Johnson se aferra a la gestión para frenar la ómicron y capear su crisis

·3  min de lectura

Londres, 21 dic (EFE).- El primer ministro británico, Boris Johnson, sigue aferrado a la gestión que realiza sobre la extensión de la variante ómicron de la covid para capear la tormenta política desatada por los sucesivos escándalos que afectan a su gobierno.

Johnson continúa hoy evaluando el ritmo de la propagación del coronavirus, analizando los datos "cada hora", según dijo a los medios, después de verse envuelto en una cadena de escándalos por la aparente celebración en 2020 de reuniones sociales en su residencia de Downing Street mientras el país mantenía fuertes restricciones.

Presionado por el ala más dura de su partido, el Conservador, reacio a nuevas limitaciones en el movimiento de la población, el jefe de Gobierno se mantiene indeciso sobre las restricciones, en un claro reflejo de la debilidad de su liderazgo.

Hace una semana, casi 100 diputados conservadores desafiaron su autoridad en el Parlamento al votar en contra de la obligatoriedad de presentar pases covid para entrar en grandes eventos, como las discotecas, si bien la medida fue aprobada con el apoyo del Partido Laborista, primero de la oposición británica.

El Plan B en Inglaterra, que obliga a la población a llevar mascarilla en lugares cerrados y mostrar certificados covid para entrar en ciertos eventos, entró en vigor la semana pasada.

Sin embargo, los científicos asesores del Ejecutivo creen necesario fijar más directrices en Inglaterra, como lo han hecho otras regiones británicas, que limitan los contactos sociales o disponen el cierre de discotecas a partir de finales de este diciembre.

Para que unas nuevas directrices puedan ser aplicadas, Johnson tendrá que convocar el Parlamento, actualmente en receso navideño, pero puede toparse con una nueva rebelión entre sus diputados y agravar la precaria situación política en la que se encuentra.

No obstante, de acuerdo con algunos comentaristas, el Ejecutivo descarta de momento medidas antes del 25 de diciembre.

El Laborismo, que ha adelantado su disposición a apoyar nuevas decisiones para proteger la salud púbica, ha acusado al primer ministro de anteponer sus intereses partidarios a los del país.

El portavoz laborista de Sanidad, Wes Streeting, acusó hoy a Johnson de "protegerse de los diputados de su propio partido" al no tomar medidas para frenar la propagación de ómicron.

Asimismo, el líder libraldemócrata, Ed Davey, afirmó que lo único que Johnson ofrece es "caos" cuando el país necesita "claridad" porque "las familias quieren saber urgentemente qué medidas covid esperan, para que puedan planificar en los próximos días".

EL GOBIERNO PIDE CAUTELA

El Gobierno británico pidió este martes "cautela" a la población de cara a las reuniones familiares de esta Navidad.

El secretario de Estado del Gabinete, Steve Barclay, dijo hoy a la radio LBC que las familias pueden continuar con sus planes navideños pero que lo hagan con precaución, tras indicar que él reducirá el número de familiares con los que pasará el 25 de diciembre.

Barclay agregó que la mejor manera de proteger a familias y amigos es "vacunándose con la dosis de refuerzo", así como "pensar cuánta gente necesitamos ver".

Asimismo, el secretario de Estado advirtió de que habría "consecuencias económicas" si hay nuevas restricciones y aclaró que no está prevista la convocatoria del Parlamento para que apruebe medidas.

"Seguimos de cerca los datos (del coronavirus) y tenemos que reconocer que hay consecuencias económicas si hay más restricciones", insistió, después de que la hostelería viera canceladas reservas de fiestas navideñas y pidiera ayuda al Gobierno para hacer frente a este impacto económico.

Fuentes gubernamentales citadas por el diario "The Times" indican que las autoridades están centradas en aplicar restricciones después de Navidad, con la posibilidad de impedir reuniones de distintos hogares en interiores a partir del 28 de diciembre.

Según las últimas cifras oficiales, el Reino Unido registró este lunes 91.743 nuevos contagios, lo que supone un ascenso del 60,8 % en los últimos siete días, así como otras 44 muertes. Las hospitalizaciones subieron el 6 % en los últimos siete días.

Viviana García

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.