Japón: un trono sin heredero masculino para mantener el linaje

·1  min de lectura

La familia imperial de Japón se enfrenta al peligro de hallarse sin herederos, debido a la escasez de emperadores elegibles, mientras algunos expertos señalan que las ideas propuestas por un reciente panel para aumentar el número de miembros de la realeza están desfasados.

Las mujeres están excluidas del trono bajo las reglas de sucesión, por lo cual el emperador Naruhito, de 61 años, será sustituido un día por su sobrino, el príncipe Hisahito, y no por su única hija, la princesa Aiko.

Pero si Hisahito, de 15 años, no tiene un hijo, la familia real, con 2.600 años de antigüedad, se quedará sin herederos masculinos para mantener el linaje.

Encuestas de opinión muestran que el público apoya la idea de una mujer como emperatriz, un cargo que no ostenta poder en la actual constitución japonesa, pero que tiene gran peso simbólico.

Sin embargo, la presión por mantener una tradición defendida por legisladores y votantes conservadores que ven a la realeza como el ejemplo perfecto de una familia patriarcal japonesa, hace que la sucesión femenina tenga poca viabilidad inmediata.

Un panel especial sometió la semana pasada dos propuestas al gobierno.

Una de ellas es permitir a las mujeres de la realeza mantener su título y deberes públicos cuando se casan fuera de la familia. Actualmente deben dejar la familia, como ocurrió con la exprincesa Mako Komura cuando se casó en octubre con un plebeyo.

La segunda es permitir que hombres de 11 antiguas ramas de la familia real que fueron abolidas en las reformas posteriores a la Segunda Guerra Mundial puedan volver a la línea directa mediante adopción.

El panel recomendó preservar las reglas sobre el linaje masculino al menos hasta que el príncipe Hisahito asuma como emperador.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.