Johnson aseguró que habrá Brexit con acuerdo

LA NACION

LONDRES (Reuters).- En tono optimista, pese a los reveses de la semana pasada, el primer ministro británico, Boris Johnson, aseguró ayer que finalmente logrará un acuerdo con la UE y cumplirá con el Brexit el 31 de octubre.

"Vamos a alcanzar un acuerdo, y vamos a trabajar muy duro para llegar a un acuerdo", dijo Johnson durante una visita a una escuela. "Estuve en Irlanda ayer [por el lunes] hablando con nuestros amigos irlandeses sobre cómo hacerlo. Y vamos a ir a Bruselas y conversar con otras capitales europeas".

"Hay una forma de llegar a un pacto, pero requerirá mucho trabajo duro. Debemos estar preparados para salir sin acuerdo", agregó.

Coincidentemente, en el primer día del receso del Parlamento ordenado por el gobierno, la oposición anunció ayer que está negociando un borrador de acuerdo que pueda ser votado no bien vuelvan a sesionar, el 14 de octubre, antes de una cumbre clave de la Unión Europea (UE) y del plazo último a para abandonar el bloque regional.

Anteanoche, la última sesión en la Cámara de los Comunes terminó con abucheos y gritos de protestas contra Johnson y su decisión de pedir el receso parlamentario más largo desde 1930, según los registros del Poder Legislativo británico.

Ayer, lejos de volverse todos a sus distritos, diputados conservadores, laboristas y liberales demócratas se reunieron en Londres y propusieron reeditar el acuerdo fallido propuesto por la antecesora de Johnson Theresa May y utilizarlo de base para un acuerdo que pueda ser aceptado por la mayoría.

Según adelantaron a la prensa, esta iniciativa -que incluye a miembros del oficialismo conservador que se enfrentó en los últimos meses a Johnson- ya cuenta con el apoyo de alrededor de 50 diputados.

El acuerdo que negoció May con la UE fracasó tres veces en la Cámara porque muchos diputados de la coalición oficialista rechazaron la llamada salvaguarda irlandesa que establece que la región británica de Irlanda del Norte debe mantenerse dentro del espacio común europeo hasta que Londres y la UE definan cómo concretar el divorcio sin violar el acuerdo de paz irlandés que eliminó esa frontera.