Jon Rahm: un birdie de videojuego y su reacción tras el "tiro imposible" en el PGA Tour

LA NACION
·3  min de lectura

Jon Rahm es uno de los golfistas destacados en el Genesis Invitational del PGA Tour, un torneo que se disputa en estos días en el mítico recorrido de Riviera Country Club, en California, Estados Unidos. Español de pura cepa: nacido en Barrica (Vizcaya), de padre vasco y madre madrileña, antes de inclinarse por el gol este deportista de 26 años practicó fútbol, piragüismo e inclusive kung fu. Alguna vez confesó que se inclinó por el golf porque era la modalidad que mejor se adecuaba a su carácter competitivo.

Facundo Campazzo: sus números en la defensa de Denver Nuggets que lo ponen entre los mejores registros de la NBA

Además de pegarle largo y recto desde el tee y de ser uno de los más renombrados del circuito mundial, Rahm suele destacarse por algunos golpes peculiares. De esos que se convierten en virales en cuestión de minutos. Esta vez embocó un magnífico putt de birdie en el hoyo 7 de Riviera. No era nada sencillo, desde ya. A tal punto que apuntó cuatro metros a la izquierda del hoyo y a partir de ahí la pelota fue en caída libre hacia el agujero.

Con este putt, Rahm se puso bajo par en la primera jornada del Genesis Invitational. En el primer día de acción el estadounidense Sam Burns se situó como primer líder del certamen con 64 golpes, uno menos que Max Homa y Matthews Fitzpatrick. Rahm terminó con 70 impactos, a dos de Dustin Johnson y Brooks Koepka.

En noviembre del año pasado, millones de amantes del golf se encontraron con un video viral del espectacular hoyo en uno de Rahm en Augusta. Se sorprendieron por esa pelota que hizo "patito" tres veces sobre la laguna del 16, se subió al green, dobló hacia la izquierda gracias a la caída y se dirigió decidida hasta el hoyo después de rodar muchos metros.

El espectacular tiro de Rahm

Ante la falta de espectadores, apenas se escucharon los gritos del grupo de jugadores que transitaba ese sector de la cancha, con la suerte de que el increíble golpe quedó registrado por las cámaras del torneo. Primero llegó el "¡Go, go, go!", el aliento para que la pelota siga yendo hacia el hoyo. Después, un puñado de aplausos dedicados al entonces Nº 2 del mundo, que agradeció y fue a buscar la pelota directamente adentro del agujero. Esta forma de practicar ya se viene realizando desde hace varios años y se incorporó a las varias tradiciones de uno de los torneos más relevantes.

Rahm es un deportista que va creciendo en popularidad en España. Por ejemplo, ya tiene su propia peña: 'Amigos de Jon Rahm', que cuenta con más de un centenar de asociados. Nada es casualidad: el 19 de julio de 2020 ganó el Memorial Tournament (Ohio) y alcanzó el N° 1 en la clasificación mundial de la PGA de golf desbancando a Rory McIlroy. Así, este fanático del Athletic de Bilbao se convirtió en el vigesimocuarto número uno de la historia, el décimo europeo y el segundo español después de Severiano Ballesteros.

Jon Rahm: la fiera incontrolable que se calmó y alcanzó la cima del golf mundial

Según el propio Rahm, de no haber sido por Ballesteros, probablemente nunca habría podido ser jugador profesional. En reiteradas ocasiones se encargó de resaltar que fue la inspiradora actuación de Seve, como capitán de la Copa Ryder que conquistó Europa en Valderrama en 1997 lo que sembró la semilla del golf en toda España e impulsó directamente a su padre a jugar al golf. "Así es como yo empecé", recordó Rahm.

En su época de amateur, Rahm fue Nº1 del mundo durante 60 semanas (un récord) y en su primera temporada en el PGA Tour (2016/17) ganó Farmers Insurance Open y terminó como Novato del Año.