Japón: Un monje budista, maquillador y activista LGTBIQ

·1  min de lectura

Kodo Nishimura tiene 32 años, es monje budista y maquillador profesional que colabora con la televisión y con concursos de belleza. El religioso milita por la defensa de los derechos del colectivo LGTBIQ que, como él que es homosexual, sufren discriminación.

Con nuestro corresponsal en Tokio, Gonzalo Robledo.

En un templo budista en el centro de Tokio, frente a un suntuoso altar dorado, canta salmos un esbelto monje de 32 años llamado Kodo Nishimura.

Su biografía es una caja de sorpresas y la primera de ellas es que habla español fluido, pues lo aprendió en Estados Unidos y ha visitado repetidas veces España.

Alterna su práctica budista con el trabajo de maquillador y trabaja ocasionalmente para concursos como Miss Universo o con programas de televisión.

Esta combinación de vida monacal y glamour atrae la atención de los medios de comunicación que constantemente visitan su templo para dar a conocer su vida.

Y esa gran visibilidad mediática ha sido esencial para promover su causa más importante: apoyar a quienes, como él, han tenido miedo de revelar sus preferencias sexuales.

“Soy homosexual”, afirma Nishimura y resalta la importancia de haber construido una imagen para apoyar a su colectivo y “vivir como queremos”.

La corriente de budismo que practica se llama en japonés Jodo Shu o escuela de la Tierra Pura. Sus monjes pueden formar un hogar y tener hijos. Además, es un credo inclusivo. Nishimura explica que el budismo acepta a toda la gente sin distinguir su sexualidad o sin juzgar por su culpas.


Leer más

Leer tambien:
Orban no da marcha atrás pese a las advertencias de la Unión Europea
Argentina: La opción no binaria ya es legal en los documentos de identidad
Un arcoíris gigante frente al parlamento de Budapest contra una ley 'homófoba y vergonzosa'

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.