Joe y Jill Biden visitan hospital pediátrico por Navidad

·3  min de lectura

WASHINGTON (AP) — El presidente estadounidense Joe Biden y la primera dama Jill Biden llevaron un poco de alegría navideña el viernes a niños hospitalizados que no están lo suficientemente bien para ir a casa a pasar las fiestas decembrinas.

Es una añeja tradición que la primera dama visite el Hospital Pediátrico Nacional la víspera de Navidad, pero la presencia del mandatario fue una sorpresa. Representó la primera ocasión que un presidente en funciones se une a la diversión, informó la Casa Blanca.

No fue la única tradición a la que el presidente se unió el viernes. Jill Biden respondió llamadas del servicio de seguimiento de Santa Claus del Comando de Defensa Aeroespacial de Norteamérica (NORAD por sus siglas en inglés), otra vieja tradición para la primera dama estadounidense, y estuvo acompañada por el mandatario para las llamadas.

En el hospital, la pareja presidencial habló con un grupo de niños que hacían linternas como parte de un proyecto de artesanía de invierno, preguntándose unos a otros qué dibujar en sus linternas. Algunos dibujaron a su familia, hombres de nieve u otras figuras relacionadas con la Navidad.

Ambos hablaron con un niño que dijo que el hospital “me ayudó cuando estaba triste”.

“Esperamos darte algo de alegría hoy”, respondió Jill Biden.

El presidente añadió: “Tú nos estás dando alegría, amigo”.

Biden también sacó su teléfono para mostrarles a los niños fotografías de su nuevo perro, de nombre Commander, un cachorro de pastor alemán de casi cuatro meses. El perro se unió a la familia esta semana y fue visto jugando con un cuidador en el jardín sur de la Casa Blanca el viernes temprano, antes de que la pareja presidencial partiera para su visita al hospital.

El presidente y la primera dama se sentaron junto al árbol de Navidad del hospital, donde Jill Biden leyó a los niños “La noche antes de Navidad de Olaf”, actividad que se transmitió a cientos de niños en sus habitaciones del hospital.

The Walt Disney Co. proveyó ejemplares del libro a cada paciente para que pudieran seguir la lectura junto con la primera dama. La tradición de la visita anual al hospital por la primera dama comenzó con Bess Truman, que realizó la función desde 1945 hasta 1953.

De regreso a la Casa Blanca, la pareja concluyó sus celebraciones de la víspera de Navidad respondiendo las llamadas a NORAD, mientras veían a Santa Claus pasar sobre los Emiratos Árabes Unidos en las pantallas de seguimiento de su ruta. Tomaron tres llamadas en general agradables de niños y padres de familia, aunque un padre terminó una conversación con el presidente deseándole felices fiestas y añadiendo: “¡Vamos Brandon!” antes de colgar. La frase ha sido ampliamente utilizada por los conservadores como un sustituto de un insulto más vulgar contra el presidente.

Sin embargo, Biden no pareció captar la intención del padre y respondió: “Vamos Brandon, concuerdo” cuando la llamada llegaba a su fin. La Casa Blanca no contestó una solicitud de comentarios sobre la respuesta de Biden.

___

La periodista de The Associated Press Darlene Superville contribuyó a este despacho.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.