Japón gasta más de 24 mdd al año en mantenimiento de la mansión del primer ministro

Shweta Sharma
·4  min de lectura
<p>La residencia, conocida como Sori Kotei, no se ha utilizado desde 2012.</p> (AFP via Getty Images)

La residencia, conocida como Sori Kotei, no se ha utilizado desde 2012.

(AFP via Getty Images)

Durante casi una década, los sucesivos primeros ministros de Japón se han negado a vivir en la residencia oficial en Tokio, incluso si eso significa renunciar a uno de los principales derechos del cargo que dirige el país.

Cada año se gastan más de 160 millones de yuanes (1,1 millones de libras esterlinas/ 24 millones 599 mil dólares) en el mantenimiento de la mansión art deco junto a la oficina del primer ministro en la capital, según los partidos de la oposición.

La residencia, conocida como Sori Kotei, no se ha utilizado desde 2012, cuando el primer ministro japonés con más años de servicio, Shinzo Abe, llegó al poder por segunda vez.

Abe prefirió hacer el viaje de 15 minutos desde su casa privada en Tokio, una decisión que a lo largo de los años alimentó rumores y especulaciones que iban desde lo mundano (que la espaciosa residencia carecía de comodidades hogareñas) hasta lo sobrenatural. Existen varias historias de fantasmas relacionadas con la mansión, y el volumen de rumores fue tal que la oficina de Abe emitió un comunicado oficial en el que insistía en que "desconocía" la macabra reputación de la casa.

Ahora, el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, se enfrenta a la presión de la oposición por su decisión de seguir los pasos de Abe (o la falta de ellos). Suga también tiene una casa a poca distancia de su oficina y aún no se ha mudado al Sori Kotei, seis meses después de llegar al poder.

Yoshihiko Noda, quien se desempeñó como primer ministro de 2011 a 2012 y fue la última persona que vivió en la residencia, planteó el tema en el parlamento el mes pasado después de que un poderoso terremoto de 7.3, causó daños estructurales en el noreste de Japón. Señaló que el primer ministro tardó 20 minutos en llegar a su oficina para una reunión de emergencia.

"¿Qué pasaría si hubiera un terremoto directamente debajo de Tokio?", preguntó Noda, ahora diputado de la oposición. “El tráfico probablemente sería intransitable. Tardaría más de 20 minutos. Pero caminar desde la residencia del primer ministro hasta la oficina tomaría cero minutos.

Leer más: Japón multará a quien incumpla con restricciones anti-COVID

“Aunque está vacío, el mantenimiento y conservación anual asciende a 160 millones de yuanes. No puedo entender por qué no te mudas".

Si bien todavía no conocemos la historia completa detrás de la renuencia de Suga a tomar la residencia, las historias de fantasmas sobre la mansión se remontan a muchos años atrás y están vinculadas a la sangrienta historia y a una serie de eventos que tuvieron lugar en la tierra donde el edificio fue erigido.

En declaraciones a The Independent, el doctor Rajaram Panda, experto en asuntos japoneses del Museo y Biblioteca Nehru Memorial en Delhi, explicó que se rumoreaba que Junichiro Koizumi invitó a un sacerdote sintoísta a realizar un exorcismo en la casa cuando era primer ministro en 2001.

“Desde entonces la creencia ha ganado popularidad y los medios japoneses, así como la oposición, han planteado el tema mientras los sucesivos primeros ministros rehuían quedarse en esa casa”, dijo Panda.

La sangrienta historia de la casa comienza en 1932 cuando un grupo de oficiales navales asesinó al entonces primer ministro Tsuyoshi Inukai e intentó dar un golpe militar. Se intentó otro golpe cuatro años después en el que cinco personas murieron a tiros en la casa, incluido el cuñado del entonces primer ministro Keisuke Okada.

Se dice que el edificio todavía tiene recordatorios físicos de esta historia, incluidos agujeros de bala históricos y evidencia de daños por incendio que se han conservado.

Se informa que el predecesor de Koizumi, Yoshirō Mori, le confió una vez a un conocido que lo despertó en la propiedad el sonido fantasmal de los soldados que marchaban.

Se han ofrecido explicaciones más prosaicas para la falta de uso de la residencia: algunos comentaristas políticos han sugerido que la mansión simplemente se ve como cavernosamente grande y demasiado difícil de administrar en comparación con las casas más compactas a las que los japoneses están acostumbrados.

Pero aún persisten las historias de fantasmas, y Suga aún tiene que dar una explicación por eludir la mansión para aplacar al comité de presupuesto parlamentario.

Panda dijo que era lamentable que los testaferros políticos, que supuestamente predican con el ejemplo, no estuvieran haciendo ningún esfuerzo por erradicar estas creencias y temores no científicos.

"Pero la obviedad es que en Japón, la modernidad y las tradiciones coexisten y cada una tiene su propio espacio y recibe la atención, el respeto y el reconocimiento deseados", dijo Panda.

Relacionados

Japón nombra “Ministro de la Soledad” tras aumento de suicidios

Partido gobernante de Japón invita a las mujeres a “mirar, no hablar” en las reuniones

Japón: Terremoto de magnitud 7,1 sacude la costa de Fukushima