Jorge Jesús dice que el fútbol y la sociedad debe adaptarse al "nuevo normal"

Río de Janeiro, 18 jun (EFE).- El portugués Jorge Jesús, técnico del Flamengo, que este jueves venció por 3-0 al Bangú en el retorno del fútbol en Brasil y Sudamérica, declaró tras el partido que el deporte y toda la sociedad deben adaptarse al "nuevo normal".

El partido, correspondiente al Campeonato Carioca, se disputó en un estadio Maracaná casi completamente vacío, sin público, y todos los jugadores y el cuerpo técnico de ambos equipos pasaron antes por exámenes "rápidos" para descartar que alguno estuviera contagiado de COVID-19, que provocó la pausa interrumpida hoy en Río de Janeiro.

El entrenador portugués declaró tras el partido que es "extraño" jugar en esas condiciones, pero afirmó que "toda la sociedad tiene que saber vivir con el virus mientras no haya una vacuna".

Según Jesús, lo "importante" en este momento "es saber vivir, respetando al virus y respetando las medidas de aislamiento" social que la pandemia impone.

Consideró que la gente del fútbol tiene "un privilegio muy grande por hacer un trabajo al aire libre" y contar, en todos los clubes, "con todos los controles sanitarios necesarios" para poder retomar las actividades profesionales con la necesaria seguridad.

"Es verdad que no todos tienen las mismas condiciones, pero es necesario trabajar" y, en la medida de lo posible, "recuperar la normalidad", aunque sea "diferente" ahora, indicó.

En lo futbolístico, se sintió conforme con el rendimiento del Flamengo y no desmereció el papel del humilde Bangú, que durante todo el partido se limitó a intentar contener al último campeón de la Copa Libertadores.

"El equipo dio una respuesta muy buena", tras el parón impuesto por el coronavirus desde marzo pasado, y "está equilibrado en lo táctico", pero aún debe "recuperar un ritmo totalmente competitivo", indicó el entrenador luso, que acaba de renovar su contrato con el Flamengo.

Brasil, todavía en plena pandemia y con el virus avanzando, se convirtió con este partido en el primer país sudamericano en retomar el fútbol, interrumpido desde marzo pasado, pese a que la incidencia de la enfermedad mantiene un ritmo creciente.

El regreso del fútbol en el país, sin embargo, está limitado por ahora al estado de Río de Janeiro, donde igual que en otras zonas del país el COVID-19 continúa en expansión.

De hecho, antes del inicio se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas que ha dejado hasta ahora el coronavirus en Brasil, que según el último boletín oficial ya ha causado 47.748 muertes -1.238 en las últimas 24 horas- y casi un millón de casos.

El Campeonato Carioca, que está en sus últimos tramos, con el Flamengo ya clasificado para las semifinales, se reanudó pese a la oposición del Botafogo y el Fluminense, dos de los clubes más importantes de Río de Janeiro, que amenazan con no jugar y acudir a la Justicia.

(c) Agencia EFE