La primera semana de la Dra Jill Biden como primera dama no pudo ser más diferente a la de Melania Trump

Chris Riotta
·3  min de lectura
La primera dama Jill Biden se reunión con miembros de la Guardia Nacional que protegen el Capitolio para entregarles galletas de chocolate. (AP Photo/Jacquelyn Martin, Pool)
La primera dama Jill Biden se reunión con miembros de la Guardia Nacional que protegen el Capitolio para entregarles galletas de chocolate. (AP Photo/Jacquelyn Martin, Pool)

La primera dama, la Dra Jill Biden, no es ajena a la Casa Blanca.

Mientras la antigua educadora de escuelas públicas y ex segunda dama caminaba por la avenida Pennsylvania durante la ceremonia de toma de posesión de su esposo a principios de este mes, lo hizo con un grupo completo de empleados preparados para hacerse cargo del ala este, así como algunas ideas nobles para acompañarla.

Jill Biden nombró a la exembajadora de Estados Unidos en Uruguay, Julissa Reynoso Pantaleon, para que se desempeñara como su jefa de personal antes de que llegara el Día de la Inauguración. La estratega política y prominente abogada que trabajó anteriormente con el expresidente Barack Obama ayudaría a la nueva primera dama a implementar su agenda, que incluía el relanzamiento de Joining Forces, una iniciativa que cofundó con la ex primera dama Michelle Obama brindando apoyo a las familias de militares.

Mientras que la mirada nacional se posa típicamente sobre el nuevo presidente durante sus primeros días en el cargo, la presencia de la primera dama se puede sentir de una manera poco familiar. Hace apenas cuatro años, la ex primera dama Melania Trump aún no se había mudado a la Casa Blanca durante la primera semana en su nuevo cargo.

No había anunciado ningún plan duro para mudarse a Washington, optando por quedarse en su suite en el ático de la Torre Trump en Nueva York mientras su hijo terminaba el año escolar.

Melania Trump en la Casa Blanca en febrero de 2017. (Photo by Alex Wong/Getty Images)
Melania Trump en la Casa Blanca en febrero de 2017. (Photo by Alex Wong/Getty Images)

Algunos informes, incluido uno de la reportera del Washington Post, Mary Jordan, sugirieron más tarde que en realidad se estaba resistiendo a mudarse a la Casa Blanca como palanca para renegociar un acuerdo prenupcial con el expresidente. Un exasistente negó la denuncia como "información falsa".

Trump tampoco había seleccionado a un jefe de gabinete hasta que estuvo varios días en el trabajo, la primera de muchas desviaciones de las normas convencionales durante su mandato en el puesto.

Y a pesar de que sus predecesores les proporcionaron a Melania Trump y su esposo recorridos por la Casa Blanca antes del día de la mudanza, se negaron a extender esa cortesía, una tradición estadounidense amistosa, a sus sucesores.

Mientras tanto, Jill Biden hizo apariciones no programadas durante la primera semana de la nueva administración, sorprendiendo a las tropas de la Guardia Nacional estacionadas en el Capitolio y agradeciéndoles por su servicio y protección luego de los mortales disturbios a favor de Trump el 6 de enero, cuando el Congreso se reunió para certificar las elecciones.

"Solo quiero agradecerles de parte del presidente Biden y de toda la familia Biden", dijo mientras sostenía una canasta de golosinas, y agregó: "La Casa Blanca horneó algunas galletas con chispas de chocolate".

"Soy una mamá de la Guardia Nacional", agregó, entregando las galletas y diciendo que eran un "pequeño agradecimiento" por su servicio.

(Photo by Jacquelyn Martin / POOL / AFP) (Photo by JACQUELYN MARTIN/POOL/AFP via Getty Images)
(Photo by Jacquelyn Martin / POOL / AFP) (Photo by JACQUELYN MARTIN/POOL/AFP via Getty Images)

De alguna manera, la administración Biden ha representado un regreso a la normalidad, con el presidente y la primera dama reanudando las prácticas estándar seguidas por la gran mayoría de sus predecesores recientes.

Pero la administración también ha pasado una página histórica para Capitol Hill, revelando al menos 100 acciones políticas notables en la primera semana completa del presidente Joe Biden. La Casa Blanca también ha comenzado a tomar juramento sl gabinete más diverso en la historia de Estados Unidos, incluida la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, la primera mujer en dirigir el departamento, así como Avril Haines, que se desempeña como la primera directora de Inteligencia Nacional.

En cuanto a la Dra. Biden, la primera dama también planea continuar trabajando mientras desempeña su cargo durante los próximos cuatro años, regresando para enseñar inglés en el Northern Virginia Community College.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

La doctora Jill Biden seguirá dando clases, desde la Casa Blanca

Nada es casual: lo que revelan más de 200 años de retratos de las primeras damas de EEUU

La historia de amor entre Kamala Harris y Douglas Emhoff, el primer segundo caballero

EN VIDEO: Biden advierte a sus funcionarios con el despido si se faltan al respeto