Por qué Jorge Ferraresi salió a hablar de la reelección de Alberto Fernández, en pleno “Olivos-gate”

·4  min de lectura
El ministro Ferraresi, en un acto junto a Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa, la mesa chica del Frente de Todos.
Min. de Desarrollo Territorial y Hábitat

Juran y perjuran que no fue premeditado, pero se pareció bastante a un intento por sostener a Alberto Fernández, que atraviesa por el peor momento en su relación con la sociedad, a causa del “Olivos-gate”. Jorge Ferraresi, el ministro de Desarrollo Territorial, dijo abiertamente lo que venía afirmando en la intimidad: que el Presidente encabeza un “proceso de ocho años”, con lo que dio por sentado que buscará la reelección en 2023.

Según pudo constatar LA NACION, ninguno de los sectores internos del oficialismo pareció contrariado por esa afirmación. Ferraresi mantiene un vínculo directo con Cristina Kirchner a través del Instituto Patria, del cual es vicepresidente, aunque en la coalición de gobierno no faltan los que observan que está “más albertista” desde su ingreso al gabinete.

Posteos de campaña

Sin embargo, en el Frente de Todos no están para levantar olas cuando faltan menos de tres semanas para afrontar el primer test electoral desde el Gobierno. “Cuando un ministro habla, no pide permiso. ¿Por qué lo tendría que hacer?”, se preguntaron en la agrupación La Cámpora, donde optaron por no confrontar con Ferraresi. Aunque está claro que el exintendente de Avellaneda es de los pocos que tiene llegada directa a Cristina Kirchner.

Sergio Massa junto a Cristina Kirchner y Alberto Fernández en el plenario del Frente de Todos de la Provincia de Buenos Aires, en La Plata
Prensa Massa


Sergio Massa junto a Cristina Kirchner y Alberto Fernández en el plenario del Frente de Todos de la Provincia de Buenos Aires, en La Plata (Prensa Massa/)

“Los procesos en la Argentina son de ocho años, así que ese será nuestro proceso: ocho años de Alberto”, naturalizó Ferraresi en declaraciones a radio La Red. Acto seguido, agregó: “Y ocho años de Axel en la Provincia” . La aclaración tuvo sentido político, porque no son pocos los dirigentes que apuntan que Kicillof es el preferido de Cristina para reemplazar a Fernández en 2023. El ministro de Hábitat buscó desterrar esa extendida versión: “Los gobernadores que puedan renovar, renovarán”, sentenció.

Tampoco el massismo pareció sorprendido por las declaraciones de Ferraresi. “Pensamos que si al Gobierno le va bien, Alberto puede tener derecho” a la reelección, dijo una fuente cercana al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

La estrategia de Alberto Fernández para cerrar el caso del cumpleaños en 15 días y sin pisar tribunales

El operativo para apuntalar a Fernández tiene lugar en medio del estrago a la imagen pública del Presidente que provoca la difusión de imágenes del cumpleaños de la primera dama Fabiola Yañez , el año pasado, mientras regía una cuarentena estricta decretada por el propio mandatario. Cristina Kirchner compartió dos actos consecutivos con Fernández la semana pasada y Massa almorzó a solas con él en la Casa Rosada.

No obstante, lo que pondrá verdaderamente a prueba el liderazgo de Fernández será el resultado de las elecciones de medio término. “Yo pensaría en términos futbolísticos; lo primero es ganar este domingo”, advirtió un funcionario de peso en la estructura gubernamental . Ahí radica el quid de la cuestión: “El valor de Alberto fue agregar votos independientes en 2019 y no está claro que lo pueda mantener este año”, acotó.

Luces de alarma

No lo dijo en base a presunciones: un encuestador que trabaja para el Gobierno acaba de terminar una encuesta en un distrito de la Tercera Sección del Conurbano –donde el FdT ganó por demolición en 2019- y la candidata de Fernández, Victoria Tolosa Paz, aventaja por sólo seis puntos de intención de voto a la suma de las preferencias entre Diego Santilli y Facundo Manes, de la coalición opositora Juntos. “Para nosotros, ese es un muy mal número. Si acá es así, no vamos a sostener la elección en la Primera Sección y mucho menos en el interior de la Provincia”, se alarmó un intendente del PJ en contacto con este diario.

En ese municipio del sur del Conurbano, Cristina tiene mejor imagen que el presidente Fernández. Pero de casi el 60 por ciento de los votos que sacó el Frente de Todos en 2019, hoy sólo quedan intactos “entre 41 y 42 por ciento” , previnieron fuentes municipales. Los números surgieron de una encuesta de esas que no son para “hacer operaciones” –esto es, publicarlas para tratar de marcar tendencias- sino para insumo de los estrategas de campaña.

De acuerdo a las fuentes consultadas, la coyuntura no es del todo desfavorable para el oficialismo. “Vamos otra vez a un escenario de polarización, en el que no habrá lugar para terceras fuerzas, por lo que habrá espacio para crecer entre las PASO y las elecciones generales de noviembre”, indicaron.

Más allá del resultado electoral, el propio Fernández sostiene, en la intimidad, que es el único capaz de garantizar la unidad de la coalición de gobierno, una definición que alimenta la voluntad de los funcionarios que querrían su reelección en 2023. De esa idea se toman los “albertistas” para apuntalar al Presidente. “La mejor manera de consolidar es que Alberto, que está al frente, siga al frente de este Frente de Todos”, dijo Ferraresi. Y abundó: “Cristina es la que más nos cuida”. No todos piensan lo mismo en el peronismo gobernante.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.