El Jefe del Estado Mayor lamenta haber estado con Trump en la foto de la iglesia

Agencia EFE

Washington, 11 jun (EFE).- El jefe del Estado Mayor de EE.UU., el general Mark Milley, lamentó este jueves haber acompañado al presidente, Donald Trump, en su foto en la iglesia de Saint John en Washington D.C., para la que la policía desalojó violentamente a cientos de manifestantes que protestaban por la muerte de George Floyd frente a la Casa Blanca.

"No debería haber estado allí", expresó el militar en una grabación dirigida a la Universidad Nacional de Defensa.

A lo que añadió: "Mi presencia en ese momento y en ese clima creó la percepción de que el Ejército está implicado en la política interna".

Milley hacía así referencia a la ya famosa foto del 1 de junio del presidente Trump enarbolando una Biblia, un gesto criticado por algunos sectores cristianos, ante una importante iglesia de Washington que había sido vandalizada durante las protestas de la noche anterior y a la que había llegado acompañado por una comitiva del Gobierno.

Para que el mandatario pudiera realizar su deseo, la policía lanzó gas lacrimógeno contra los manifestantes tras lo que comenzó a empujarlos con sus escudos para alejarlos de la mansión presidencial.

Poco después, Trump salió a Lafayette Square, el parque que hay frente a la Casa Blanca, por donde caminó y se dirigió a la iglesia episcopal de Saint John, en la que han rezado todos los presidentes desde el siglo XIX.

Allí posó para las cámaras frente a las ventanas tapiadas de la iglesia, cuyo sótano fue uno de los lugares donde algunos manifestantes prendieron fuego durante las protestas del día anterior, aunque sin daños.

Las declaraciones de este general representan un episodio más de las crecientes discrepancias entre el presidente y algunos altos cargos del Ejército que se ven plasmadas en algunas contradicciones que ha tenido con su secretario de Defensa, Mark Esper.

De hecho, ayer mismo Trump contradijo al Pentágono al rechazar la idea de cambiar de nombre a una decena de bases militares bautizadas en honor a generales confederados, una medida que han pedido los activistas de la comunidad afroamericana porque en la guerra civil defendieron la esclavitud.

(c) Agencia EFE