Jaraneros yucatecos se quedan sin sustento

Verónica Camacho

Cuando se habla de Yucatán, sin lugar a dudas una de las primeras imágenes que llegan a nuestra mente es su música, con su tradicional jarana yucateca, y que nos evoca el baile y la fiesta de las vaquerías; sin embargo, la pandemia ha puesto en crisis a los músicos que han luchado por años, para que esta tradición no desaparezca.
“Somos una orquesta integrada hace más de 15 años que viaja de ciudad en ciudad, llevando nuestra música, la música de Yucatán, pero desde el 16 de marzo que regresamos de la Ciudad de México, 21 vaquerías se cancelaron, por lo que estamos viviendo una crisis muy terrible porque no tenemos nada para comer”, lamentó Aurora Tun Delgado, directora de la Orquesta Jaranera Gameba de Tizimín.
La orquesta está formada por 13 músicos, pero únicamente 9 de ellos dependen al 100% de esta actividad y que a partir de las restricciones sanitarias no cuentan con ningún ingreso, porque todos los eventos masivos permanecen suspendidos.
“La mayoría de los integrantes son padres de familia, viven en comunidades donde tienen su milpa, pero por estar cerrados los accesos, no pueden salir a vender su leña, sus calabazas o sus elotes, que además por las lluvias se perdieron”, dijo.
Con gran preocupación, Aurora Tun indicó que la situación para todos ellos es muy difícil, “todos nuestros ahorros ya se fueron”.
Aurora Tun es la primera y única mujer, hasta el momento en Yucatán, que está a cargo de una orquesta jaranera, pues hace un par de años, José Carlos Tamayo Poot, su esposo y quien fuera director de la agrupación, enfermó y ella tuvo que hacerse cargo de todo para sacar adelante a los músicos.
Expresó que su trabajo se cotizaba, sobre todo en la zona del Caribe, Playa del Carmen, Cancún, Cozumel y Tulum, alrededor de 17 mil pesos, que se dividía entre los 13 músicos y 2 personas del staff, “y que hoy no reciben un solo peso”.
A pesar de ser representantes de la cultura yucateca, Aurora Tun dijo que hasta este momento, ninguna autoridad estatal, municipal ni federal, les han ofrecido un apoyo extra, de no ser la despensa entregada por el Gobierno del estado, “tengo muchachos que me hablan porque no tienen qué comer, como puedo le mando aceite, atún y lo hago de camión en camión, porque no podemos entrar a sus comunidades”.
“No los puedo dejar solos, son 9 personas que dependen únicamente de la música y que desde hace 10 años están en esta orquesta, yo los ayudo como puedo, pero también me estoy quedando sin nada”, lamentó.
Mencionó que en ninguno de los programas implementados por la autoridad del estado logró colocar a los integrantes de la orquesta, “en el Programa de Desempleo traté de inscribirlos, pero un requisito era tener una tarjeta bancaria y ellos no tienen, además la convocatoria se abrió un día”.
La Orquesta Jaranera Gameba de Tizimín tiene una trayectoria de 15 años y se han presentado en los estados de Puebla, Campeche, Quintana Roo, la Ciudad de México y por supuesto casi todos los municipios de Yucatán y a pesar de la crisis en la que se encuentran han comenzado a encontrar otra forma de subsistir a través de las redes sociales.
“Nos han comenzado a llamar para hacer la vaquería virtual, la primera que hicimos cobramos 500 pesos que se dividió para los muchachos más necesitados, aunque es poco, pero ojalá haya más gente que nos quiera apoyar”, dijo.