Japón prepara la última gran conmemoración de 2011, reducida por la covid

Tokio, 10 mar (EFE).- Japón celebrará este jueves una ceremonia nacional en memoria de las víctimas del terremoto y el tsunami que en 2011 devastaron el noreste del país y desataron el accidente nuclear de Fukushima, y que se verá reducida debido a la pandemia de covid.

Cancelado en 2020 por la propagación de la enfermedad vírica en el archipiélago, el acto organizado por el gobierno central japonés se celebrará en el Teatro Nacional de Tokio con la presencia de los emperadores, Naruhito y Masako; el primer ministro, Yoshihide Suga; entre otras personalidades políticas y familiares de las víctimas.

Los asistentes guardarán un minuto de silencio a las 14:46 hora local, cuando un terremoto de 9 grados en la escala de Richter con epicentro frente a las costas del noreste del país sacudió durante varios minutos todo el archipiélago y generó un tsunami que dejó más de 18.000 muertos y desaparecidos y provocó una crisis nuclear.

Celebrada anualmente desde 2012, a excepción del año pasado, el portavoz del gobierno nipón ha señalado que ésta será la última vez que la ceremonia tendrá su formato actual, que en adelante dependerá de las circunstancias particulares de cada momento.

En el acto del octavo aniversario de la catástrofe 940 personas asistieron al evento, una cifra que se espera que sea muy inferior en esta señalada ocasión por la situación epidemiológica, aunque no se han dado detalles de su dimensión.

CONMEMORACIONES LOCALES

Además de la ceremonia organizada por el gobierno central y que es retransmitida en televisión a nivel nacional, las autoridades de las prefecturas de Iwate, Miyagi y Fukushima, las más damnificadas por la catástrofe, han organizado diversos actos conmemorativos, algunos de los cuales se retransmitirán en línea.

En el municipio de Okuma, uno de los dos que albergan la accidentada planta atómica de Fukushima Daiichi, se celebrará una ceremonia por las víctimas en el recuperado ayuntamiento y se llevará a cabo un encendido especial con luces LED en su memoria.

Sólo el 2,8 % de la población de Okuma ha regresado tras reabrirse a sus habitantes hace un año, según cifras gubernamentales.

Cuatro días antes del décimo aniversario del desastre, el pasado 7 de marzo, la ciudad de Fukushima acogió una ceremonia conmemorativa, la primera que organiza. Al acto acudieron 360 personas.

Shiori Hashimoto, de 9 años, nacida el 11 de marzo de 2011, hizo sonar una campana en muestra de esperanza, un poeta local compartió sus versos y otros asistentes compartieron sus experiencias para que el incidente no caiga en el olvido diez años después, según el relato recogido por la agencia de noticias Jiji.

"La reconstrucción todavía está a medio camino. Continuaremos desarrollando una ciudad que mira hacia la reconstrucción mientras hereda los recuerdos y las lecciones aprendidas del desastre", dijo durante el evento el alcalde de la ciudad, Hiroshi Kohata.

La región de Fukushima se enfrenta todavía al estigma atómico, a un proceso de reconstrucción lento y a la incertidumbre sobre el desmantelamiento de la accidentada planta nuclear, que se prolongará al menos hasta mediados de siglo.

(c) Agencia EFE