El jefe de derechos humanos de la ONU teme un retroceso en cuestiones de género y cita la represión en Irán

Foto del miércoles del nuevo Alto Comisionado de DDHH de la ONU, Volker Turk, dando un comunicado en una rueda de prensa en Ginebra

Por Cecile Mantovani

GINEBRA, 2 nov (Reuters) - El nuevo jefe de derechos humanos de la ONU afirmó el miércoles que existe un preocupante retroceso en la reducción de los abusos contra los derechos, sobre todo en cuestiones de género, señalando la violenta represión a las protestas en Irán, provocadas por la muerte de una mujer bajo custodia policial.

En su primera reunión con los medios de comunicación desde que asumió el cargo, Volker Turk dijo que los derechos se habían convertido en un "campo de batalla", lo que amenazaba con paralizar el progreso e impedir que la gente exprese sus quejas legítimas.

La predecesora de Turk, Michelle Bachelet, fue criticada en algunos sectores por parecer blanda con algunos gobiernos cuando éstos retrocedían en materia de derechos humanos. El nuevo Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos prometió hablar "cuando sintamos que nuestra voz puede marcar la diferencia".

Turk asume la dirección de la oficina de derechos humanos de la ONU en un momento de turbulencias en Europa por la invasión de Rusia a Ucrania, así como de los disturbios más extendidos en Irán desde su Revolución Islámica de 1979.

Las protestas desencadenadas por la muerte de Mahsa Amini el 16 de septiembre mientras estaba bajo custodia policial, luego de que fue detenida por usar vestimenta inapropiada, han sacudido al clero iraní y personas de todos los ámbitos exigen un cambio político generalizado.

Los líderes en Teherán han achacado la crisis a la incitación de Estados Unidos y otras potencias occidentales, algo que pocos iraníes creen, y la represión de los manifestantes por parte de la policía antidisturbios se ha vuelto cada vez más letal.

Turk señaló lo que denominó un retroceso en materia de derechos humanos, especialmente en lo que respecta a las cuestiones de género, y destacó la "mentalidad de hombre fuerte" y las tendencias autocráticas en varios países.

"La represión y el silenciamiento de la disidencia es, obviamente, muy preocupante", dijo. "Y también tiene el impacto en particular en las mujeres y el aumento de la misoginia y las actitudes misóginas que realmente espero que podamos superar. Quiero decir que no deberíamos tener que lidiar con eso en el siglo XXI".

"Y, por desgracia, los derechos humanos se ven arrojados al vórtice de esta dinámica y se han convertido en un campo de batalla, lo que no podemos permitirnos, ni los seres humanos pueden permitirse", dijo.

(Escrito por Matthias Williams; Editado en Español por Ricardo Figueroa)