¿Qué fue de José Ángel Llamas, el galán de "Nada personal"?

CIUDAD DE MÉXICO, enero 25 (EL UNIVERSAL).- "Nada personal" fue una telenovela de TV Azteca que tuvo mucha aceptación por el público durante los años de 1996 y 1997, estuvo protagonizada por los actores Ana Colchero y José Ángel Llamas.

Este último era considerado durante la década de los años 90 como uno de los galanes del momento, dentro de las producciones en la pantalla chica, sin embargo esto no duraría por mucho tiempo.

Otros melodramas en los que participó el mexicano de 56 años de edad fueron "Demasiado corazón", "Tentaciones", "El amor de mi vida", "Háblame de amor", "Cara o cruz", "La venganza", "Amor descarado", entre otras más.

La más reciente producción en la que actuó fue "Prófugas del destino" en el año 2011 y participó en series como "Loteria" (2006) y "Buenos para nada" (1998), pero después de su paso por la televisión ¿a qué se dedicó?

A pesar de la fama y admiradores que adquirió en las televisoras Televisa, TV Azteca y en Telemundo, Llamas prefirió retirarse de la actuación, pues declaró a la revista People en español "en la cima del éxito no hay nada".

"La fama empezó a alterar mi humildad, mi sencillez y empezó a darme la fama, cierto poder y control que yo creía que tenía todo aquí y que si yo decía ‘quiero eso’ lo podía conseguir. Ese era el sueño de poder tener esposa, una familia, una casa grande, un coche bonito.

"Cuando tuve todo eso me di cuenta que no estaba contento. Estaba odiando lo que debía amar y estaba amando lo que tenía que odiar", agregó el exartista.

---Crisis existencia y Jesús

En esta crisis existencial, afirmó que un amigo que trabajaba en una misma novela que él, estaba llevando el equipo de las luces y tenía una camiseta que decía "Sólo un hombre puede hacer la diferencia" y tenía en la parte de la espalda "Jesús".

Esto le llamó mucho la atención, se acercó a él y le preguntó que ¿por qué solamente un hombre puede hacer la diferencia? Fue así que se fue interesando cada vez más en la religión.

"Al día siguiente él llegó con una Biblia en la mano y me estuvo hablando de Jesucristo y del mensaje del Evangelio. Yo llamé a Mara (Croatto, su esposa) y le dije ‘Mara, Claudio me trajo una Biblia ¿me acompañas a la iglesia? Y fuimos los dos a la iglesia, ese día de verdad tuvimos un encuentro con Jesús", explicó.

Después de eso se sintió cómodo en este ambiente religioso que se convirtió en un pastor en una iglesia al sur del estado de Florida, en Estados Unidos en donde comparte el evangelio en el idioma español, lejos de las cámaras de televisión.