"John y Sabina", la historia de un programa que fracasó

·10  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 12 (EL UNIVERSAL).- La ruptura de Sabina Berman y John Ackerman se hizo pública el pasado 6 de noviembre, cuando durante la transmisión que contó con la presencia del historiador Miguel Tinker para hablar de las elecciones en Estados Unidos, la dramaturga preguntó a su coconductor si tenía para ella una pregunta que debía plantear.

La tensión entre ambos conductores fue evidente. Dos días después, las diferencias fueron llevadas a Twitter en donde se lanzaron acusaciones que iban desde machismo hasta sabotaje. El martes 10, la discusión escaló nuevamente a la pantalla de televisión. Este jueves, finalmente, el Canal Once ha dado a conocer que, de común acuerdo entre los conductores, el programa "John y Sabina", estrenado en mayo de 2019, termina anticipadamente.

La emisión que hasta el martes se transmitía en Canal Once tuvo una recepción polémica debido a que, en redes sociales y algunos columnistas de distintos medios, señalaron que la línea editorial se acercaba a la propaganda porque se invitaba sólo a figuras que, abiertamente, simpatizaban con la Cuarta Transformación.

Sin embargo, ambos conductores aseguraron que, por el contrario, sería un programa que apostaría por la diversidad de opiniones. Pero, las críticas continuaron, no sólo por los invitados, también porque, al principio, aparecía un sketch de stand up, y en uno de ellos se cuestionó a la "ciencia neoliberal". Y, nuevamente, se les acusó de propagandistas. John Ackerman, entonces, tuvo que salir a defender la "libertad de expresión" de la comediante, que, con el tiempo, dejó de aparecer.

Ahora, el ya desaparecido programa "John y Sabina" está nuevamente en medio de una polémica por las acusaciones que se han hecho en redes sociales y que, día tras día, fueron subiendo de tono.

Aquella emisión con Miguel Tinker no tuvo la viralidad que sí tuvo el programa del 10 de noviembre y que contó con la presencia de Esteban Moctezuma, secretario de Educación. Pero, desde el día 6 la ruptura fue evidente. Casi hacia el final, Berman esperaba tomar la palabra, pero Ackerman la ignoró. Incluso, al parecer, el micrófono de la dramaturga, quien hacía claras muestras de molestia, fue silenciado.

Al día siguiente, Sabina Berman, en su cuenta de Twitter, preguntó: "¿Qué hacer con el Bully? Este fin de semana la especie se sienta en flor de loto y medita. ¿Qué hacer con los bullies? O como los llamó el chamán Carlos Castañeda, los pinches tiranitos". Una usuaria le contestó: "Enfrentarlos con la verdad en público". Berman, entonces, le dijo: "Adoro tu respuesta". Sin embargo, hizo referencia a Donald Trump, a quien, las televisoras en Estados Unidos, habían cortado su discurso. Pero ese mismo día, ante el tuit de un usuario, Berman reconoció que había problemas con el programa de Canal Once.

Entonces, comenzó la tormenta "John y Sabina". El 8 de noviembre, Ackerman hizo pública su molestia, y escribió en Twitter: "Invité @sabinaberman a @CanalOnceTV porque valoro la pluralidad de voces y el debate informado. Pero yo también la noto cada vez más incómoda, con actitud agresiva e incluso de sabotaje hacia el programa. Que bueno q encontró una nueva pareja de mayor cercanía @DeniseDresserG", dijo en su cuenta el académico de la UNAM.

Unas horas después, la escritora le respondió a Ackerman, también en Twitter: "Estimado @JohnMAckerman. Partamos de un par de hechos. 1.El programa donde participamos es propiedad del @CanalOnce. 2.Con el @CanalOnce firmamos contratos donde consta que somos coconductores de un programa".

A través de un largo hilo de tuits, Berman puntualizó: "Durante un año fuimos de hecho sus co-conductores, y gozamos de la libertad de expresión sin límites que el gobierno del Presidente @lopezobrador ha inaugurado en el país. Resulta que a ti no te gustó la libertad de expresión… Y acá nada tiene que ver la política y menos la 4T, sino tu ego. Es así de simple: no te gustó tener ante ti a una mujer que tenía su propio punto de vista. Así que hace varias semanas decidiste atropellar ese contrato y esa libertad de expresión, y en un golpe de prepotencia te auto-nombraste el único conductor: el tiranito del programa".

La autora de "Entre Pacho Villa y una mujer desnuda" agregó: "Ahora pretendes que el orden sea así. Tú me das o quitas la palabra, tú decides los invitados (que se han vuelto solo aliados políticos tuyos) y tú decides la publicidad que emite el equipo pagado por @CanalOnce".

Y concluyó: "Mal John Ackerman. Vandálico. Contrario a los principios de la 4T. Y te reitero: el programa del Canal Once no es tuyo, sino del país, y yo cumpliré con honor mi contrato. Agrego lo que ya te dijeron en otras partes: la 4T no es tu licencia personal para robar y atropellar, aprende a comportarte según acuerdos y contratos –y cordialidad".

Y al final, sobre el nuevo espacio donde conversa con Carmen Aristegui y Denisse Dresser, le dijo que "es un maravilloso experimento que espero atraiga a quienes disfrutan el pensar en libertad y sin odio. Te invito a observar cómo eso es posible".

Más tarde, John Ackerman realizó varias publicaciones más en torno a sus diferencias con Sabina Berman. "A cualquiera que haya visto nuestro programa le consta que la dramaturga ha gozado de plena libertad de expresión y que un servidor jamás ha tenido actitudes machistas o intolerantes hacia su persona, sino todo lo contrario", dijo.

En otra publicación agregó que ha tomado decisiones importantes, tales como convencer a la autora de no invitar al expresidente Felipe Calderón o al historiador Enrique Krauze, a la vez que era importante invitar al político Gerardo Fernández Noroña.

Luego de que Sabina Berman y el académico John Ackerman pelearon en redes sociales por diferencias en el programa "John y Sabina" que ambos conducían en Canal Once, la escritora le pidió parar el acoso.

A través de Twitter, Berman pidió al académico parar el acoso, además dio un significado de lo que es: "ACOSO: tratar de subordinar con violencia a otras personas".

"Aunque lo disfraces de ideología, le cuelgues palabras como 4T, neoliberal, democracia, uses al Presidente como imagen, es ACOSO", escribió la conductora.

Así llegaron al 10 de noviembre, con el programa que tuvo como invitado a Esteban Moctezuma, para hablar sobre la educación a distancia. La dramaturga abrió la emisión de esa noche con unas palabras que aludieron a la discusión en Twitter: "Esta noche, como notarán, hemos vuelto al formato original del programa, el formato que mantuvimos a lo largo de todo el año pasado, el formato igualitario. A veces yo presento, a veces John lo hará, ambos elegiremos los temas a tratar y a los invitados, y no habrá un conductor que ceda y quite la palabra. La igualdad tiene sus problemas, sus tropiezos, pero la igualdad es más fértil que el rígido y monotemático autoritarismo", dijo.

Berman explicó que el programa se dedicaría a la educación a distancia que, ante la pandemia, se ha tenido que implementar en el país. Sin embargo, indicó que, primero, ella y Ackerman discutirían sobre un tema coyuntural: la dispersión a balazos de una manifestación feminista en Cancún, y le cedió la palabra a su compañero.

Empero, el conductor evadió la propuesta de Berman, hizo caso omiso, dio la bienvenida al programa al secretario, y comenzó con la entrevista sobre la educación. Así, durante varios minutos el secretario abundó sobre el programa educativo y Berman apareció sólo momentáneamente a cuadro, con una expresión de clara molestia. Incluso, en un momento, se escucha a la conductora preguntar si la cortaron.

Al terminar la respuesta de Moctezuma, la dramaturga tomó la palabra: "Señor secretario, tenemos un problema de paridad en este programa. John y yo somos co-conductores, pero no tiene remedio. Ya ve usted que apenas ahorita me acaba de turnar la palabra. Aconséjeme usted, como secretario de Educación, ¿qué hacemos con este problema de machismo? Es un problema flagrante. ¿Qué hace una mujer como yo, respetuosa de los acuerdos, de los contratos, en una situación así? John, sencillamente, no me deja participar".

Ackerman, quien se mantuvo sonriente, escuchó la respuesta del secretario: "Creo que es muy importante que lo expreses, es el primer paso, Sabina. John es un hombre sensible, va a entender lo que estás diciendo. Y estoy seguro de que a partir de ahorita, en el programa, hará un esfuerzo adicional para que no sea esa disparidad que te molesta. Es un ejercicio que debemos de ver y cuando se está así, es más complicado tratar de suplir lo presencial con un poco más a distancia".

Una vez que conductor aseguró que el micrófono estaba abierto. Berman continuó con la entrevista sobre el tema educativo.

En ningún momento Ackerman le dirigió la palabra a Berman, sólo se dirigía al secretario de Educación o al público que envió sus preguntas.

La emisión se dio así de manera tensa a lo largo de una hora. En el momento de dar la palabra al público para realizar preguntas al secretario, un joven maestro preguntó sobre por qué no se tomaban modelos educativos de otros países como Finlandia, para aplicarlos al país.

Con ironía, Ackerman celebró que la pregunta haya sido "bien planteada" y que, por eso, podría invitarlo a ser conductor de la emisión. Berman, se rió.

El programa finalizó con una despedida que hizo Ackerman agradeciendo al secretario su participación y despidiéndose del público, y evadió cualquier intercambio con su compañera. La producción de Canal Once tampoco dio espacio a la conductora para despedirse.

En redes sociales la audiencia ha dividido opiniones, entre quienes apoyan a la dramaturga y quienes se solidarizan con Ackerman, pero también hay usuarios que han reprobado la actitud de ambos conductores.

Ante este suceso, Canal Once aseguró que los conductores tenían total libertad de expresión. "Sobre el tema de 'John y Sabina', el Once no tiene ningún comentario al respecto. Los conductores tienen total libertad de expresión, por lo que pueden emitir sus opiniones sin restricciones", informó Comunicación Social del Canal, que dirige el senador José Antonio Álvarez Lima.

Con la polémica, periodistas, comunicadoras, colectivos feministas, analistas, legisladoras y artistas expresaron su apoyo y solidaridad con la dramaturga Sabina Berman, con el siguiente tuit que cada una replicó: "La violencia que ejerce @JohnMAckerman contra @sabinaberman en el programa transmitido por @CanalOnceTV, es reflejo del constante acoso laboral contra las mujeres. Es inaceptable ver estos patrones reproducidos en la televisión. #SabinaNoEstáSola #SomosTodas".

El académico también recibió muestras de apoyo de usuarios, quienes, aseguraban que, en realidad, fue Sabina quien comenzó la discordia.

Desde entonces, Berman ha respondido algunos tuits, por ejemplo, para agradecer el apoyo, y para aclarar que la pregunta inicial sobre Cancún, estaba dentro del guión, y no fue, como señalaron usuarios, una falta de respeto para Esteban Moctezuma.

Ackerman, por su parte, sólo ha publicado esta tarde el comunicado oficial de Canal Once. Y es que la televisora informó que la tercera temporada del programa "John y Sabina" fue suspendida, de común acuerdo entre los dos.

"El Once informa que, de común acuerdo, los conductores del programa 'John y Sabina' han dada por terminada anticipadamente la tercera temporada de la serie. Por otra parte, el Once informa que ha iniciado los trámites para contratar a John Ackerman a fin de que realice un programa de opinión el año próximo. Además, el Once y Canal 14 del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), han iniciado conversaciones para coproducir un programa conducido por Sabina Berman".

Así, terminó el conflicto laboral entre dos comunicadores que iniciaron con la promesa de ofrecer un espacio donde fuera "cool hablar de política, discutir, eso es rehumanizarla como acción colectiva, no sólo como desahogo, sino como espacio de construcción y debate".