Jordi Mollá espera, pintando, al cine de "antes"

Miami, 10 nov (EFE).- El actor, director, escritor y pintor español Jordi Mollá, que ha pasado la pandemia y la postpandemia pintando en Miami, afirma que el cine sigue formando parte de su vida, pero el que "quiere hacer no llega" y se compara con el que va a una "discoteca y no encuentra a la chica adecuada".

Rodeado de sus obras de la pandemia en la casa prestada de Miami Beach donde vive desde hace año y medio, Mollá habla con Efe del documental "Las vidas privadas de Jordi y Domingo", dirigido por el italiano Giuseppe Ferlito y producido por Publikro London.

El documental, filmado a iniciativa suya, será presentado en el Faena Theater de Miami el 23 de noviembre, en vísperas de la Semana del Arte de Miami y de la feria Art Basel Miami Beach.

Domingo Zapata, un español que ha triunfado como artista plástico en EE.UU. después de haber trabajado en Wall Street, es el otro protagonista de esta historia que habla de la amistad y la comunión en el arte de ambos y fue filmada en dos semanas en Mallorca.

Es un retrato íntimo de cómo son Jordi y Domingo -"como personas somos muy diferentes"- y "del día a día" en Mallorca, de donde es originario el segundo, que está muy ligado a Hollywood y al mundo de la moda.

"Había un mini-guión basado en preguntas y de las preguntas salían historias", dice sin adelantar mucho más, aunque el trailer oficial muestra a Jordi y Domingo pintando, navegando por las aguas turquesas de la isla y en lugares como la catedral de Palma.

UN DOCUMENTAL PARA ANIMAR A QUIENES QUIEREN DAR UN GIRO

Mollá cuenta que no le importa reconocer que Zapata, con el que ha hecho varias exposiciones de arte conjuntas, es para él una fuente de inspiración que se aprecia claramente en algunas de sus obras, como una de un torero en plena faena que está en el salón de su casa, abarrotada de obras apiladas en las paredes.

Según dice, uno de los objetivos del documental es animar a quienes quieren darle un giro a su vida a que lo hagan, como hizo Zapata cuando dejó el "terrorífico" Wall Street y se puso a pintar.

Es un sentimiento que, según dice, ha notado que mucha gente ha tenido después de la pandemia, que, en su caso, reconoce que le ha afectado "más de lo que creía" y le ha puesto a "reflexionar".

Mollá lleva pintando desde que tenía 20 años -hoy tiene 53-, pero nunca se llama a si mismo "artista".

"Yo siempre he sido malo para bautizarme", dice para explicar a continuación que no dijo que era actor hasta que había hecho "ocho o nueve películas", porque es "muy exigente consigo mismo".

UNA CARRERA SÓLIDA

Quizás por eso es uno de los actores españoles con una carrera internacional más solida y en EE.UU. es reconocido como intérprete de películas de acción, como "Blow" o "Bad Boys II", sobre todo.

Cuando se le pregunta si le costó adaptarse a la manera de trabajar de Hollywood, donde tiene amigos como Johnny Depp, señala que hacer cine en España es "muy familiar".

"Hay más calor humano, es como trabajar con amigos, mientras que en EE.UU. trabajas para una corporación, es más frío", subraya, pero destaca el "respeto" con que son tratados los actores en este país.

Mollá, que ha sido varias veces candidato a los Premios Goya, empezó como actor con pequeños papeles en la compañía Teatre Lliure de Barcelona y en cine ha trabajado a las órdenes de Pedro Almódovar, Bigas Luna, Ricardo Franco, Montxo Armendariz y Fernando Colombo, entre otros directores españoles.

Además ha realizado varios cortos y un largometraje y escrito varios libros.

Entre los proyectos cinematográficos en los que iba a participar pero se cayeron por la pandemia está la versión cinematográfica del libro "El Alquimista", de Pablo Coelho, destaca al mencionar que han cambiado muchas cosas en el cine a consecuencia de ese situación excepcional vivida en todo el mundo en 2020 y 2021.

No cree que las cosas vayan a volver a ser nunca iguales, pero lo importante -dice- es que siga haciéndose cine.

Ya tiene varias ofertas, de Italia y España entre ellas, pero se mantiene a la espera de que llegue el cine que él quiere hacer. Cuando se le pregunta de qué clase de cine habla, responde sin dudar: "el de antes".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.