Una jauría de perros mata a un niño de 7 años y hiere de gravedad a su madre

Una jauría de perros mata a un niño de 7 años y hiere de gravedad a su madre

Un niño de 7 años que fue atacado por una jauría de perros en Idaho acabó falleciendo a causa de las heridas y pese a los intentos de su desesperada madre por protegerlo de las dentelladas de los animales..

De acuerdo a la policía de la localidad de Fort Hall, agentes respondieron a una llamada de emergencia en la que se informaba que un niño yacía inconsciente tras haber sido atacado por varios perros. Al llegar al lugar de los hechos, se encontraron con el pequeño Kellan y su madre Emily Islas heridos de gravedad. Ambos fueron trasladados a un centro médico de la ciudad, reportó People.

Desafortunadamente, se certificó la muerte del pequeño tras su ingreso al hospital. Su madre, continúa en cuidados intensivos con daños al sistema nervioso y una arteria rota.

"[Islas] sostuvo daño en los nervios y una arteria rota en su brazo derecho, así como heridas detrás de la cabeza, su brazo izquierdo y su espalda", según la cuenta de recaudación de fondos GoFundMe.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

De acuerdo a la página creada por una amiga de las víctimas, el incidente ocurrió el pasado sábado dentro de la reserva india de las tribus Shosone-Bannock, donde vivían Kellan y Emily. Aparentemente, la madre y su hijo residían en una casa móvil en la propiedad de los dueños de los animales.

GOFUNDME

El niño había salido a jugar afuera de la casa cuando minutos después su madre lo encontró boca abajo siendo agredido por los perros, reportó el diario local Sho-Ban. Luego de intentar alejar a los animales sin éxito, Emily se echó encima de su hijo para protegerlo.

"Esta es una trágica situación para la familia y mi corazán está con ellos", declaró el médico forense Torey Danner al diario Idaho State Journal. "Perder a un hijo es la peor pesadilla para un padre. Esta situación es muy difícil de entender y mis pensamientos y oraciones están con ellos en este difícil momento".

Los animales, dos rottweilers y otros dos de raza mixta, fueron sacrificados. Sus dueños recibieron 15 multas por diferentes violaciones, incluyendo por rebasar el límite de mascotas o animales permitidos dentro de la reserva.

"[Emily] hizo todo lo que estaba en su poder para proteger a Kellan del ataque. Es una madre y mujer maravillosa y se sacrificó para intentar salvar a su pequeño", expresó Samantha Lenay, organizadora de la recaudación de fondos. "Ninguna madre debería pasar por esto. Se me rompe el corazón que esta tragedia sucedió. Sé que esto no curará el dolor, pero por lo menos puede ayudar".