado de la oscuridad del espacio, pero iluminado siempre por el sol, que dibuja con luces y sombras los cráteres lunares.

El embajador de España en Kazajistán, Jorge Urbiola, celebró la posibilidad de presentar esta muestra, al destacar que "la diplomacia no es solo relaciones políticas, sino también cultura".

"La cultura acerca a los pueblos porque es un lenguaje universal", añadió, al recordar que el año pasado se cumplió el 30 aniversario de las relaciones diplomáticas entre España y Kazajistán, celebración que vinculó a la presentación de Cano, al que calificó de un artista "en mayúsculas".

El artista confiesa por su parte sentirse satisfecho con esta presentación en Kazajistán, un país que califica de "alucinante" en su particular conjunción de modernidad y tradiciones.

"Es moderno, pero a la vez, haber encontrado de pronto todas sus tradiciones, sus relaciones con sus raíces ancestrales, todo eso cae junto en un minuto de la historia de la humanidad", explica, convencido de que la misma Luna que ilumina las noches españolas es la que corona las oscuras estepas kazajas.

(c) Agencia EFE