¿Cómo le va a Japón con el coronavirus a un mes de comenzar la Olimpiada?

·4  min de lectura
Mientras falta un mes para los Juegos Olímpicos de Tokio, y con el reciente levantamiento del estado de emergencia en la mayor parte del país, Japón registra conteos relativamente bajos de casos de coronavirus después de experimentar un aumento el mes pasado.
Mientras falta un mes para los Juegos Olímpicos de Tokio, y con el reciente levantamiento del estado de emergencia en la mayor parte del país, Japón registra conteos relativamente bajos de casos de coronavirus después de experimentar un aumento el mes pasado.

A un mes de los Juegos Olímpicos de Tokio y luego de la reciente supresión del estado de emergencia en la mayor parte del país, Japón registra un conteo relativamente bajo de casos de coronavirus después de haber experimentado un aumento el mes pasado. En las últimas semanas, debido a la baja tasa de vacunación del país en comparación con otros países ricos y a las variantes del virus que han ido apareciendo, algunos expertos en salud pública han manifestado su preocupación por los juegos, incluso han pedido que se cancelen.

Mientras que atletas y entrenadores de casi todos los países del mundo se preparan para llegar a Japón, donde decenas de miles de personas trabajarán o asistirán a los juegos, solo el 7 por ciento de los residentes del país están completamente vacunados, en contraste con aproximadamente la cuarta parte de la población o más que ha sido vacunada en la mayoría de los países ricos. Alrededor del 18 por ciento de los japoneses ha recibido al menos una dosis, lo que sitúa la tasa de vacunación de Japón entre las más bajas de sus pares. Esto hace que la población sea vulnerable mientras la variante delta se propaga con rapidez y se prevé que la misma se convierta en dominante.

A medida que el aumento de casos alcanzó un nuevo pico en abril y las variantes más contagiosas comenzaron a afianzarse, el gobierno japonés declaró un tercer estado de emergencia para Tokio y otras áreas, que abarcó finalmente a un total de 10 prefecturas. Este fin de semana, tras registrarse un descenso en los casos, Japón puso fin a las medidas de emergencia en la mayoría de las prefecturas, pero mantendrá algunas restricciones específicas para Tokio y otros lugares. Los estados de emergencia no fueron tan estrictos como los confinamientos observados en algunos otros países, pero significaron que a los restaurantes se les pidió acortar sus horarios, a algunos centros comerciales y cines se les pidió que cerraran y a diversos establecimientos se les prohibió la venta de alcohol.

Japón ha logrado mantener el número de casos relativamente bajo durante la pandemia en comparación con otros países ricos, aunque las variantes han hecho que los brotes recientes sean más difíciles de controlar. Sin embargo, en mayo, el máximo de casos reportados en Japón fue comparativamente bajo cuando se ajustó a su población de 128 millones de habitantes, aunque Japón registró una tasa mucho más baja que otros países. En su punto máximo, Japón reportó casi 6500 nuevos casos de coronavirus al día en promedio o alrededor de cinco nuevos casos diarios por cada 100.000 personas. Estados Unidos, por el contrario, reportó más de 76 nuevos casos por día por cada 100.000 en su peor momento en enero.

Hasta ahora, aproximadamente 1 de cada 161 personas en Japón resultó positiva por el virus. En Estados Unidos, por ejemplo, esa cifra es de aproximadamente 1 de cada 10. El conteo relativamente bajo de casos de Japón durante la pandemia sugiere que el nivel de inmunidad natural del país también es mucho más bajo que muchos otros países del mundo.

Japón, como algunos otros países a los que les ha ido relativamente bien durante la pandemia, ha tenido uno de los despliegues de vacunación más lentos de los países ricos. Una de las razones del retraso en el comienzo es que el país requiere sus propios ensayos clínicos de vacunas nacionales, por lo que Japón solo autorizó su primera vacuna, la creada por Pfizer, más de dos meses después de que el Reino Unido y Estados Unidos lo hicieran.

Los expertos también dicen que el gobierno no logró negociar contratos que hubieran conseguido tempranamente dosis de vacunas, tal vez porque el éxito previo en contener el virus llevó a una menor sensación de urgencia en torno a las vacunas.

Mientras falta un mes para los Juegos Olímpicos de Tokio, y con el reciente levantamiento del estado de emergencia en la mayor parte del país, Japón registra conteos relativamente bajos de casos de coronavirus después de experimentar un aumento el mes pasado.
Mientras falta un mes para los Juegos Olímpicos de Tokio, y con el reciente levantamiento del estado de emergencia en la mayor parte del país, Japón registra conteos relativamente bajos de casos de coronavirus después de experimentar un aumento el mes pasado.

Pero con los Juegos Olímpicos en el horizonte y la presión en aumento (una encuesta realizada en mayo encontró que más del 80 por ciento de los japoneses encuestados no querían que su país fuera la sede de los juegos este verano), la campaña de vacunación japonesa se ha acelerado en las últimas semanas. Después de administrar menos de 100.000 dosis al día en abril, en promedio, Japón ahora administra casi un millón de dosis al día.

Después de haber usado únicamente la vacuna de Pfizer durante los primeros meses de la campaña de vacunación, el gobierno autorizó dos vacunas adicionales, la de Moderna y la de AstraZeneca, a fines de mayo. De las dos, hasta ahora solo Moderna se ha usado en el país. Y a partir del 17 de junio, todos los adultos japoneses pueden recibir una primera vacuna en centros administrados por el estado. Hasta entonces, solo los mayores de 65 años podían recibirla.

A la luz del aceleramiento de la campaña de vacunación y la disminución de la cantidad de casos de coronavirus, los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio han decidido permitir que los espectadores locales asistan a las competencias, con un límite de hasta 10.000 fanáticos por lugar. Pese a esto, el público no está convencido: una encuesta realizada el fin de semana mostró que al 86 por ciento de los encuestados les preocupa que haya un repunte en los casos una vez que se realicen los Juegos Olímpicos.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.