Japón: calles inundadas, techos destrozados y cortes de luz en Tokio por el paso del tifón Faxai

LA NACION

TOKIO.- Las imágenes parecen similares a las que se pueden ver en las Bahamas, tras el paso del huracán Dorian. Hay techos derrumbados, postes de luz caídos, árboles arrancados de raíz, calles inundadas, casas destrozadas. Pero la escena no ocurre en el Atlántico, sino en el Pacífico. Un tifón azotó hoy el área metropolitana de Tokio, capital de Japón, afectando además los viajes, provocando apagones y decenas de lesionados.

Varios operadores de trenes y del metro suspendieron sus servicios y se cancelaron vuelos en los aeropuertos de Tokio a medida que el tifón Faxai pasaba sobre Chiba, un suburbio de la capital japonesa, poco antes del amanecer, con sus fuertes vientos y lluvias torrenciales. Según las autoridades, hasta ahora se reportaron dos muertos y decenas de heridos.

Faxai registraba vientos de 140 kilómetros por hora y ráfagas de casi 200 kilómetros, informó la Agencia Meteorológica de Japón. Justo antes de las 10 de la mañana, el centro de la tormenta se ubicaba cerca de Narita, al este de Tokio, y se movía hacia el noreste.

Las autoridades locales señalaron que cerca de 60 personas resultaron heridas en las prefecturas de Chiba, Kanagawa y Shizuoka, y unas 92.000 viviendas quedaron sin luz, de acuerdo a un reporte de la agencia noticiosa Kyodo. Asimismo la agencia meteorológica alertó de posibles deslaves e inundaciones a causa de los aguaceros.

Japón sufre regularmente tifones y tempestades tropicales entre el fin del verano y el inicio del otoño. A mediados de agosto, la tormenta tropical Krosa había golpeado con fuerza la región oeste del país, con ráfagas de viento intensas y lluvias que provocaron la muerte de una persona.

Las víctimas

Una mujer de unos 50 años falleció tras golpearse contra una pared después de haber sido arrastrada por el viento al cruzar una calle, según mostraron imágenes de las cámaras de vigilancia, explicó la Policía. Además, un hombre de 87 años fue encontrado muerto bajo un árbol en el vecindario de Chiba.

Mientras tanto, en las calles de Tokio se podían ver pedazos de tejados y de balcones arrancados por la fuerza del viento, árboles caídos, paneles de comercios y una inmensidad de desechos. Imágenes aéreas de la televisión mostraban contenedores flotando en la bahía de Yokohama y daños materiales en el puerto.

También se registraron daños en las vías férreas y en el servicio de las líneas de toman diariamente decenas de miles de japoneses para acudir a sus lugares de trabajo. Varios centenares de vuelos fueron suspendidos y miles de viajeros seguían en el aeropuerto de Narita debido a la falta de trenes y colectivos para llevarlos a la capital, que está a unos 60 kilómetros.

Por su parte, numerosas plantas de producción, entre ellas de Nissan y Sony, suspendieron su actividad debido a las inundaciones y a los cortes de energía.

Agencias AP y AFP

Edición fotográfica: Fernanda Corbani