Jefes policiales de Florida preparan una pelea judicial contra Miami-Dade por usurpación de poderes

·6  min de lectura

Jefes de Policía de toda la Florida están preparando una batalla judicial contra el Condado Miami-Dade antes de las elecciones para jefe de Policía en 2024, pues la alcaldesa Daniella Levine Cava y los comisionados tratan de retener buena parte del poder policial en el Ayuntamiento del condado.

“Por lo que veo, se avecina una demanda”, dijo el jefe de Policía del Condado Pinellas, Bob Gualtieri, durante un receso de una reunión de la Comisión de Miami-Dade del jueves sobre la legislación que divide los recursos y la autoridad de la Policía una vez que el primer jefe de Policía de Miami-Dade en décadas asuma el cargo por elección el 7 de enero de 2025, como lo exige la Constitución estatal. “Creo que es probable”.

Gualtieri se unió a los jefes de Policía de los condados Martin, Orange y Walton en la reunión de Miami-Dade, junto con un abogado que representa a la Asociación de Jefes de Policía de la Florida.

Activistas de ambos lados del debate advirtieron que los tribunales pudieran decidir al final quién tiene más poder policial en Miami-Dade una vez que los electores del condado elijan a un jefe de Policía por primera vez desde los años 1960, cuando un escándalo de corrupción provocó un referendo para disolver el cargo.

Levine Cava tiene ahora la autoridad de jefe policial en Miami-Dade y está en camino de ser la última alcaldesa del condado en la Florida en desempeñar ambas funciones.

“Creo que independientemente de la decisión a la que lleguemos hoy va a haber una demanda”, dijo la comisionada Kionne McGhee, quien es abogada. “No estoy muy segura de porqué estamos perdiendo más tiempo en esto”.

Los comisionados debatieron los temas demasiado tiempo para una votación sobre las propuestas de jefe de policía que compiten en la agenda de la reunión especial:

▪ Una resolución de un comisionado que podría postularse para jefe de Policía, Joe Martínez, permite que un nuevo jefe se haga cargo de toda la Policía Miami-Dade.

▪ Una propuesta competidora de la comisionada Raquel Regalado separaría los actuales $400 millones del presupuesto policial que financian principalmente las patrullas policiales fuera de los límites de la ciudad y los mantendría como parte de una nueva fuerza municipal del condado fuera del control del jefe de Policía. El jefe de Policía se encargaría entonces de los detectives, las unidades contra toma de rehenes, los equipos SWAT y otras partes del actual departamento que dan respuesta a todo el condado.

▪ La legislación del presidente de la Comisión de Miami-Dade, José Díaz, va más allá, reflejando el plan que Levine Cava dio a conocer en febrero, que daría al jefe de Policía de Miami-Dade aún menos poder, y el alcalde mantendría la autoridad sobre la mayoría de las funciones policiales. El nuevo jefe de Policía solo asumiría las tareas asignadas explícitamente por la Florida, como la entrega de documentos de desahucio y la asignación de agentes para proteger los tribunales del condado.

Lo que está en juego es un cambio radical en el control de una de las mayores fuerzas policiales del sureste. Una enmienda constitucional que los electores aprobaron en todo el estado en 2018 requiere que todos los condados tengan jefes policiales elegidos , así como el supervisor de Elecciones y el recaudador de impuestos.

Miami-Dade es el único condado de la Florida en que el alcalde también tiene los poderes de jefe de Policía, supervisando a un director designado que dirige la Policía de Miami-Dade. Levine Cava también puede despedir y contratar al supervisor de Elecciones y al recaudador de impuestos del condado, que actualmente reciben órdenes de la alcaldesa.

El hecho de dejar de lado las oficinas de Elecciones y Recaudación de Impuestos no ha suscitado mucha controversia en la Comisión de Miami-Dade, de 13 miembros. Pero la perspectiva de ceder el poder a un nuevo jefe de Policía desencadenó una ola de tensiones fiscales, organizativas y políticas, especialmente cuando varios comisionados consideran candidaturas a jefe de Policía o alcalde del condado.

“¿Hay alguien en este estrado que se presente como candidato a jefe de Policía? Creo que sería pertinente”, preguntó Regalado en referencia a Martínez, ex teniente de la Policía del condado que dice que no ha decidido sobre una campaña para postularse a jefe policial en 2024.

Martínez contestó que la pregunta de Regalado “no es pertinente” y respondió con una referencia a las conocidas ambiciones de Regalado a la alcaldía: “Hay gente en el estrado que se está postulando para alcalde y podría querer conservar [el control sobre] la Policía”.

La Constitución de la Florida otorga a Miami-Dade la autoridad para ejercer las “reglas locales”, lo que incluye la capacidad de ejercer el mismo poder que los “municipios”. Regalado y Levine Cava usarían esa cláusula para preservar las funciones policiales de Miami-Dade, del mismo modo que los departamentos de Policía de Miami Gardens, Hialeah y otras ciudades continuarían con normalidad una vez que un jefe de Policía del condado asuma el cargo.

Fuera de los límites de la ciudad, Miami-Dade proporciona servicios de gobierno local como la recogida de basura, mantenimiento de las aceras y las patrullas policiales. Esos son financiados por un impuesto especial a la propiedad que se cobra en el “área de servicio municipal no incorporada”, un distrito fiscal mejor conocido como “UMSA”.

“¿Por qué las personas que viven en el UMSA deben ser ciudadanos de segunda clase?”, preguntó Regalado. “Lo que muchos queremos es igualdad”.

Jennifer Moon, la ex directora de Presupuesto del condado que ahora es asesora de políticas de la Comisión, dijo que transferir la Policía de Miami-Dade a un jefe elegido en 2025 sería la opción más eficiente. “No se necesitaría tener personal adicional para los gastos generales, que se necesita para dos departamentos”, dijo.

Un auto patrulla del Departamento de Policía de Miami-Dade tiene la franja verde usada por las oficinas del jefe de policía en toda la Florida. Aunque la alcaldesa del condado también funge ahora como jefe de policía, ese trabajo pasa a un nuevo funcionario elegido en 2025 bajo las nuevas normas estatales. La Asociación de Jefes de Policía de la Florida está luchando contra los esfuerzos de los líderes de Miami-Dade para conservar los autos patrulla en el gobierno del condado una vez que un jefe de policía se haga cargo.
Un auto patrulla del Departamento de Policía de Miami-Dade tiene la franja verde usada por las oficinas del jefe de policía en toda la Florida. Aunque la alcaldesa del condado también funge ahora como jefe de policía, ese trabajo pasa a un nuevo funcionario elegido en 2025 bajo las nuevas normas estatales. La Asociación de Jefes de Policía de la Florida está luchando contra los esfuerzos de los líderes de Miami-Dade para conservar los autos patrulla en el gobierno del condado una vez que un jefe de policía se haga cargo.

Gualtieri, jefe policial de Pinellas, dijo que gran parte del funcionamiento de la Policía de Miami-Dade depende de la doble función del alcalde del condado como jefe de Policía, autoridad que desaparecerá en 2025.

Miami-Dade debe eliminar la franja verde en cualquier auto patrulla que planee conservar después del comienzo de 2025, dijo Gualtieri, ya que la Florida reserva ese diseño para los agentes de jefes policiales electos. Calificó la lucha sobre quién tiene el mando de la Policía de Miami-Dade como un ejercicio que solo terminará en confusión y gastos adicionales si los tribunales estatales no solucionan la controversia a la brevedad.

“¿Qué van a hacer si hay un incidente en Kendall?”, dijo. “¿Se presentan tres policías del condado y tres agentes del jefe policial electo y se pelean por quién va a atender la llamada?”

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.