JD Vance rechaza viejos tuits anti-Trump mientras se postula para un escaño en el Senado de Ohio

·5  min de lectura

JD Vance, el autor cuyas memorias Hillbilly Elegy fueron aclamadas por muchos demócratas por haberles ayudado supuestamente a entender a los votantes blancos de clase trabajadora que apoyaron a Donald Trump en 2016, se presenta como candidato a un escaño en el Senado de los Estados Unidos en Ohio, y ahora se disculpa por antiguos tuits de años pasados en los que describía al entonces candidato Trump como indigno de apoyo.

Vance, graduado de la Facultad de Derecho de Yale y con una lucrativa carrera en el sector del capital de riesgo, se presenta como un populista pro-Trump, utilizando el eslogan “conservador externo”. Se está esforzando en trollear a los demócratas, en saltar a las causas de la guerra cultural de la derecha y en arremeter contra los rivales más moderados en unas primarias republicanas ya abarrotadas.

Pero, como descubrió por primera vez Andrew Kaczynski, de la CNN, también está trabajando duro para limpiar las pruebas de que una vez fue un acérrimo antitrump.

En uno de los mensajes borrados, de octubre de 2016, Vance escribió: “Trump hace que la gente que me importa tenga miedo. Inmigrantes, musulmanes, etc. Por eso lo encuentro reprobable. Dios quiere lo mejor de nosotros”.

El día en que salió a la luz la infame cinta de Access Hollywood en la que Trump describía cómo se sentía con derecho a agarrar a las mujeres “por el c**o” debido a su fama, Vance volvió a repudiar al entonces candidato: “Compañeros cristianos, todo el mundo nos está mirando cuando nos disculpamos por este hombre. Que el Señor nos ayude”.

Y en un tuit particularmente irónico, publicó esto: “Dentro de 4 años, espero que la gente recuerde que fuimos los que empatizamos con los votantes de Trump los que lo combatimos más agresivamente”.

Estos tuits remiten a una época en la que Vance, que ahora se posiciona como un guerrero de la cultura de línea dura, escribía que era posible e importante que los liberales anti-Trump entendieran y fueran generosos con los votantes de Trump si alguna vez querían entender su éxito, que el señor Vance consideraba una aberración.

Ahora, se disculpa por lo que dijo sobre el expresidente al que ahora apoya con fuerza.

Leer más: Donald Trump podría salvar la democracia por accidente

“Como mucha gente, critiqué a Trump en 2016”, señaló el lunes en Fox News. “Y le pido a la gente que no me juzgue basándose en lo que dije en 2016, porque he sido muy abierto en cuanto a que sí dije esas cosas críticas y me arrepiento de ellas, y me arrepiento de haberme equivocado sobre el tipo. Creo que fue un buen presidente, creo que tomó muchas decisiones buenas para la gente, y creo que recibió muchas críticas”.

“Creo que lo más importante no es lo que dijiste hace cinco años, sino si estás dispuesto a dar la cara y recibir los golpes por defender realmente los intereses del pueblo estadounidense”.

Vance llamó la atención nacional por primera vez después de que Trump ganara las elecciones de 2016, cuando muchos comentaristas y liberales del establishment recurrieron a Hillbilly Elegy para explicar por qué los blancos de cuello azul y rurales habían apoyado al nuevo presidente a pesar de todos sus defectos, y a pesar de que formaba parte de la casta de estadounidenses ultra ricos a los que la izquierda acusa de priorizar sus propios intereses a expensas directas de la clase trabajadora.

Cuando se le pidió que explicara esto en las entrevistas tras la victoria de Trump, Vance indicó que su libro no mencionaba al nuevo presidente, sino que ofrecía múltiples explicaciones sobre el atractivo de Trump. La clave, comentó, fue que creó una narrativa con la que los votantes blancos podían identificarse, una narrativa con la que los liberales metropolitanos no empatizaron, confundiendo la plataforma de Trump con puro racismo revanchista.

Como mencionó Vance a Ezra Klein, de Vox, en febrero de 2017, en la visión del mundo que Trump elaboró para su campaña, “los otros no eran los estadounidenses afroamericanos que vivían en los centros urbanos, ni los estadounidenses morenos que inmigraban desde México: eran las élites. Eran los Clinton del mundo. Eran los Jeb Bushes del mundo”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y cuando se trata de las partes más objetables de la plataforma de campaña de Trump, por ejemplo su racismo abierto y las amenazas dirigidas a los inmigrantes mexicanos indocumentados, Vance explicó que muchos votantes de Trump estaban de hecho negociando con sus pronunciamientos para identificar algo más aceptable y ortodoxo en sus palabras que pudieran apoyar.

“Ves a sus votantes reinterpretándolo de una manera que, tengan razón o no, creo que hay algo realmente bastante admirable en la forma en que perciben lo que va a hacer y cómo motiva su voto”, declaró.

En las entrevistas que concedió tras las victorias de Trump, Vance se refirió a los votantes de Trump como “ellos”, y según sus tweets borrados, Vance rechazó enérgicamente a Trump en ese momento. Pero ahora, mientras varios candidatos republicanos compiten por ocupar el escaño que dejará vacante el relativamente moderado senador republicano Rob Portman, Vance ha convergido con la ortodoxia de línea dura que prevalece en el partido y entre sus votantes de base.

En las últimas semanas, por ejemplo, Vance ha utilizado su Twitter y numerosas entrevistas con medios de la derecha para despreciar la teoría racial crítica, un campo académico específico que muchos en la derecha están utilizando ahora como un término genérico para cualquier intento de reconocer y abordar el racismo sistémico, los prejuicios o la desigualdad.

Pero más importante que su adopción de determinadas posiciones ideológicas es el cambio en su lenguaje y tono. Durante las elecciones de 2016 y sus consecuencias, Vance se presentó como un hombre religioso disgustado por la falta de empatía de Trump y sus ataques a grupos específicos de personas.

Relacionados

Trump anuncia demandas contra Facebook, Twitter y Google

Cómo Trump y los republicanos en el Congreso manipulan los disturbios en el Capitolio, seis meses después

Mike Lindell da la fecha exacta del regreso de Trump a la Casa Blanca en una extraña conspiración

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.