Johnson resiste llamados a despedir a un asesor que viajó por 400 km al norte de Inglaterra

Por Guy Faulconbridge
Dominic Cummings, asesor especial del primer ministro Boris Johnson, llega a la sede del Gobierno británico en Downing Street. FOTO DE ARCHIVO. REUTERS/John Sibley

Por Guy Faulconbridge

LONDRES (Reuters) - El primer ministro británico, Boris Johnson, se resistió el sábado a los llamados de partidos de oposición para que remueva a su asesor Dominic Cummings, quien viajó 400 kilómetros al norte de Inglaterra mientras su esposa presentaba síntomas de coronavirus.

Cummings, quien lideró en 2016 la campaña del Brexit antes del referendo en que Reino Unido decidió dejar la Unión Europea, viajó a la ciudad de Durham a fines de marzo, cuando se había dispuesto una estricta cuarentena.

El despacho de Johnson dijo que Cummings realizó el viaje para asegurarse de que su hijo de 4 años recibiera el cuidado que requería, después de que su esposa fuera diagnosticada con COVID-19 y él quedara expuesto a enfermarse también.

"Me comporté razonablemente y actué bajo la ley", dijo Cummings a periodistas fuera de su casa. Consultado sobre si consideraría renunciar, dijo: "Obviamente no". Luego, reprendió a los reporteros por no haber previsto el resultado del referendo del Brexit en 2016.

"Ustedes probablemente estén tan en lo cierto al respecto como lo estaban sobre el Brexit: ¿recuerdan lo acertados que estaban sobre eso?", dijo Cummings.

Los ministros expresaron su apoyo al asesor de Johnson.

"Puedo decirles que el primer ministro le brinda al señor Cummings todo su respaldo", dijo el secretario de Transporte Grant Shapps a periodistas, y agregó que no sabía cuándo el primer ministro se enteró del viaje.

Downing Street dijo que las acciones de Cummings "estaban en línea con las pautas ante el coronavirus" y afirmó que los periódicos The Guardian y The Mirror, que informaron por primera vez sobre historia, habían hecho "falsas acusaciones".

"Están escribiendo historias inexactas, incluyendo afirmaciones de que Cummings regresó a Durham después de volver a trabajar a Downing Street el 14 de abril", dijo un comunicado del Gobierno. "No perderemos nuestro tiempo respondiendo a una serie de acusaciones falsas sobre Cummings por parte de diarios que están haciendo campaña".

Pero los partidos de oposición exigieron a Johnson que despidiera a Cummings y los laboristas pidieron al funcionario más importante del país, Mark Sedwill, que inicie una investigación sobre el viaje.

"El pueblo británico no espera que haya una regla para ellos y otra regla para el asesor más importante del primer ministro", dijo el Partido Laborista.

Pocos días antes del viaje de Cummings, Johnson impuso una cuaretena en Reino Unido y pidió a los británicos que se quedaran en casa. El 23 de marzo, el primer ministro afirmó que las personas "no deberían reunirse con familiares con quienes no viven en su hogar".


(Reporte de Guy Faulconbridge. Editado en español por Marion Giraldo)