Jill Biden dijo que Kamala Harris podría “irse a la mierda” por esta razón

·3  min de lectura
 (Getty Images)
(Getty Images)

Jill Biden le dijo a un grupo de seguidores cercanos que Kamala Harris podría "irse a la mierda" después de que la entonces senadora atacara a Joe Biden durante el debate demócrata de junio de 2019 sobre su historial en el Senado de los Estados Unidos.

Tanto la ahora primera dama como el presidente fueron tomados por sorpresa en ese momento, por la dura reprimenda del recuerdo de Biden de trabajar con senadores segregacionistas y la falta de apoyo para el transporte escolar, una política de la que Harris se benefició cuando era niña.

El informe de los comentarios de Biden proviene de un próximo libro sobre las primarias presidenciales demócratas de 2020 del periodista Edward-Isaac Dovere, un extracto del cual se publicó en Politico.

Al entrar en el debate, Biden era el presunto líder de la manada de demócratas que competían por la nominación del partido, pero su posición era precaria: se le describe en el libro como “el favorito de los desamparados”.

Esa noche en Miami, Harris asestó un golpe que se convirtió en uno de los momentos más memorables de las primarias.

Después, varias personas dicen que Biden dijo en una llamada telefónica con simpatizantes: "Con lo que le importa, por lo que lucha, con lo que está comprometido, ¿te levantas y lo llamas racista sin fundamento?".

Leer más: “No pudo hacer nada” antes insultos racistas a Michelle Obama, se confiesa ex agente del Servicio Secreto

"Vete a la mierda".

Politico cita al portavoz Michael Larosa diciendo sobre el informe de la convocatoria: "Se escribirán muchos libros sobre la campaña 2020, con innumerables recuentos de eventos, algunos precisos, otros inexactos".

Agregó: “La primera dama y su equipo no planean comentar sobre ninguno de ellos”.

La campaña de Harris tuvo un comienzo fuerte, pero no parecía estar ganando terreno en el campo lleno de gente ese verano. El momento viral, parodiado por Saturday Night Live , le dio un impulso muy necesario.

En el escenario esa noche, volviéndose hacia Biden, dijo: “Ahora voy a dirigir esto al vicepresidente Biden: no creo que sea un racista, y estoy de acuerdo con usted cuando se compromete con la importancia de encontrar terreno común".

“Pero también creo, y es personal, fue doloroso escucharlo hablar sobre la reputación de dos senadores de los Estados Unidos que construyeron su reputación y su carrera sobre la segregación racial en este país”, continuó. “Y no fue solo eso, sino que también trabajó con ellos para oponerse a los autobuses. Y, ya sabes, había una niña en California que era parte de la segunda clase para integrar sus escuelas públicas, y la llevaban en autobús a la escuela todos los días".

“Y esa niña era yo”, concluyó.

Biden estaba visiblemente desconcertado por el ataque y siguió adelante con su respuesta, antes de dirigirse al candidato Pete Buttigieg que estaba en el podio junto a él durante una pausa comercial y decir: "Bueno, eso fue una mierda** *”.

Dovere sostiene en su libro, Battle for the Soul: Inside the Demócratas 'Campañas para derrotar a Trump , que lo que impresionó tanto a Jill Biden sobre el ataque fue que provino de una mujer que se describió a sí misma como amiga de su difunto hijo Beau y, sin embargo, estaba marcando puntos en un debate al derribar a su padre.

Describe a Biden como "guardiana del honor de Biden, la identificación de Biden", de ahí el enojo hacia Harris.

En última instancia, Harris no pudo capitalizar con éxito el ataque y terminó su campaña a principios de diciembre de 2019. Respaldó a Biden tres meses después.

Cualquier sentimiento herido persistente se dejó de lado en agosto de 2020 cuando Biden eligió a Harris para ser su compañera de fórmula, lo que la puso en el camino de convertirse en la primera vicepresidenta negra, del sur de Asia y mujer.

Relacionados

Kamala Harris felicita a su hijastra por su graduación universitaria

AMLO acusa a Estados Unidos de promover un “golpe” antes de reunión con Kamala Harris

Joe Biden se reunirá con "dreamers" en la Casa Blanca