Jesús Flores: de buzo a defensor del pulpo en la península de Baja California

Verónica Santamaría

Los 20 años que lleva dedicado al buceo orillero y a la pesca de pulpo y pepino marino le han permitido a Jesús Flores Cordero, líder de la comitiva Buzos Orilleros del Mar de Cortés en la Bahía de Los Ángeles, Baja California, mejorar las prácticas pesqueras en su comunidad para aprovechar los recursos marinos del sitio, prevenir la veda del pulpo y llevar estas experiencias a otros poblados de la bahía.

Hoy día, Jesús no solo continúa ejerciendo el oficio de la pesca y el buceo orillero en su comunidad, sino que, también, se convirtió en líder pesquero tras crear la primera cooperativa pesquera que implementa prácticas sostenibles de pesca en beneficio del ecosistema y la economía de Bahía de los Ángeles.

Lee: Pesca ilegal ‘agota’ el pulpo, el mero y el pepino marino en Yucatán

Con ayuda de Pronatura Noroeste A. C., encargados de encabezar el proyecto de Mejora Pesquera en la zona, fue que Jesús introdujo iniciativas sostenibles en una de las dos pesquerías de la región y, que a su vez replicó entre sus compañeros pescadores.

El programa de Mejora Pesquera, de Pronatura, comprende tres puntos principales: el fortalecimiento de la gobernanza en las áreas marinas protegidas y protección de sitios prioritarios; mejoramiento de las pesquerías para conducirlas a la sostenibilidad; y la inspección y vigilancia en áreas marinas protegidas y zonas de pesca.

Con esas estrategias lograron que los pescadores de Bahía de Los Ángeles firmaran el acuerdo que refrenda el compromiso por la veda de pulpo, que busca su pesca sostenible, prevenir la pesca ilegal e implementar un reporte de irregularidades y en caso necesario, sancionarlas.

El líder pesquero

“Mi padre era pescador. Estudié, aunque en la comunidad no existía secundaria y preparatoria cerca, tuve que salir a otros lugares para estudiar. Al cumplir 16 años ya no pude estudiar, entonces, me vine a mi poblado a buscar en qué trabajar”, contó Jesús Flores en entrevista para Animal Político.

Jesús Flores Cordero nació en la comunidad de Guerrero Negro, en el estado de Baja California Sur, sin embargo, desde pequeño migró a la comunidad de Bahía de Los Ángeles por decisión de sus padres. Ahí aprendió a bucear y pescar bajo enseñanzas de su familia.

Además de la pesca, Jesús también trabajó en un campo turístico donde limpió cabañas en las que se hospedaban turistas americanos, según relató. Cuando cumplió 20 años, su hermano le enseñó el buceo de pulpo.

Entérate: El pulpo maya que advierte la destrucción del medioambiente

“Fue cuando dijo que me enseñaría algo que me serviría toda la vida. Él me enseñó a sacar pulpo, que en ese tiempo era muy barato, la gente lo compraba a 13 pesos”.

Jesús se acostumbró a trabajar solo. Cada día se levanta muy temprano, antes de que amanezca, si es posible. Toma su auto y echa todo su equipo de buceo y se dirige a bucear a las orillas del mar donde dedica entre cuatro y cinco horas de trabajo al día, “saco lo necesario para vivir”.

Te puede interesar: Las especies animales que se extinguieron en esta década

De acuerdo con Pablo Álvarez Morales, coordinador de proyectos de Mejora Pesquera en Pronatura Noroeste, el trabajo de conservación marina y pesca sostenible es uno de los temas con mayor tratamiento que en la asociación han realizado desde ciertas regiones, una de ellas y estratégica para ellos, es Bahía de Los Ángeles, debido a que cuenta con un área natural protegida.

En esa región, ya son más de 10 años de colaboración con la comunidad. Uno de los logros más importantes es la relación que tienen ahora con dos cooperativas pesqueras y, en particular, con la Cooperativa Buzos Orilleros de la que Jesús es socio y presidente de la mesa directiva.

“Cuando me volví el líder de mi sociedad fue porque se hizo una veda comunitaria del pulpo en Bahía de Los Ángeles. Yo era un pescador libre, sentía que a mí nadie me decía nada y tal vez es porque nadie nos enseñaba cómo estaba el rollo de cuidar y proteger al pulpo”.

Para los pescadores libres como Jesús, la veda de pulpo resultaba una temporada difícil ya que es un trabajo que realizan durante todo el año, y comenzaron a establecer temporadas para su pesca.

Con ayuda de la Comisión Nacional del Ambiente (Conam) y Pronatura, sin embargo, fue que se organizaron con los pescadores de Bahía de Los Ángeles para conformar una cooperativa que estuviera formalmente constituida y obtuvieran apoyo sobre asesoría legal, cuestiones administrativas, papeleo, con el objetivo de establecerse como una cooperativa pesquera.

“Ahí fue donde Jesús Flores tuvo el liderazgo de impulsar a sus compañeros y los motivo para que se constituyeron en la cooperativa pesquera para después regularizar sus permisos de pesca de pulpo, y que forma parte del proyecto que tenemos con ellos”, señaló Pablo Álvarez de Pronatura.

Pescaderías sostenibles en Baja California

Con la creación de estas cooperativas, los pescadores de la región lograron mayor concientización y un cambio de percepción para respetar la normatividad, como es el caso de la pesquería de pulpo en temporada de veda.

Otro de los logros de este proyecto es que los pescadores en Bahía de Los Ángeles ahora saben en qué estatus se encuentran determinadas especies marina, o si son protegidas, amenazadas o en peligro de extinción, como es el caso del pulpo que se encuentra en una categoría de protección por lo que se requiere una licencia de pesca.

“Si uno no tiene un permiso para el aprovechamiento de cualquier recurso de pesca estaría haciendo una actividad ilegal, cual quiera que sea la especie, y en el caso del pulpo hay que tener un permiso para explotarlo y bajo ninguna circunstancia puede aprovecharse de él en temporada de veda, aun siendo una persona con el permiso para explotar el pulpo”, recalcó Pablo Álvarez.

Otra de las especies es el caso del pepino de mar, que de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, de Protección ambiental-Especies nativas de México de flora y fauna silvestres-Categorías de riesgo tiene categoría Pr, es decir, cuenta con protección especial.

Hasta ahora los pescadores de Bahía de Los Ángeles que se dedican a extraer el pepino y cuentan con un permiso para ello, pero en caso de que la categoría de protección del pepino de mar cambie su estatus, podría representar que los pescadores ya no puedan sacarlo.

“Es un aspecto que debemos tener siempre en México con todas las especies, tener presente que el manejo adecuado de las pesquerías, y con uso adecuado me refiero a sostenible, tiene sus particularidades, pero cualquiera que sea, debe tener un enfoque sostenible en su manejo. Lo mismo para el pulpo y el pepino”, agregó Pablo Álvarez.

Las ganancias de un día de pesca

De acuerdo con Jesús Flores no se tiene un monto exacto en el total de ganancia de un día de pesca del pulpo o el pepino, ya que su precio varía constantemente, pero desde su experiencia, al menos en un “día bueno” llega a obtener hasta 2 mil 500 pesos diarios.

Datos proporcionados por Pablo Álvarez de Pronatura indican que el kilo de pulpo, a precio de playa, ronda entre los 100 y 120 pesos por kilo.

“Ese es el precio en que lo vende el pescador, de ahí, los precios varían entre el intermediario, el comercializador o vendedor final con costos que incluyen transporte y el mantenerlo frío. Lo que aumenta el importe final”.

“Antes no tenía ni idea de cómo cuidar y cómo proteger”, recordó Jesús Flores. “No existía nadie que nos dijera qué estaba mal y que estaba bien, y ahora con estas organizaciones que están aquí en nuestra comunidad como es Pronatura y Conam, ellos nos han enseñado el impacto ambiental y todo lo que daña el mar, el ecosistema, además de no tirar basura y cuidar las especies. Nos han ayudado mucho”, agregó.

Con prácticas sostenibles, con información y capacitación de las autoridades, Jesús se ha convertido en el principal líder de la comunidad pesquera de Bahía de los Ángeles donde el pulpo y el pepino marino son cuidados de los grupos y personas dedicadas a la pesca ilegal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal