"Jesucristo Superestrella" vuelve entre aplausos

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 2 (EL UNIVERSAL).- "Jesucristo Superestrella" volvió a brillar en el escenario del Centro Cultural Teatro I, cuando la noche del viernes retomó la temporada que quedó pendiente en marzo de 2020, debido a la llegada del Covid-19 a México y que obligó al abrupto cierre de los teatros por más de un año.

Esta vez no hubo alfombra roja para que desfilarán personalidades, pero si largas filas para acceder al recinto ya que la gente debía pasar por un proceso de sanitización. El lobby se encontraba ocupado no sólo por las personas que compraban en la dulcería, también por stands donde se podían adquirir por adelantado boletos para los próximos montajes del productor Alejandro Gou, los musicales "Charlie y la fábrica de chocolate" y "José, el soñador".

Entrando a la sala ésta lucia casi llena, demostrando que la gente está poco a poco perdiendo el miedo a volver al teatro, tal vez porque este elenco estará únicamente hasta el 10 de octubre. La tercer llamada se dio y el telón se levantó, entonces el elenco integrado por Beto Cuevas, Erik Rubín, María José, Leonardo de Lozanne, Kalimba, Enrique Guzmán y Yahir, como cabezas de compañía y un ensamble de primer nivel, salieron a escena para representar ante el público, una de las obras más representativas de Andrew Lloyd Webber.

Fueron un poco más de dos horas y media en el que la gente vivió los últimos días de Jesús (Beto Cuevas) y su crucifixión, a través de diversos números se ópera rock, donde cada estrella tuvo su momento de brillar, como Erik Rubín quien como siempre su interpretación de Judas Iscariote estuvo impecable, o Kalimba que se llevó las palmas con el tema de Simón o Leonardo de Lozanne que imprimió una gran fuerza a Pilatos, quien en esta ocasión no logró presentar su personaje como lo hizo el año pasado fue Enrique Guzmán, quien esta vez su voz no se escuchó hasta las filas más alejadas, no pudo seguir la coreografía que también había realizado en el estreno y la chispa que le había puesto a Herodes esta vez no apareció. Al final el objetivo se cumplió, esta compañía dejó satisfecho al público que feliz les regaló un aplauso de pie y uno a uno fueron agradeciendo con una leve inclinación, hasta que el telón volvió a caer.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.