Johnson anuncia un fuerte aumento del salario mínimo en Gran Bretaña

El primer ministro británico, Boris Johnson, coloca un cartel a favor del Brexit en el jardín de un votante del Partido Conservador en Benfleet, al este de Londres, el 11 de diciembre de 2019 (POOL/AFP/Archivos | Ben Stansall)

El gobierno británico de Boris Johnson anunció el martes una fuerte subida del salario mínimo a partir de abril, casi tres semanas después de su aplastante victoria electoral que debió en buena medida al apoyo de las regiones más deprimidas favorables al Brexit, un anuncio que preocupa a los empresarios.

El salario mínimo para los empleados de más de 25 años aumentará un 6,2% el 1 de abril para pasar a 8,72 libras la hora (10,18 dólares), indicó el Tesoro.

Esto constituye "el mayor aumento en valor" desde la creación en 2016 del salario mínimo en su forma actual, que reciben 2,8 millones de británicos, dijo Boris Johnson, citado en un comunicado.

La subida anunciada representa cuatro veces la tasa anual de inflación de noviembre (1,5%) y coincide con el aumento del coste de la vida después del referéndum del Brexit en 2016, que afectó a la moneda británica, aunque la tendencia se ha moderado en los últimos meses.

Este anuncio se produce menos de tres semanas después de la victoria obtenida en las elecciones británicas por el partido conservador, la más contundente desde Margaret Thatcher en los años 80.

El partido de Johnson le arrebató escaños en poder de los laboristas desde hace décadas en el centro y norte de Inglaterra, en las regiones otrora obreras y deprimidas, muy favorables al Brexit.

Preocupado por hacer olvidar la austeridad impuesta por su partido en los últimos diez años ante un partido Laborista escorado a la izquierda, el primer ministro prometió en su campaña importantes gastos en los servicios públicos de salud y la policía, inversiones en las infraestructuras y gestos para los más pobres.

Sin embargo, el anuncio del martes fue criticado por las Cámaras de Comercio británicas. Su codirectora general Hannah Essex está preocupada por una medida que repercutirá en las finanzas de las empresas "en un periodo de gran incertidumbre económica" y piden al gobierno que compense el coste.