¿Joe Biden perdió su credibilidad climática?

·8  min de lectura
 (AFP via Getty Images)
(AFP via Getty Images)

En menos de dos semanas, el Air Force One despegará hacia Escocia con Joe Biden y su equipo a la cumbre de la COP26 en Glasgow. Es una prueba importante para el presidente de EE.UU. que ganó las elecciones de noviembre pasado en parte gracias a su audaz visión de trazar un futuro más verde para su país en medio de extremos climáticos cada vez más graves.

En marcado contraste con la inacción y la total negación de Donald Trump, el mensaje ha sido que EE.UU. está "de vuelta" en el clima. Biden se reincorporó al Acuerdo de París para frenar el aumento de la temperatura global que había sido abandonado por su predecesor; celebró una cumbre climática virtual para líderes mundiales en la Casa Blanca durante el Día de la Tierra; instaló un ejército de expertos en clima en las agencias gubernamentales; y envió al enviado especial John Kerry en una gira mundial para fomentar la ambición de reducir de forma drástica las emisiones de calentamiento del planeta.

La estrategia ha sido demostrarle al mundo que se puede volver a confiar en que EE.UU., el mayor contaminador del planeta a lo largo de la historia, desempeñará su papel en la lucha contra la crisis mundial.

En casa, Biden estableció una agenda ambiciosa para reducir las emisiones en un cronograma más urgente. También incluye cambiar la dependencia de EE.UU. de los combustibles fósiles hacia alternativas limpias de una manera que duraría más que su administración.

Sin embargo, los planes mejor trazados del presidente para llegar a Glasgow con el resplandor de brillantes credenciales climáticas en su país ahora están al filo de la navaja.

A partir del miércoles, el paquete de reconciliación presupuestaria de los demócratas de US$3,5 billones (£2,5 billones) para abordar los problemas climáticos, así como para impulsar las provisiones de cuidado infantil y la atención médica, se redujo a unos más modestos US$2 billones (£1,45 billones) para satisfacer a unos cuantos moderados de su partido que necesitaban aprobar la legislación sobre márgenes muy reducidos en el Senado.

Un elemento que tal vez se eliminará es un plan de energía limpia que fue parte integral de la promesa de Biden de eliminar el cincuenta por ciento de las emisiones de EE. UU. de los niveles de 2005 para 2030. También planeaba hacer la transición de la red eléctrica, la segunda fuente más grande de emisiones domésticas después del transporte, para que funcione con energía cien por ciento limpia para 2035.

Dejó a sus empleados con el problema de averiguar si otras propuestas del paquete pueden compensar la brecha.

La disminución de las medidas climáticas también plantea preguntas sobre cómo Biden y sus delegados podrán convencer a otros grandes contaminadores, entre ellos China, Rusia, Brasil y Australia, de que tomen medidas más drásticas sobre sus propias huellas de carbono en la COP26.

En la cumbre, los países deben comprometerse a aumentar de forma drástica los recortes de carbono para mantener el aumento de la temperatura global desde los niveles preindustriales hasta un cada vez más ambicioso 34,7° Farenheit (1,5° Celsius) o "muy por debajo" de 35, 6 ° Farenheit (2° Celsius), como establece el Acuerdo de París de 2015. El mundo va hacia un aumento de la temperatura superior a los 37,4° Farenheit (3° Celsius) en este siglo.

Biden parece muy consciente de las implicaciones. El congresista Ro Khanna, de California, uno de los legisladores que estuvo en la Casa Blanca el martes, dijo que el presidente los instó a "hacer algo" antes de la cumbre de Glasgow.

“Miró a la gente a los ojos y dijo: 'El prestigio de Estados Unidos está en juego'”, publicó el representante Khanna en su cuenta de Twitter. La Casa Blanca no respondió a las solicitudes de comentarios.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el martes que los demócratas tenían un "amplio acuerdo" y que el paquete podría finalizarse en los próximos días.

No abordar de manera agresiva la crisis climática tendrá implicaciones para EE.UU. no solo en el escenario mundial, sino también en casa.

Este año, el país sufrió extremos impulsados por el clima que costaron miles de millones de dólares en daños: desde una temporada de incendios forestales sin precedentes en el oeste, olas de calor mortales en todos los estados y poderosos huracanes desde el sur y dejaron decenas de muertos y comunidades enteras destruidas.

"No puedo apoyar un proyecto de ley de reconciliación que no tenga un título climático sólido", dijo a The Independent el senador demócrata Chris Murphy, de Connecticut. “Y creo que hay mucha gente que comparte esa creencia en el Senado.

“Creo que es importante para nosotros tener un marco de acuerdo sobre el clima a tiempo para Glasgow. Es muy importante."

El CEPP (Programa de Desempeño de Electricidad Limpia) habría incentivado a los proveedores de electricidad a cambiar a fuentes de energía limpia como la eólica y la solar, y habría penalizado a quienes permanecieron casados con los combustibles fósiles. Pero parece que se eliminará del plan de gastos debido a la oposición del senador Joe Manchin, el demócrata respaldado por la industria de los combustibles fósiles de Virginia Occidental, productora de carbón.

El activista climático Jamie Henn, director de Fossil Free Media, dijo a The Independent : “El presidente Biden se presentará en Glasgow con las manos vacías si deja que el senador Manchin dicte su agenda climática, en lugar de usar la autoridad ejecutiva que tiene como presidente para actuar sobre el clima y los combustibles fósiles".

La oficina del senador Manchin no respondió a una solicitud de comentarios de The Independent sobre cómo la disminución de las medidas para abordar la crisis climática podría afectar el poder de negociación del país en la COP26.

Algunos demócratas expresaron su confianza en que EE.UU. mantuvo una posición sólida al llegar a Glasgow a pesar de los reveses en el Congreso.

"Creo que vamos a tener una mano fuerte, y hacemos muchas cosas diferentes respecto al clima, incluido lo que está en la reconciliación presupuestaria", dijo el senador de Maryland Ben Cardin a The Independent .

“Incluso sin la reconciliación presupuestaria, las acciones tomadas por la administración, lo que está en el proyecto de ley bipartidista, aún tenemos un fuerte compromiso con el clima”.

El senador de Massachusetts Ed Markey, quien presentó el Green New Deal con la congresista de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez, dijo que era esencial que las reducciones de emisiones, el empleo y la justicia fueran el núcleo del acuerdo del Congreso.

“Me gustaría que el Congreso trabajara para encontrar tantos mecanismos efectivos como podamos para insertar en la legislación, que sean herramientas para cumplir con esas reducciones”, dijo el Senador Markey a The Independent .

“No se puede negociar con incendios forestales o negociar con huracanes... con sequías. Tienes que encontrar la manera de alcanzar este objetivo y lo haremos".

Las propuestas climáticas que aún están sobre la mesa incluyen un paquete de casi US$500 mil millones que incluye exenciones fiscales para las empresas de energía que alcancen los objetivos de reducción de emisiones y créditos fiscales para los estadounidenses que compren vehículos eléctricos.

Un informe del miércoles del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente reveló que la producción mundial de combustibles fósiles debe reducirse a más de la mitad para evitar que el calentamiento global aumente a niveles peligrosos. También encontró que los gobiernos todavía estaban programados para extraer el doble de petróleo, gas y carbón en 2030 de lo que sería consistente con los objetivos del Acuerdo de París.

Los ecologistas le dijeron a The Independent que, aunque decepcionantes, los recortes al amplio plan climático de Biden no eran imprevisibles.

“Todos podemos contar los votos, y Joe Manchin es Joe Manchin. Obvio no quiere que desaparezcan los trabajos de carbón y gas en Virginia Occidental”, dijo Jean Su, directora del Programa de Justicia Energética y abogada principal del CBD (Centro para la Diversidad Biológica).

Sin embargo, no todo estaba perdido para la credibilidad de EE.UU. antes de la COP26, dijo, al señalar un "plan climático B" que grupos como el CBD han presionado para que Biden adopte desde que ingresó a la Casa Blanca.

“El presidente tiene una inmensa cantidad de poderes ejecutivos que el Congreso le ha otorgado durante las últimas cuatro décadas”, dijo Su. “Es por completo necesario presionar en el Congreso, y necesitamos que el presidente utilice los poderes que le otorgó el Congreso para actuar con valentía sobre el clima. Necesitamos todas las herramientas de nuestra caja de herramientas al mismo tiempo".

Al desplegar sus poderes ejecutivos, dicen los ambientalistas, podría demostrar el temple de Ee.UU. sobre el clima y cumplir una de sus promesas de campaña: detener el arrendamiento de combustibles fósiles y la perforación en tierras públicas.

Henn señaló cómo Barack Obama rechazó el oleoducto Keystone XL solo dos semanas antes de la cumbre climática de París en 2015.

"Biden podría despertarse mañana y con un golpe de su bolígrafo detener la Línea 3, la Línea 5, el Oleoducto Mountain Valley y otros proyectos importantes de combustibles fósiles", dijo. “Para el almuerzo, podría declarar una emergencia climática, detener las exportaciones de combustibles fósiles y poner a sus agencias a trabajar en una transición justa al cien por ciento de energía renovable.

“Si Biden se toma en serio que se trate de una emergencia de 'código rojo', entonces necesita comenzar a usar los asombrosos poderes de la presidencia para abordarlo. La acción del Congreso es importante, pero se nos prometió un enfoque de 'todo el gobierno' sobre el clima y, hasta ahora, el equipo de Biden no ha cumplido".

Información adicional de Eric Garcia

Relacionados

Kerry: cumbre de ONU para el clima podría no lograr objetivo

Cambio climático complica reactivación tras sequía en EEUU

‘La Cop26 no es una sesión de fotos’: Reino Unido pide a líderes cumplir sus promesas sobre crisis climática

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.