Joe Bien condenó el maltrato a los migrantes haitianos, pero su gobierno impidió el ingreso de la mayoría al país

·4  min de lectura
El maltrato a los refugiados haitianos en la frontera abrió un nuevo frente para el gobierno de Biden
PAUL RATJE

WASHINGTON.- Luego de una semana de fuertes críticas por su política migratoria, el gobierno de Joe Biden anunció que los 15.000 migrantes haitianos que se habían instalado en un campamento bajo un puente cerca de Del Río, Texas, que encarnaron una nueva crisis humanitaria en la frontera, fueron removidos. Más de la mitad, alrededor de 8000, volvieron a México, mientras que otros 2000 fueron deportados de regreso a Haití y unos 5000 quedaron bajo custodia del gobierno federal, a la espera de ser deportados o de tener una oportunidad de permanecer en Estados Unidos.

“No quedan migrantes en el campamento”, anunció el secretario de Seguridad Interior, Alejandro Mayorkas, en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

El drama de los haitianos en la frontera había desatado un escándalo y una ola de furia en Estados Unidos luego de que se viralizaron imágenes de agentes fronterizos de Estados Unidos a caballo, manoteando y atropellando a los migrantes. El gobierno de Joe Biden, que ha mantenido algunas tácticas y reglas de deportación aplicadas por el gobierno de Donald Trump, quedó acorralado por las críticas de la propia tropa demócrata, que lo acusaron de ser demasiado duro, de los republicanos, que tomaron el órdago de los haitianos como una nueva evidencia de que los demócratas alientan la llegada de migrantes y quieren promover “fronteras abiertas”, y de organizaciones civiles y de derechos humanos que lo acusaron de violar la legislación internacional y los derechos de los refugiados.

Estamos lidiando con un sistema de inmigración que no funciona y necesitamos una reforma legislativa”, afirmó Mayorkas, haciéndose eco de una de las justificaciones que ha dado la Casa Blanca ante las recurrentes crisis en la frontera.

“Sabemos que esas imágenes conjuraron dolorosamente los peores elementos de la batalla en curso de nuestra nación contra el racismo sistémico”, agregó, en referencia a las imágenes de los agentes a caballo cargando contra inmigrantes negros.

Bajo una enorme presión por una nueva crisis en la frontera con México, el presidente Joe Biden habó por primera vez del. Luego de un discurso en la Casa Blanca sobre la campaña de vacunación contra el coronavirus, Biden condenó el maltrato que le propinaron agentes fronterizos a migrantes haitianos al calificar el episodio como “una vergüenza”. El mandatario prometió que habrá “consecuencias”, aunque sin dar más detalles.

Fue la primera vez que el presidente se refirió al episodio ocurrido días atrás cerca de Dle Río, en Texas, donde llegaron miles de haitianos luego de una larga procesión en busca de asilo en Estados Unidos. Los agentes fronterizos a caballo los manotearon, los atropellaron con sus caballos y blandieron sus riendas para expulsarlos de regreso a México a través del Río Grande. La escena generó un fuerte repudio, en particular de congresistas demócratas afroamericanos que la compararon con la esclavitud.

Tercera dosis en EE.UU.: 20 millones de personas ya pueden aplicarse la vacuna de refuerzo contra el coronavirus

“Es horrible lo que vieron. Ver a la gente haciendo lo que ellos hicieron, con caballos, atropellándolos”, dijo Biden a los periodistas en la Casa Blanca, luego de brindar un discurso sobre la campaña de vacunación contra el coronavirus, en una breve conferencia de prensa.

Joe Biden habló por primera vez sobre la crisis migratoria
Patrick Semansky


Joe Biden habló por primera vez sobre la crisis migratoria (Patrick Semansky/)

“Es escandaloso. Les prometo que esta gente pagará, habrá una investigación, habrá consecuencias. Va más allá de una vergüenza, es peligroso, está mal, envía un mensaje equivocado a todo el mundo, envía el mensaje equivocado a casa. Simplemente no representa quiénes somos”, remarcó el mandatario.

Biden tocó por primera vez el tema un día después de que Daniel Foote, un diplomático de carrera, presentó su renuncia como enviado especial para Haití con una durísima carta de dos carillas en la cual hilvanó críticas y acusaciones muy ásperas a su gobierno. Foote calificó la decisión de la Casa Blanca de expulsar a los haitianos –de acuerdo con las leyes y las reglas vigentes– de “inhumana y contraproducente”, y dijo que el enfoque del gobierno norteamericano para intentar ayudar a Haití era “profundamente defectuoso”.

“Parecía que estaban los Rolling Stones”: la intimidad del viaje de Angela Merkel a la Argentina en 2018

La carta de Foote había sumado la primera crítica interna en el gobierno de Biden a la ola de furia que desató el manejo de la Casa Blanca a la crisis humanitaria en la frontera con México, que volvió a las primeras planas con las imágenes de haitianos acosados por los agentes fronterizos. Foote sumó su voz a las críticas de demócratas, republicanos, organizaciones civiles y de derechos humanos. Y además de denostar el enfoque de Biden para lidiar con los haitianos, sacó a relucir lo que a su juicio fue un desmanejo de su trabajo como enviado especial, un cargo de alto nivel en la jerarquía burocrática del gobierno federal con acceso directo al presidente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.