Japón descargará al Pacífico agua radiactiva tratada de Fukushima y desata las quejas de la región

·4  min de lectura
ueve años después del desastre en la planta nuclear de Fukushima Daiichi provocado por un devastador tsunami, la limpieza y el desmantelamiento continúan en las instalaciones paralizadas.
AFP

TOKIO.- El gobierno de Japón anunció hoy que planea descargar al océano Pacífico más de un millón de toneladas de agua radiactiva ya tratada procedente de la central nuclear de Fukushima pese a la oposición de países vecinos, la industria pesquera y grupos ambientalistas.

Durante siete años, se debatió cómo deshacerse del agua contaminada almacenada en tanques en la planta de Fukushima Daiichi desde que un terremoto y tsunami en 2011 dañaron sus reactores y el sistema de enfriamiento comenzó a tener fugas. Las autoridades afirmaron que trabajarán para asegurarse de que el agua liberada sea inofensiva.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Lo informó el primer ministro japonés, Yoshihide Suga, en una reunión con miembros del ejecutivo, incluyendo al ministro de Industria, Hiroshi Kajiyama, en vísperas de los 10 años de la catástrofe. Suga argumentó que la decisión es lo “más realista” y que es “inevitable para poder lograr la recuperación de Fukushima”.

Tokyo Electric Power Co. (Tepco), el operador de la planta, dijo que la capacidad de almacenamiento de los tanques estará llegando a su punto máximo en el otoño de 2022.

Si bien aseguraron que los elementos radiactivos pueden ser reducidos con procesos de filtración a niveles autorizados para que pueda efectuarse la descarga, Tepco y funcionarios gubernamentales admitieron que el tirio, un isótopo radiactivo del hidrógeno, no puede ser eliminado del agua ya que su separación es muy compleja.

Los musulmanes comenzaron un mes de ayuno por el sagrado Ramadán en medio de la pandemia de coronavirus

El tirio se considera poco nocivo, aunque es peligroso para el cuerpo humano si se ingiere o termina dentro del organismo por otras razones. La nocividad, sin embargo, dependerá de las cantidades y el tiempo en el que fueron consumidas.

Las operaciones de filtrado prevén la remoción de los radioisótopos y la dilución del agua al punto de llegar a niveles de tritio por debajo de los límites normativos hasta su bombeo al océano, que según Tepco, se prevé para dentro de dos años y es necesario para mejorar el ambiente que rodea la planta para beneficiar la calidad de vida de los habitantes locales.

El argentino Rafael Mariano Grossi, director del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), se promulgó a favor de la decisión. Declaró que el organismo está dispuesto a ofrecer apoyo técnico al gobierno japonés.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por su parte, los vecinos de Japón expresaron su descontento. La medida “es extremadamente irresponsable y dañará mucho la salud y la seguridad pública en el mundo, así como los intereses vitales de los países vecinos”, sentenció el ministerio de Relaciones Exteriores chino en un comunicado.

Para Pekín, Japón no debería llevar a cabo la medida “sin autorización”, no solo de la OIEA, también de “los distintos países afectados”.

Covid: qué dijo Johnson & Johnson tras el pedido de pausar el uso de su vacuna

Corea del Sur se sumó a la protesta. El ministro de Exteriores surcoreano convocó al embajador japonés Koichi Aiboshi para presentar una protesta formal, luego de que el ministro de Coordinación de Políticas Gubernamentales, Koo Yun Cheol, dijera que Seúl “se opone a la fuerza”.

Grupos cívicos y ambientales surcoreanos prometieron hacer todo lo posible para impedir lo que consideran un “terror nuclear”, ya que creen que la liberación del agua “se convertirá en un desastre irreparable para los seres humanos, además del ecosistema marino”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Greenpeace Japón dijo que el país “ignora por completo los derechos humanos e intereses de la gente de Fukushima y en general de Japón y la parte de Asia que asoma al Pacífico”.

Estados Unidos apoyó a su aliado en un comunicado diciendo que Tokio “sopesó las opciones y los efectos, fue transparente en su decisión y parece haber adoptado un enfoque acorde con las normas de seguridad nuclear reconocidas internacionalmente”.

Agencias AFP, Reuters y ANSA