Javier Camarena regresará en julio a los escenarios

CIUDAD DE MÉXICO, junio 27 (EL UNIVERSAL).- El tenor mexicano Javier Camarena volverá a los escenarios en una nueva normalidad a mediados de julio con un recital a piano en el Teatro de Ópera de Zúrich, ciudad en la que radica, con un aforo reducido al 40% y con una distancia entre el público. En septiembre regresará a Viena, en donde cantará su emblemático rol de Tonio en La Hija del Regimiento.

Hasta ahora, dice en entrevista, el montaje será completo y, probablemente, con un aforo reducido. Cree que el inicio de actividades es "una oportunidad para creer que podemos recuperar nuestra vida".

"Diversos teatros en todo el mundo están dando a conocer ya una parte de sus temporadas y me da mucho gusto poder anunciar mi participación. Vienen compromisos importantes y emocionantes, hay un panorama un poco incierto, pero esperemos que todo salga conforme a lo planeado. La próxima temporada 20-21 estaba acordada desde hace un par de años, seguramente se adaptarán a los requerimientos de sanidad que exijan las autoridades, pero lo importante es que hay un deseo de volver a los teatros para empezar un trabajo real. Todavía hay muchas incógnitas y ya iremos descubriendo cómo vamos a hacer las cosas, espero que el anuncio de las temporadas ayuden a que el miedo se vaya poco a poco", dice Camarena.

Y añade: "Los primeros pasos se tendrán que dar con muchísima responsabilidad y precaución, todos nuestros pasos serán seguros para todos. Quiero creer que podemos aspirar a retomar nuestra cotidianidad, pero espero que volvamos con un espíritu renovado, con el deseo de hacer las cosas de mejor manera. El inicio será difícil, pero con un sentido de consciencia social saldremos adelante".

Durante el confinamiento, cuenta, ha podido tener un descanso vocal, pero sobre todo emocional, así como un reencuentro con su vida personal. "He podido ser papá y esposo en mi casa, sin la preocupación de un vuelo. Me desconecté dos meses, fue un tiempo para pensar en todo, en mi carrera, en lo que quiero seguir haciendo y hacia dónde me quiero dirigir. He podido estudiar, me he hecho de rutinas, como tomar un café y estar en el piano, hacer de comer, estar con mi familia. Uno de los roles que debutaré lo he estudiado de manera muy pausada, profunda y reflexiva".

La agenda del tenor, reconocido como una de las voces más importantes de la escena internacional, continuará en noviembre cuando realizará su debut operístico en Italia, en el marco del Festival Donizetti de Bérgamo.

Iniciará 2021 con una gira en España que comprenderá, entre otras presentaciones, una gran gala en el Teatro Real de Madrid, así como su debut en el Palau de la Música Catalana en Barcelona.

Después debutará en el Festival Mozart de Salzburgo (Mozartwoche), cuyo director artístico es el tenor mexicano Rolando Villazón. "Esperemos que para enero las cosas sean distintas, me entusiasma estar con amigos tan queridos y en el Festival que dirige Rolando", dice.

Rigoletto, su debut como Gérald en Lakmé y su regreso a la Metropolitan Opera House de Nueva York son algunas otras actividades ya agendadas.

"No es la primera vez que el mundo enfrenta momentos difíciles, ha habido guerras, pandemias, desastres naturales y la humanidad las ha superado, nuestra generación también podrá hacerlo. Leí una entrevista al maestro Enrique Patrón de Rueda y decía que tras las guerras en Europa, de las primeras cosas que reconstruyeron fueron los teatros, eso nos debe recordar que las artes tienen un impacto muy positivo en la sociedad. ¿Qué habría sido de nosotros sin la música, sin el arte? Retomar estas actividades es un recordatorio de que podemos recuperar nuestras vidas y nuestra confianza, nuestra relación con los otros", explica Camarena.