Un jeque árabe desembarcó en Nepal con 2000 dosis de vacunas de regalo

·2  min de lectura
El jeque de Baréin tras su llegada al aeropuerto de Katmandú
NISHANT S. GURUNG

KATMANDÚ.- El jeque aterrizó en el aeropuerto de Katmandú con una decena de acompañantes. Venía por segunda vez en menos de un año a desafiar las insuperables cumbres del Himalaya. Pero no fue su voluminoso séquito de guardias y asistentes lo que sorprendió a los agentes de migraciones nepalíes, sino la extraña carga con que desembarcaron.

Además de los abultados equipos de montañismo con los que el jeque planeaba escalar el monte Everest, los agentes detectaron con asombro que Mohammed Hamad Mohammed Al Khalifa, recién llegado de Bahréin, sobre el Golfo Pérsico, traía un pequeño contenedor con 2000 dosis de vacunas contra el coronavirus.

Hallazgo arqueológico: la explicación del argentino que custodia los rollos del Mar Muerto

El jeque, que voló a Katmandú el lunes, planeaba donar las inyecciones de AstraZeneca en una aldea, según explicó la embajada de Nepal en Bahréin.

“Se trajo sin cumplir con el procedimiento requerido y sin el consentimiento previo de nuestra oficina. Estamos investigando y tomaremos una decisión sobre si se puede utilizar”, dijo Santosh KC, vocero del Departamento de Administración de Drogas.

La llegada del jeque y su séquito a Katmandú, con las vacunas
NISHANT S. GURUNG


La llegada del jeque y su séquito a Katmandú, con las vacunas (NISHANT S. GURUNG/)

El grupo del príncipe, que incluye a miembros de la Guardia Real de Bahréin, regresaba a Nepal después de escalar el monte Manaslu de 8163 metros y el Lobuche de 6119 metros en octubre pasado. En ese momento, había una prohibición de visitantes extranjeros debido a la pandemia, pero Nepal hizo una excepción y les otorgó un permiso.

Nepal acaba de reabrir sus fronteras a los escaladores, y el príncipe y su equipo se encontraban entre los primeros en llegar después de que el virus acabó con la temporada del año pasado en el pico más alto del mundo.

Efecto secundario: la pandemia deja a los irlandeses sin festejos de San Patricio

La pandemia fue un golpe devastador para miles de personas en Nepal, desde guías hasta hoteleros, que dependen de la industria de la escalada para su sustento.

Nepal inició una campaña de vacunación en enero después de recibir un millón de dosis de la vacuna AstraZeneca de la vecina India, la misma vacuna que contenía el cargamento que se trajo consigo el jeque.

Los montañistas ahora deben permanecer en cuarentena durante siete días y presentar una prueba negativa antes de emprender su expedición. Queda por ver si las dosis llegarán a la aldea que había pensado el príncipe o si el gobierno nepalí les darán otro destino.

Agencia AFP