Jeff Bezos la contrató en el acto solo por su respuesta a estas 2 preguntas

·5  min de lectura
Jeff Bezos. Foto: Paul Ellis/Pool via REUTERS
Jeff Bezos. Foto: Paul Ellis/Pool via REUTERS
  • Tras un largo proceso de selección, el propio Bezos entrevistó a Ann Hiatt

  • El encuentro con el fundador de Amazon consistió en solo 2 preguntas

  • Convenció a uno de los empresarios más exitoso del mundo sin tener experiencia

  • Hiatt aprendió que el valor, la ambición y la energía son más valiosos que cualquier conocimiento

Ann Hiatt, una veterana de Silicon Valley, nunca se imaginó que en 2002 Jeff Bezos se arriesgaría a contratarla para trabajar directamente con él en Amazon sin experiencia ni conexiones.

Hiatt decidió postularse a Amazon. Aunque confiesa que ese nunca había sido su sueño, veía que muchos amigos de sus padres ganaban bastante dinero como ejecutivos de tecnología y las ofertas de trabajo que a ella le llamaban la atención escaseaban, así que envió su currículum sin pensarlo mucho, pero sin mucha esperanza.

Muy pronto la llamaron para una ronda de entrevistas para el puesto de asistente junior, una total sorpresa.

"No tenía conexiones en la empresa, ningún título en ciencias de la computación y absolutamente ninguna experiencia trabajando para un CEO", contó en CNBC Make It.

Tras un largo proceso de entrevistas que duraban casi todo el día con todos los asistentes principales, una de ellas incluso en una oficina cuya única luz eran los códigos de un monitor, Hiatt volvió a casa y durante unos meses no recibió ninguna comunicación.

La sorpresa llegó tras varios meses de espera

Ya había perdido la esperanza cuando sonó el teléfono: "Un reclutador de Amazon me pidió que regresara para una entrevista final. Se disculpó por el largo y prolongado proceso y me prometió que este sería el último. Lo que no me dijo fue que sería con el propio Bezos".

Contrario a las tediosas entrevistas anteriores, el encuentro con el fundador de Amazon solo consistió en dos preguntas. La joven estaba sentada en la sala de conferencias sin la menor idea de que se vería con Bezos cuando él entró, se presentó y se sentó frente a ella.

El simple hecho de estar inesperadamente frente a uno de los empresarios más exitosos del mundo ya era motivo para estar nerviosa, pero la primera pregunta de Bezos la dejó "aterrorizada".

¿Una pregunta sin sentido?

Él le dijo que su primera pregunta sería "un acertijo divertido" y mientras escribía en un pizarrón de la sala de conferencias le pidió que calculara la cantidad de paneles de vidrio en la ciudad de Seattle.

"Hice una pausa para calmarme, recordándome a mí misma que debía pensar en su motivación para hacerme esa pregunta. Quiere ver cómo funciona mi mente, me dije. Quiere verme dividir un problema complicado en pasos pequeños y manejables. Yo puedo hacer eso".

Con la voz temblorosa comenzó por calcular la cantidad de habitantes de Seattle y sugirió que la estimación se basara en que cada uno tenía, al menos, una casa, un auto, una oficina o una escuela, todas con ventanas.

"Y luego hicimos los cálculos. Analizamos todos los escenarios, grupos, anomalías y formas posibles de explicar estas excepciones. Sentí que hablé durante horas mientras Bezos llenaba la pizarra con números. Estoy segura de que en realidad no tomó más de 10 minutos".

El gran alivio fue cuando Bezos redondeó la estimación final y dijo "Eso parece correcto".

La segunda pregunta: ¿Cuáles son sus objetivos profesionales?

Hiatt fue totalmente sincera. Confesó que no tenía ni idea de cómo ser asistente, pero que sabía la importancia de estar constantemente fuera de la zona de confort, que Amazon había demostrado ser una empresa llena de gente ambiciosa y apasionada y quería ser como ellos.

A Bezos le quedó claro que, a pesar de ser muy joven, era una candidata que haría cualquier cosa para tener éxito y tenía el valor y la motivación para correr a su ritmo y subir constantemente de nivel.

El fundador de Amazon la contrató en el acto. En ese mismo instante le dio su escritorio, el más cercano al de él en toda la empresa. 

Casi 20 años después, Ann Hiatt ha trabajado como socia comercial ejecutiva para Jeff Bezos, Marissa Mayer y Eric Schmidt. Fundó recientemente una empresa de consultoría con clientes CEO en todo el mundo, donde aplica las lecciones de innovación, ambición, crecimiento a escala y liderazgo con visión de futuro que aprendió en Amazon y Google.

Con el paso de los años y su experiencia junto a Bezos, Hiatt aprendió que el valor, la ambición y la energía son más valiosos que dominar un conjunto de habilidades específicas.

"Me tomó años entender completamente por qué Bezos se arriesgó y me dio esa gran oportunidad. Se rodeó exclusivamente de personas a las que tenía que contener, no empujar hacia adelante. Creó equipos de personas tan ambiciosas, creativas y decididas que compensaron cualquier experiencia que les faltara. Aprendí que la clave del éxito inicial de Bezos y Amazon fue esta búsqueda incansable de lo excepcional".

También te puede interesar:

VIDEO | Los supermercados de China se convierten en una película de terror tras la amenaza de un nuevo confinamiento por Covid-19

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.