Con Jimmy Butler de centro el Heat no puede llegar muy lejos en esta gira por el Oeste

Jeff Chiu/AP

El Heat después de romperle el invicto a los Trail Blazers, no pudo a la siguiente noche con los Warriors, que se llevaron el triunfo en casa 123-110 este jueves en San Francisco.

Los que ven solo el marcador final, no imaginan lo dura que fue la batalla en la que Miami siempre estuvo cerca de Golden State, incluso llegó a estar arriba y cada vez que los campeones se escapaban rápidamente le recortaban la ventaja.

La pena es que este Heat está demostrando que no tiene un quinteto cerrador y el entrenador Erik Spoelstra sigue sin dar con la tecla. Claro que los Warriors son muy buenos, que no era fácil y que los muchachos de Miami rozaron un gran nivel, pero con eso no se gana.

Al igual que ante los Raptors, fue una pena porque Jimmy Butler tuvo un juegazo con 27 puntos (cuatro triples), seis rebotes, ocho asistencias y seis robos. También para Bam Adebayo que puso 26 cartones (10-13) , cogió ocho rebotes, tuvo cuatro robos y regaló tres tapones. Mientras Lowry cumplía con 12 puntos y ocho asistencias.

El tema es que es muy difícil defender a Stephen Curry (33 puntos) y Tyler Herro (7 puntos) no era el hombre, sino Caleb Martin (8 puntos), quien lo frenó en los primeros cuartos, pero a pesar de ello Spoelstra no lo puso a cerrar el juego. Igual tardó en sacar a Gabe Vicent (9 puntos) y Max Strus (14 puntos) estaba perdido en defensa siendo el peor con un -16.

Los Warriors dominaron la pintura, con 48 puntos por 34 del Heat, y ganaron la batallas de los rebotes 50-31, lo cual deja retratado a Spoelstra con su fórmula fallida de alineación pequeña.

Lo más curioso fue que un momento dado Butler estuvo jugando como centro. Vivir para ver. Por ahí ya se ronronea que el bueno de Jimmy necesita ayuda.

“Jugó en todas las posiciones y oficialmente de cinco”, dijo Spoelstra. “Jugó todas las posiciones defensivamente y ofensivamente para nosotros, encontrando la manera de jugar lo mejor posible en esas circunstancias únicas. Tenemos dos de nuestros centros fuera por lo que era necesario ya que tiene ese tipo de versatilidad”.

El Heat tiene fuera además de a Victor Oladipo (rodilla) a los centros Omer Yurtseven (tobillo) y Dewayne Dedmon (fascitis plantar), por lo que el sustituto de Adebayo fue el novato Nikola Jovic, quien naturalmente es un delantero de poder, jugando apenas su segundo juego en la NBA, anotando cuatro puntos en ocho minutos. Evidentemente Spoelstra todavía no confía en él y eso es un problema.

No sorprende que Golden State haya anotado cuatro triples más que el Heat, sobre todo porque Duncan Robinson (3 puntos) apenas juega.

Con el juego 103-100 favorable a los Warriors el Heat pudo remontar, pero estuvo casi dos minutos sin anotar, cuando lo hizo Adebayo (que entró por ¡Vicent!) los Warriors se escaparon 111-102 y ahí se perdió el juego.

Claro que ahora se hablará solo de la defensa en general, que a los Warriors le entraron los triples finales y al Heat no, pero hay que saber que este tipo de juego se gana por detalles.

“Ya sea hombre o zona, son esos esfuerzos adicionales”, comentó Spo. “No estábamos realmente comprometidos con esos bloqueos. Tiene que ser un esfuerzo de grupo para nosotros. Somos mucho mejores en ese departamento, como hemos demostrado, y nos costó el juego”.

Ahora el Heat, situado en el 10mo puesto del Este con 2-4, buscará este sábado 29 de octubre (6 p.m. TV: Bally Sports Sun) el triunfo ante los Kings en el cierre de su gira en Sacramento.

Si bien es un partido incómodo, el Heat puede aprovecharlo para pulir sus errores, tal como lo hizo ante los Trail Blazers en el inicio del viaje y regresar a casa con el triunfo para intentar nivelar la balanza ante los Warriors el martes 1 de noviembre en el FTX Arena.