EE.UU. promete bajar a la mitad su emisión de gases del efecto invernadero para 2030

Rafael Mathus Ruiz
·5  min de lectura
Biden escucha a otros líderes durante la cumbre climática
Evan Vucci

WASHINGTON.- Estados Unidos se comprometió a reducir las emisiones de gases del efecto invernadero a la mitad para 2030 en relación con los niveles de 2005, la meta más ambiciosa fijada por la primera potencia global hasta ahora para torcer la crisis del cambio climático.

La nueva meta fue anunciada por el presidente, Joe Biden, al inicio de la cumbre virtual de líderes sobre el clima convocada por la Casa Blanca, en la que también hablarán el presidente Alberto Fernández, el papa Francisco y la jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

La cumbre, que reúne a los líderes de 40 países que representan más del 80% de las emisiones globales, busca renovar el liderazgo de Estados Unidos en la discusión global sobre el cambio climático luego de cuatro años de ausencia durante la presidencia de Donald Trump. El encuentro apuntará también a ampliar el consenso político para elevar la “ambición global”, en las palabras de la Casa Blanca, de la respuesta a la crisis desatada por el calentamiento global antes de la próxima reunión de la conferencia de las Naciones Unidas sobre cambio climático (COP26) que se realizará el próximo noviembre en Glasgow, Escocia.

Biden anunció una fuerte reducción de las emisiones
Evan Vucci


Biden anunció una fuerte reducción de las emisiones (Evan Vucci/)

Hoy, en la primera jornada de la cumbre, Biden anunció al inaugurar el encuentro que Estados Unidos tiene la intención de reducir en un 50-52% las emisiones de gases que fomentan el calentamiento global para 2030 en relación con los niveles de 2005, una ambiciosa meta para lo cual la primera potencia global deberá encarar profundas reformas en su economía.

Aunque el nuevo objetivo duplica la meta asumida por Estados Unidos en el Acuerdo Climático de París, aún es insuficiente para lograr el límite de mantener la suba de la temperatura global debajo de 1,5 grados celsius respecto de los niveles pre-industriales.

“Las señales son inconfundibles. La ciencia es innegable. El costo de la inacción sigue aumentando. Estados Unidos no está esperando. Estamos resolviendo tomar medidas”, dijo Biden en su mensaje.

La palabra de Fernández

La cumbre, cuyo inicio coincide con el Día de la Tierra, reúne a todos los mandatarios del G-20, incluidos el presidente de China, Xi Jinping, y el ruso, Vladimir Putin, con quienes la administración de Biden mantiene una relación tensa en medio de una creciente rivalidad con Estados Unidos. Además de Alberto Fernández y el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, también participarán Sebastián Piñera, de Chile, e Iván Duque, de Colombia.

Para Fernández, la cumbre será una oportunidad de presentar los objetivos –y los reclamos– de la Argentina en el primer foro global que compartirá con Biden, cuyo respaldo es decisivo para cerrar un nuevo acuerdo con el Fondo. Fuentes oficiales anticiparon a LA NACION que Fernández ratificará los compromisos asumidos por la Argentina y pedirá mejorar el acceso al financiamiento internacional, apuntalado por los organismos multilaterales, para encarar la transición hacia una economía verde. El Presidente también hará una referencia al litio, del cual la Argentina es uno de los principales productores globales.

El objetivo central del encuentro es “elevar la ambición” de las metas a las que se comprometieron los países en el Acuerdo Climático de París, firmado en 2015. Las nuevas metas que anunciará Biden van en esa dirección.

“La administración Biden-Harris ha puesto la revitalización de la economía como su prioridad mientras lidia con las dos crisis mas existenciales de nuestra generación, la crisis climática y la devastación causada por el Covid-19. No hemos visto una administración con este nivel de ambición en 100 años”, dijo Ramón Cruz, presidente del Sierra Club, la organización ambiental más grande de Estados Unidos. “La nueva meta básicamente redobla la ambición delineada por la administración de Barack Obama. Sabemos que tenemos que ir mas allá de este objetivo, pero ciertamente es un buen ejemplo para el resto del mundo y una clara señal de que es una prioridad”, agregó.

El compromiso europeo

La Unión Europea (UE) también envió una señal antes del inicio de la cumbre al anunciar un acuerdo en el bloque para poner por escrito en una ley un compromiso vinculante para reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en “al menos” un 55% para 2030 en relación con los niveles de 1990. El bloque aspira a convertirse en la primera región del mundo en alcanzar la “neutralidad climática” para 2050.

“Nuestro compromiso político de convertirnos en el primer continente climáticamente neutro para 2050 es ahora también un compromiso legal. La ley climática coloca a la UE en un camino verde por una generación”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en un comunicado.

Estados Unidos también se unirá a los esfuerzos de la Organización Marítima Internacional (OMI) para conseguir que el sector del transporte marítimo mundial tenga cero emisiones netas para 2050, según anunció el enviado del clima de Biden, John Kerry.

“Quiero anunciar que, en apoyo del esfuerzo mundial para mantenernos al alcance de 1,5°C y en apoyo de los esfuerzos mundiales para lograr un nivel carbono neutral a más tardar en 2050, Estados Unidos se compromete a trabajar con los países en la OMI para adoptar el objetivo de lograr un nivel de cero emisiones del transporte marítimo internacional a más tardar en 2050”, anunció Kerry en una conferencia organizada por Ocean Conservancy.