Le dicen a Joe Biden que “no puede comprar una solución” a la ocupación de Palestina al llegar a Cisjordania

·4  min de lectura
Joe Biden habla durante una declaración conjunta con el presidente palestino, Mahmoud Abbas (AP)
Joe Biden habla durante una declaración conjunta con el presidente palestino, Mahmoud Abbas (AP)

Joe Biden ha sido acusado de intentar “comprar una solución” a la ocupación israelí de Palestina durante medio siglo, ya que se reveló que prometería más de US$300 millones en ayuda.

El viernes, el presidente estadounidense se reunió con su homólogo palestino, Mahmoud Abbas, en Belén, en Cisjordania controlada por Israel, donde la gente se reunió para protestar por su llegada.

Biden está allí como parte de su viaje de varias escalas en el Medio Oriente que comenzó en Israel y terminará con su asistencia a una cumbre en Arabia Saudita.

Planeó anunciar US$201 millones para la agencia de Organización de las Naciones Unidas para los refugiados palestinos, US$100 millones (que está sujetos a la aprobación del Congreso) para hospitales en el este de Jerusalén que atienden a los palestinos, US$15 millones para asistencia humanitaria y US$7,2 millones de dólares para planes que promuevan la cooperación entre israelíes y palestinos.

El paquete de ayuda viene con el compromiso de Israel de modernizar el acceso inalámbrico a internet para los palestinos.

Las promesas de dinero tendrían efectos limitados en la ocupación en curso y el conflicto entre Palestina e Israel, dijo Aaron David Miller, miembro principal de Carnegie Endowment for International Peace y exfuncionario del Departamento de Estado de EE.UU.

Añadió: “No se puede comprar una solución al conflicto palestino-israelí. No funciona, porque eso no es lo que impulsa este conflicto”.

Mustafa Barghouti, un veterano activista palestino, acusó a Biden de “intentar marginar la cuestión palestina”.

“Si no permite que los palestinos tengan sus derechos, entonces ayuda a Israel a matar y acabar con la última posibilidad de paz”, aseguró.

Joe Biden y Mahmoud Abbas escuchan el himno nacional durante una ceremonia de bienvenida en  Belén (Majdi Mohammed/AP)
Joe Biden y Mahmoud Abbas escuchan el himno nacional durante una ceremonia de bienvenida en Belén (Majdi Mohammed/AP)

En 1967, Israel se apoderó del este de Jerusalén, Cisjordania y Gaza, un movimiento que provocó el éxodo de hasta 325.000 palestinos. Desde entonces, amplió su apropiación de tierras, algo que muchos países del mundo consideran ilegal.

Conocidos grupos de derechos humanos llegaron a la conclusión de que el control aparentemente permanente de Israel sobre millones de palestinos equivale al apartheid.

Uno de esos grupos, el grupo de protesta israelí B'Tselem, colgó pancartas en Cisjordania antes de la visita de Biden para protestar contra la segregación.

Israel rechaza la acusación de apartheid como un ataque a su legitimidad.

Los manifestantes también exigieron justicia por el asesinato de la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh, quien fue asesinada a tiros mientras cubría una incursión militar israelí en Cisjordania en mayo.

Un mural del artista palestino Taqi Spateen retrata a la periodista palestino-estadounidense asesinada Shireen Abu Akleh (Mahmoud Illean/AP)
Un mural del artista palestino Taqi Spateen retrata a la periodista palestino-estadounidense asesinada Shireen Abu Akleh (Mahmoud Illean/AP)

Una investigación estadounidense concluyó que las tropas israelíes probablemente le dispararon, pero afirmó que el tiroteo parece no haber sido intencional.

Mientras estuvo en Tel Aviv, Biden elogió a Israel por tener “valores compartidos” con EE.UU.

Diana Buttu, abogada palestina y analista política, comentó: “La idea de valores compartidos en realidad me revuelve el estómago”.

“No creo que los valores israelíes sean algo a lo que la gente deba aspirar”.

Biden ha visitado varios países durante su gira por el Medio Oriente (AFP via Getty Images)
Biden ha visitado varios países durante su gira por el Medio Oriente (AFP via Getty Images)

Tanto Biden como el primer ministro interino de Israel, Yair Lapid, dijeron que apoyaban una eventual solución de dos estados para garantizar que Israel siga siendo un estado de mayoría judía. Pero Lapid no tiene el mandato para celebrar negociaciones de paz.

A principios de esta semana, Biden admitió que una solución de dos estados para el conflicto no sucederá "en el corto plazo".

Es probable que la posibilidad de conversaciones de paz se reduzca aún más si el gobierno de Lapid es reemplazado en las elecciones de noviembre por una administración de derecha que se opondría más al Estado palestino.

La última ronda de conversaciones de paz serias, hace más de una década, no llegó a ninguna solución.

Biden también espera impulsar el trabajo de los Acuerdos de Abraham, un proceso diplomático para que las naciones árabes normalicen las relaciones con Israel que comenzó bajo la administración de su predecesor, Donald Trump.

Más tarde el viernes, se espera que Biden vuele a Arabia Saudita desde Israel, algo sin precedentes para un líder estadounidense después de que el gobierno saudí prohibiera los vuelos entre los dos países.

Horas antes de su vuelo, la autoridad de aviación civil saudí anunció “la decisión de abrir el espacio aéreo del Reino para todas las compañías aéreas que cumplan con los requisitos de la Autoridad para sobrevolar”, lo que marca el fin de su prohibición de mucho tiempo para los vuelos israelíes sobre su territorio”.

En un comunicado, Biden elogió la decisión como un paso importante que “puede ayudar a generar impulso hacia una mayor integración de Israel en la región, incluso con Arabia Saudita”.

Información adicional de Associated Press

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.