Jeremy Márquez: su graduación con doblete en el Atlas vs Chivas no pudo ser mejor

·Periodista
·6  min de lectura
Jeremy Márquez ya se consolidó como un buen jugador dentro de la Liga MX, pero hay que ser cautelosos con su proceso. (Foto: Jaime Lopez/Jam Media/Getty Images) part of the Torneo Grita Mexico A21 Liga MX at Hidalgo Stadium on August 9, 2021 in Pachuca, Mexico. (Photo by Jaime Lopez/Jam Media/Getty Images)
Jeremy Márquez ya se consolidó como un buen jugador dentro de la Liga MX, pero hay que ser cautelosos con su proceso. (Foto: Jaime Lopez/Jam Media/Getty Images)

El atacante de Atlas, Jeremy Márquez, firmó una increíble actuación en un momento en el que muy pocos brillan: cuartos de final y contra el acérrimo contrincante, Chivas. El canterano roijnegro firmó el doblete que le dio el triunfo a su equipo y demostró que ya está graduado para brillar en la Liga MX.

Cuando se habla de las mejores canteras en México, Pumas es el primero en aparecer por la historia que lo respalda. Después llega Pachuca por su ambicioso proyecto y los jugadores que han salido de ahí como Hirving Lozano o Erick Gutiérrez, pero Atlas sigue demostrando que es otro semillero importante en el balompié nacional.

Jeremy Márquez no solo expone que Atlas tiene jóvenes de calidad en sus fuerzas básicas, sino que posiblemente otros equipos de la liga también cuenten con esta virtud. El volante ofensivo evidenció que en casa hay lo que se necesita y que las figuras se hacen con actuaciones y regularidad, no con alabanzas mediáticas.

Pese a que es un joven que lleva una carrera corta dentro del profesionalismo, la experiencia con la que cuenta sigue respaldando su gran nivel. Se proclamó campeón en la categoría Sub-20 en el Clausura 2019, y fue clave en el mediocampo para que Atlas conquistara el Apertura 2021 y levantara el trofeo de la Liga MX después de 70 años.

Su nombre ya está en los libros de historia de Los Zorros y de la Liga, pero solo él y su trabajo determinarán hasta dónde llega, o hasta dónde se queda.

Márquez ha sido un elemento de la total confianza del estratega, Diego Cocca. De los 17 juegos de fase regular en el Clausura 2022 vio actividad en 15 y en 11 fue titular. Ahora, en la búsqueda del bicampeonato, demostró que ni el “rival de mayor peso” lo intimida.

Su misma historia le indica que tiene que destacar y enfrentarse a retos complicados. El joven atlista es el penúltimo de 15 hermanos y ha afirmado que esa condición le ayudó para ser el futbolista que ha llegado a ser: “Ellos me inculcaron el deporte, porque en cualquier momento se escuchaba ‘vamos a jugar’. También competir contra gente más grande me ayudaba para tomar un buen nivel", dijo en una entrevista para Atlas en 2020.

Lo que hace especial al jugador de 21 años es su capacidad para jugar en primera división con una facilidad que asusta, en sus pies se nota una longeva carrera como mediocampista, pero su debut en primera división se remonta apenas dos años atrás, específicamente al Clausura 2020; fue un duelo en el Estadio Azteca contra Cruz Azul cuando Jeremy comenzó a escribir su historia.

Técnica individual, buen manejo de pelota, largas conducciones y generación de jugadas ofensivas son algunas de las virtudes con las que cuenta el formado en La Academia de México.

La Perla Tapatía

Nacido en Guadalajara, Jalisco, Jeremy sabe lo que es ser un atlista de completas condiciones, en su hogar el rojo y el negro siempre han sido los colores. Desde los 13 años ha defendido a la institución y se ha ganado, a base de actuaciones y no de reflectores, el título de “la nueva joya rojinegra”.

Una de las razones por las que ha podido sobresalir es la constancia y disciplina que ha implementado desde el inicio de su carrera. “Soy muy responsable, muy disciplinado. Incluso llegar tarde me molesta. Me enfoco mucho en esas cosas de horarios y de no faltar a los entrenamientos”.

Márquez es la viva muestra de lo que el conjunto Rojinegro necesita: jóvenes futbolistas que sepan la esencia de la institución y respondan en momentos cruciales; algo que ni los mejores prospectos pudieron lograr.

Jeremy Márquez no logró anotar en fase regular, pero en liguilla ya suma dos anotaciones. (Foto: Refugio Ruiz/Getty Images)
Jeremy Márquez no logró anotar en fase regular, pero en liguilla ya suma dos anotaciones. (Foto: Refugio Ruiz/Getty Images)

Alfonso González, una de las últimas promesas de Atlas, se perfilaba como la estrella que los lideraría a la grandeza. Sus credenciales no eran menores: fue Campeón Sub-17 en la Copa del Mundo de 2011; se había forjado en las entrañas de la institución; y contaba con una calidad técnica poco comparable.

Sin embargo, su recuerdo en el conjunto rojinegro es amargo. Estuvo desde 2009 (en las categorías Sub-15, Sub.17 y Sub-20) con La Academia, debutó en 2012 y se marchó en 2016 a Monterrey.

Aunque regaló buenas actuaciones enfundando en los colores atlistas, un episodio contra las Chivas lo dejó marcado. En el Clausura 2015 se disputaba una edición más del Clásico Tapatío; el juego iba 1 a 1 y un penal en la recta final podría romper la igualada. Ponchito, con hambre de ser grande, lo cobró al estilo panenka, lo falló, y sepultó su legado como “figura”.

Cautela

Normalmente, cuando un joven mexicano demuestra sus mejor versión, la opinión pública y demás personajes, encapsulan su futuro en un objetivo: Europa. Hay que ser cuidadosos con ese tipo de afirmaciones.

La graduación de Márquez se dio como un mediocampista ofensivo con cualidades envidiables para la Liga MX. Todavía no ha demostrado ser un jugador que esté listo para dar el salto al Viejo Continente; si esa es su intención y trabaja como lo ha hecho hasta ahora, posiblemente pueda lograrlo. Pero por ahora, debe seguir destacando en territorio nacional, apenas renovó contrato hasta 2025 con Atlas.

Ya sabe lo que es cumplir un sueño, cuando recién debutó se le preguntó lo que le gustaría que pasara con su carrera después, a lo que contestó: “Ser campeón con Atlas”. Ese objetivo, por muy imposible que parecía, lo logró. Ahora, los pasos que debe tomar deben ser cautos para cumplir los siguientes.

“En un futuro quiero ser campeón con Atlas, y después me gustaría jugar fuera del país, que es el sueño de casi todos, en Europa, en los grandes torneos. También sería bueno que me llamaran a Selección en cualquier categoría; nunca me ha tocado, pero es algo que me ilusiona”

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

CDMX: 29 años de prisión a trailero que ocasionó desgracia al huir de la policía

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.