Joe Biden, a los 78 años abanderado del cambio

BILL BARROW
·4  min de lectura
Joe Biden fotografiado junto a su esposa Jill el 9 de junio de 1987 tras anunciar su candidatura a la presidencia en Wilmington, Delaware. Llegó finalmente a la Casa Blanca 33 años después. (AP Photo/George Widman, File)

WASHINGTON (AP) — Cuando asumió la presidencia, Joe Biden pasó a la historia como el presidente de mayor edad que jamás ocupó la Casa Blanca.

Nacido en Scranton, Pensilvania, el 20 de noviembre de 1942, tenía 78 años, dos meses y un día al asumir. Era 78 días mayor que Ronald Reagan cuando dejó la Casa Blanca en 1989.

Vistazo a los cambios que hubo en el mundo durante la vida de Biden y el impacto que pueden tener en su presidencia.

CADA VEZ MÁS GRANDE Y DIVERSO

La población de Estados Unidos es de casi 330 millones de habitantes, comparado con los 135 millones que había cuando nació Biden y un 60% más grande que cuando fue elegido por primera vez para el Senado en 1972. La población mundial subió de 2.300 millones a 7.800 millones durante su vida.

Más importante todavía es la diversidad del país. Descendiente de inmigrantes irlandeses, Biden nació en una época de poca inmigración como consecuencia de las restricciones que impuso el gobierno en la década de 1920 y la depresión de los años 30. Después de la Segunda Guerra Mundial, no obstante, llegó una ola de inmigrantes europeos y más recientemente vinieron cantidades de latinoamericanos, asiáticos y africanos.

En 1950, cuando se hizo el primer censo desde el nacimiento de Biden, el 89% de la población era blanca. En el 2020, el 60% eran blancos no hispanos y un 76% blancos que incluyen a los hispanos.

Por ello, no sorprende que un político que llegó a los 30 años a un Senado integrado exclusivamente por hombres, casi todos blancos, asuma la presidencia 48 años después prometiendo combatir las injusticias raciales y firmando varios decretos favorables a los inmigrantes.

BIDEN, HARRIS Y LA HISTORIA

Biden hizo hincapié en el hecho de que la vicepresidenta Kamala Harris es la primera mujer que ocupa ese cargo, la primera de raza negra y la primera de ascendencia asiática. “No me digan que las cosas no pueden cambiar”, declaró. Harris estudió en una escuela primaria mayormente segregada de Oakland cuando Biden fue elegido senador.

La primera vez que Biden hable ante una sesión conjunta del Congreso, habrá dos mujeres detrás suyo: Harris (presidenta del Senado) y Nancy Pelosi (presidenta de la Cámara de Representantes).

LA IMPORTANCIA DEL DINERO

El salario mínimo en 1941 era de 30 centavos la hora. El sueldo promedio de 1940 era de 956 dólares. Hoy el sueldo mínimo es de 7,25 dólares la hora y el sueldo anual promedio para personas con empleo a tiempo completo es de 51.100 dólares, de acuerdo con las estadísticas del gobierno. Pero el poder adquisitivo es otra historia. El mes en que nació Biden, una docena de huevos costaba unos 60 centavos, equivalentes a dos horas de trabajo con el sueldo mínimo. Una pieza de pan, nueve centavos, o 20 minutos de trabajo. Hoy los huevos cuestan 1,50 dólares (12 minutos de trabajo con un sueldo mínimo) y un pedazo de pan dos dólares (o 16 minutos).

Antes de la guerra, la matrícula en la Harvad Business School era de unos 600 dólares al año, o dos tercios del salario anual promedio. Hoy la matrícula es de 73.000 dólares, o un año y casi cinco meses de trabajo con un sueldo promedio.

Biden quiere subir el sueldo mínimo a 15 dólares la hora —idea que ya tropieza con la oposición de los republicanos— y propone enseñanza gratis para los programas de dos años del ciclo terciario y exención de pagos para los programas de cuatro años si una familia gana menos de 125.000 dólares anuales.

LA DEUDA

Durante la vida de Biden, la deuda nacional subió de 72.000 millones de dólares a 27 billones. Pero esto es un fenómeno reciente. El país siente todavía los efectos de la debacle financiera del 2008, en que la deuda era de 10 billones. Y ahora asume la presidencia en medio de otra calamidad económica: la pandemia del coronavirus.

Imitanto la actitud de Franklin Roosvelt durante la depresión de los años 30 y la Segunda Guerra Mundial, Biden está pidiendo otros 1,9 billones para evitar peores consecuencias en la economía estadounidense.

EL AUTOMÓVIL

Como parte de su plan energético, Biden quiere instalar 500.000 estaciones para cargar vehículos eléctricos para el 2030, una medida que según analistas podría impulsar la venta de unos 25 millones de autos eléctricos. A título de comparación, las estadísticas federales hablan de 33 millones de autos en Estados Unidos en 1948, cuando Biden empezó la secundaria.

LA HORA DE LA GENERACIÓN SILENCIOSA

Biden es parte de lo que los estadounidenses llaman la Generación Silenciosa, que abarca a los nacidos entre 1928 y 1945. O sea, entre la Generación Grandiosa que sobrellevó la depresión de los años 30 y ganó la Segunda Guerra Mundial y la de los Baby Boomers, la generación de postguerra, que impulsó grandes cambios económicos y sociales y fue protagonista de la lucha por los derechos civiles, Vietnam y la Guerra Fría.

Daba la impresión de que jamás habría un presidente de la Generación Silenciosa. La Generación Grandiosa mandó a la Casa Blanca a John F. Kennedy, Lyndon Johnson, Richard Nixon, Gerald Ford, Jimmy Carter, Reagan y George H.W. Bush. Luego vinieron los “boomers” Bill Clinton, George W. Bush hijo, Barack Obama y Donald Trump.